Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ru  

Los desafíos que el comunismo se enfrentan hoy en día


En los últimos años, sin duda, han sido un período muy decisivo en la historia del siglo 20. Tal vez, al igual que muchas personas en el momento de la revolución de 1917, del ascenso del fascismo, o de las dos guerras mundiales, que llevaron adelante con sus vidas cotidianas inevitables a lo largo de esos acontecimientos inmensos y los miró como mera 'noticias', muchos de nuestra generación no podrá comprender plenamente el significado histórico de la época actual. El futuro dirá cómo la sociedad humana cambió de rumbo en esta coyuntura; cómo el perfil económico, político e intelectual del mundo cambió; cómo se transformó la concepción de la humanidad de sí misma y de su destino.

Vivimos en el momento de una ruptura histórica fundamental. Dondequiera que venimos y lo que hagamos, los acontecimientos de los últimos años reformados las condiciones de nuestra vida y redefinir el marco de nuestra lucha social y de las generaciones futuras. Las guerras que será pelearon en los próximos cincuenta años, las dificultades que enfrenta la humanidad, los desafíos sociales, políticos, e intelectuales para lo cual millones de las personas van a dedicar sus vidas, la imagen de que la humanidad va a echar de sí mismo en el arte, la cultura y la literatura , la psicología individual y social de las personas, sus esperanzas y temores económicos y políticos, sus concepciones morales y perspectivas filosóficas, será todo llevar la marca de los acontecimientos que estamos presenciando hoy. Así como los resultados económicos e intelectuales políticos de la Segunda Guerra Mundial moldean las vidas de las dos últimas generaciones, desde la Europa industrial y los Estados Unidos a las regiones más remotas y atrasadas, el resultado de los acontecimientos actuales afectará a la vida de las futuras generaciones en todo los aspectos.

"El bloque occidental ha ganado la Tercera Guerra Mundial y sin disparar un solo tiro", dicen algunos analistas occidentales. Sin embargo, la verdadera historia de las décadas de conflicto entre los dos lados de esta 'tercera guerra mundial', incluyendo su última etapa en los últimos años, ha sido nada más que la muerte, la pobreza y la falta de derechos de billones de personas. Esto sólo hace una tontería de la afirmación de que 'ningún balas fueron disparadas'. Sin embargo, la verdad en esta declaración debe ser reconocido, a saber, que lo que está sucediendo es algo comparable con el final de una tercera guerra mundial, y su impacto en la historia contemporánea debe ser comprendida.

Estos desarrollos históricos están desplegando en los distintos niveles. El aspecto tangible e inmediata de este proceso es el colapso y la desintegración del bloque oriental y la destrucción del sistema político, económico e ideológico que lo definió. En un sentido más simple y obvio que el bloque occidental ha ganado la batalla entre los dos bloques burgueses de Oriente y Occidente. Desde la anexión de sus tierras a la invasión de sus mercados, de cambiando de su sistema político y administrativo, a la apertura de sus puertas a los valores culturales y éticos del vencedor, este tiene todas las características de una victoria clásica de un poder burguesa sobre otro. Lo que no es en absoluto 'clásico', sin embargo, es el hecho de que el lado perdidoso ha sido uno de los polos de un sistema bipolar que durante medio siglo constituye la característica más básica de la situación política del mundo. Políticamente, el mundo entero fue formado sobre la base de este sistema. Así, el final de esta polaridad cambia completamente las ecuaciones políticas y económicas, no sólo en el bloque oriental, pero en el mundo en su conjunto.

En el propio bloque oriental, los desarrollos más llamativos están llevando a cabo. La victoria del mercado ha traído la pobreza generalizada y la inseguridad económica para los trabajadores. La lucha en torno a los nuevos modelos económicos y las estructuras políticas es muy intenso. Por otro lado, el colapso de un sistema político y administrativo cerrado ha activado todo tipo de los movimientos sociales a partir de los movimientos sociales progresistas y revolucionarios a los movimientos sociales arcaicas y reaccionarios. Junto con los movimientos obreros extensos con las nuevas demandas y formas sin precedentes de la protesta, el nacionalismo, el fascismo y la religión también han pasado a primer plano.

En la parte dominada y atrasado conocido como el "Tercer Mundo", cuyos problemas se han vinculado directamente a esta confrontación internacional, una redefinición fundamental de los problemas está teniendo lugar. De repente, se encuentran las soluciones para los viejos problemas, mientras que las soluciones más nuevos y más complejos surgen. Las fuerzas sociales y las tendencias en estos países están de repente frente a una situación cambiado fundamentalmente. Esto se ve claramente en el caso de Palestina, Afganistán, Etiopía, Camboya, varios países de Centro y Sudamérica, y las principales zonas de conflicto en África. El nacionalismo, la religión, el liberalismo, el reformismo y el radicalismo están en una posición completamente diferente que antes. Las perspectivas para el desarrollo económico en esta parte del mundo cambia una vez más. El colapso del bloque oriental y la apertura de sus puertas al capital occidental se han apresurado la nueva esperanza del desarrollo orientado occidental y la integración en el mercado mundial de Asia, África y América Latina.

Pero la más importante y, a la larga, los aspectos decisivas del colapso del bloque Oriental son los inevitables desarrollos futura en el bloque occidental victorioso. La entidad política, económica e ideológica conocida como el oeste o el 'mundo libre', que lo cual se definió como una contrapartida al bloque oriental, debe cambiar inevitablemente como resultado del colapso de su polo opuesto. El oeste debe desintegrarse como un bloque global. La estructura política e ideológica que le proporcionó con una identidad unificada ahora tiene que ser revisado. No sólo los nuevos formaciones militares, políticas y económicas, sino un nuevo sistema ideológico compatible con el capitalismo después de la final de la confrontación "oriental-occidental" debe tomar forma. El mundo capitalista está marchando hacia una revisión total en su formación económica, política y cultural. La nueva época histórica no es de la estabilidad, el orden y la claridad. Es más bien una época de la inestabilidad, el desorden y la confusión.

Incluso si el problema se percibe como un "ajuste de las cuentas" fundamentales e históricas entre los bloques burgueses, la mitad de la imagen se perderá. El final de la 'Tercera Guerra Mundial' entre los bloques burgueses es acompañada por una agresión igualmente fundamental y de importancia histórica por la burguesía entera contra la clase obrera. El vencedor y el vencido están unidos para declarar el 'fin del comunismo.' La victoria del bloque occidental se celebra no sólo como una victoria sobre un bloque político, económico y militar rival, o como uno de los mercados sobre la economía estatista, pero principalmente como una victoria sobre el comunismo. Esta formulación está parcialmente un legado del formato ideológico que la ofensiva final del bloque occidental sobre el bloque oriental tomó bajo Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Esta fue la contribución específica de la Nueva Derecha en Europa Occidental y en los Estados Unidos en los décadas de 1980 a la tradicional confrontación oriental-occidental. Por otro lado, su caracterización, por la ideología occidental oficial, como una batalla de la democracia y el mercado contra el socialismo y el comunismo es el estandarte de la nueva ronda de los ataques contra el movimiento obrero. Esto apunta al hecho de que a partir del punto de vista de la burguesía, el proceso de asentamiento de su lucha interna debe dar lugar a avances significativos en la guerra de clases lo cual ha estado pasando al lado.

Este es el lado oscuro de los últimos acontecimientos internacionales que augura una pesadilla horrible para toda la humanidad. Para muchos analistas ingenuos de los acontecimientos recientes, entre los izquierdistas, los ex-izquierdistas y, en general, los intelectuales humanas, pero medio tonto, el mundo es aparentemente moviendo hacia la paz, la armonía, la libertad y la humanidad. Todo educadamente, cola para poner sus demandas nacionalistas, liberales y ambientales a los pies del capitalismo. Tales las ilusiones ingenuas son las indicaciones de una visión histórica de los acontecimientos recientes. El ataque de hoy contra el comunismo no es uno contra un grupo, un régimen, un partido, o un sistema político y administrativo específico. Se trata de un ataque contra la humanidad, la igualdad y la libertad en general, y el movimiento social de la clase obrera para el logro de estas aspiraciones, en particular.

El propósito es para declarar la inmortalidad del capitalismo y la futilidad de cualquier protesta por las masas desfavorecidas. Se trata de una ofensiva contra las expectativas humanas; contra la esperanza del pueblo para ganar control sobre su propio destino; contra cualquier noción de la responsabilidad de la sociedad hacia el individuo, y los ideales de la igualdad jurídica, política y económica de todos. Se trata de una ofensiva para eliminar todas esas limitaciones y frenos que las ideas socialistas y dos siglos de lucha del día a día de la clase obrera han forzado al saqueo y explotación desnudo de capital. Si la burguesía tiene éxito en su ofensiva contra el comunismo y las fuerzas de la crítica socialista y el movimiento socialista al margen, la alternativa real que el mundo se enfrentará es nada más que el barbarismo de regalo envuelto en la tecnología. El resultado sería la atomización del trabajador y ciudadano vis-à-vis el capital y sus instituciones políticas, económicas, administrativas y de propaganda. Será ridiculizar todos los ideales humanos como obsoleta e inalcanzable. Los aplausos para el derribo de las estatuas de Lenin no es fuera de la hostilidad hacia un bloque capitalista estatal paralizado y derrotado en el Este. Ellos están tirando abajo Lenin como el símbolo de los intentos insolentes de la clase obrera contra la santidad del capital; el símbolo de la lucha de las masas trabajadoras oprimidas para cambiar el mundo.

Incluso sin esta nueva ofensiva contra la humanidad obrera, el mundo de hoy es bastante sombrío para cualquier persona que se preocupa por la dignidad y los derechos de las personas. En los centros industriales, las filas de los desempleados están creciendo. Las divisiones de clase están ensanchando. La seguridad social y el bienestar de la gente han disminuido drásticamente. Una familia obrera no puede sobrevivir sin dos trabajos. Las organizaciones de la clase obrera, incluso la corriente principal del movimiento sindical que ha dejado de ser una amenaza al orden burgués, están siendo reprimidos y han perdido su capacidad de actuar. El individualismo y la competencia han sido aceptados como las normas innegables y fundamentales de la sociedad. El panorama general de la sociedad, que se refleja particularmente por los intelectuales, la intelligentsia, los pensadores y los creadores de imágenes de la burguesía, ha cambiado drásticamente a la derecha. Las ideas liberales y reformistas de los décadas de 1960 y 1970 se declaran inválidas y obligaron al margen. La existencia de un gran número de las personas por debajo del umbral de la pobreza en los Estados Unidos y Europa es ahora se convirtió en algo aceptable. El neo-fascismo y el racismo en una variedad de las formas que han entrado en el escenario. La revolución tecnológica no sólo ha mejorado el dominio económico del capital sobre los trabajadores, sino también le proporcionó con nuevos medios para la preservación de su dominio político. Junto a los militares, los tribunales y las prisiones, los medios de comunicación con su amplio alcance ha ocupado una posición única para asegurar el control político de la burguesía. El embaucamiento y la intimidación sistemático de las personas en el aislamiento de sus hogares, el bombardeo de propaganda constante de la sociedad con la cuenta de la burguesía del mundo, la sociedad y el hombre, se ha convertido en una condición previa integral e indivisible para la supervivencia de la democracia occidental (la dictadura parlamentaria de la burguesía).

Fuera de este mundo industrial, la inseguridad económica y la ilegitimidad sociales y políticos reina suprema. El prospecto para el crecimiento económico de estos países es oscuro, y en muchos de ellos una lucha diaria contra la pobreza y la hambruna es el significado de la vida para la masa de la población.

El tamaño de la deuda externa de los países del 'Tercer Mundo' a los países occidentales y sus instituciones financieras ha alcanzado los dimensiones increíbles. En muchos de estos países, hasta ochenta por ciento de los ingresos generados por el crecimiento económico que se gasta en el pago de los intereses sobre estos préstamos, un hecho que, según las estimaciones oficiales, se traduce en la muerte de cincuenta millones de niños cada año (dos cada segundo) y dejas, para los que sobreviven la pobreza, la falta de vivienda, la prostitución y la drogadicción. Billones de personas en estos países se les niega el mínimo de derechos para funcionar su sociedad e influir en su destino económico y político. Los regímenes represivos burgueses, y el estado, así como los crímenes políticos por el estado extrema cometidos principalmente contra la clase obrera y de los movimientos obreros son las características del sistema político en estos países. En muchos, cualquier intento por la organización socialista o sindical es un delito que conlleva los castigos severas. El estatus de los trabajadores, como los ciudadanos de segunda clase fungibles, como vendedores de mano de obra barata, es cada vez más confirmado en la economía política del mundo actual.

Este apartheid de clase y la clasificación oficial de la pena de las personas en el mundo industrial y a nivel mundial se refuerzan con el surgimiento de los nuevos sistemas ideológicos reaccionarios. La carga de la culpa por la falta de trabajo, la falta de vivienda, la pobreza, y la falta de los servicios de bienestar, de la educación, de médicas y de elementales se desplaza de la sociedad al individuo. El concepto de derecha política o económico es una vez más bruscamente vinculado a la propiedad. Los movimientos nacionalistas y religiosos a encontrar un campo abierto para la acción. Junto a la proclamación de la santidad del mercado, del capital y de la propiedad burguesa, el intervencionismo militar en una escala global y su marco del pensamiento eurocentrista y racista correspondiente están revivido y bautizado como el estandarte de un nuevo orden mundial.

Para un comunismo lo cual no ha revisado sus ideales de la igualdad y la libertad para todas las personas; para un comunismo que es el movimiento práctico crítico de los trabajadores para transformar el orden burgués inhumano regresiva entera, para un comunismo que es el testigo de la actual ataque contra el marxismo y las ideas y los movimientos de la clase obrera, la época actual plantea una larga lista de los desafíos intelectuales y políticos. Debemos enfrentar estos desafíos y todo parece indicar que la victoria de los trabajadores y de comunismo en esta misma época es una posibilidad. El mundo entero está en el proceso de una importante reconsideración de sus fundamentos económicos, políticas e intelectuales. El comunismo-obrero, libre de la carga de los bloques socialistas burgueses, tiene una gran oportunidad para presentar de forma directa y clara su perspectiva crítica y alternativa social. La globalización de la producción industrial de capital ha convertido a la clase obrera moderna en una clase global real. Las protestas de los trabajadores contra las políticas del gobierno y de los empleadores y para el mejoramiento de sus condiciones vivientes ocurre continuamente en varios países. Las tendencias tradicionales dentro del movimiento obrero, en particular los sindicalistas y los socialdemócratas, han demostrado la imposibilidad de ampliar la organización obrero y llevar las protestas de los trabajadores a la victoria. A pesar de toda la propaganda y la agitación anti-comunista, hoy la tendencia socialista radical dentro del movimiento de la clase obrera tiene una mejor oportunidad de llevar a los trabajadores a las políticas y la organización radical.

Para los comunistas, hay mucho que hacer y hay mucho que se pueda hacer. Tanto una victoria completa y una derrota completa son posibles y probables. Los principales desafíos son globales y no tienen los caracteres específicos de cada país, aunque es posible trazar las conclusiones claramente específicos para las tareas comunistas en cada país. Nuestras trincheras son conocidos, y el comunismo hoy se distinguirán por su presencia en estas trincheras. No sólo debemos defender el marxismo contra la ofensiva burguesa, debemos impulsar la crítica marxista radical, la crítica obrero del mundo capitalista, con más fuerza y determinación que antes. Debemos barrer las ilusiones liberales, religiosos, nacionalistas y democráticos y las críticas poco entusiastas de los disidentes burguesas a las cuestiones sociales marginales. El rango socialista obrero debe ser reunido para el campo de batalla de las luchas económicas y políticas decisivas de hoy.

La alternativa obrero se debe poner al mundo. La forma y la estructura de la lucha masiva radical obrero deben ser definidos y deben ser ampliadas. Los partidos obreros perspicaces, radicales y comunistas deben construirse. La unidad de la clase internacional de los trabajadores debe ser puesto en la agenda como una cuestión práctica urgente.

Un comunista real de hoy es uno que entiende la urgencia de la situación actual y la importancia de su propio papel ... El comunismo en los márgenes de la sociedad no es el comunismo. Para estar en la línea del frente de la resistencia contra la ofensiva mundial de la burguesía en sólo los ideales humanos y los logros sociales, para organizar un frente socialista internacional de los trabajadores en este mundo turbulento, y trabajar por la victoria del socialismo es lo que se necesita para ser un comunista hoy en día.

Mansoor Hekmat
Septiembre de 1991


El presente artículo es la traducción del persa de una parte de un artículo mucho más extenso publicado por primera vez en la revista Komonist N º 63 de septiembre de 1991, el órgano del Partido Comunista de Irán, en el cual el autor elaboró sus razones para abandonar el PCI y su liderazgo con el fin de trabajar por la formación de un partido comunista-obrero. El siguiente extracto fue publicado en persa, en la revista Internacional N º 1, el papel del Partido Comunista-Obrero de Irán recién formado, febrero de 1992. La traducción previa se reimprime a partir de la revista Internacional en Inglés, N º 1, agosto de 1992 de lo cual este presente traducción fue hecho en Español.


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #2180sp