Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ca   Ru  

Una consideración de la teoría marxista de la crisis
y algunas deducciones sobre el capitalismo dependiente


Un suplemento a: la perspectiva de la indigencia y la nueva escalada de la revolución
Febrero de 1980



El siguiente texto, sin duda, adolece de todas las deficiencias y defectos de un tratamiento breve y general de una realidad que es integral, amplia y variada. Cuando la discusión termine recordando los principios de la teoría marxista de la crisis, el defecto anterior puede eliminarse en cierta medida al referir a los camaradas a los textos clásicos. Pero cuando llegamos a aplicar esta teoría, defectos, ambigüedades, discordancias, tratamiento desigual de categorías y relaciones importantes o, posiblemente, la omisión de algunas de ellas, y una excesiva consideración de categorías, relaciones y niveles analíticos de menor importancia, etc. ellos surgen. Si en el primer caso podemos referirnos al rico pasado del movimiento obrero mundial y acudir en busca de ayuda a los grandes maestros del proletariado para eliminar los defectos, en el segundo caso debemos depositar esperanzas en el resurgimiento de una lucha ideológica teórica en el movimiento comunista, en el contexto del resurgimiento del movimiento revolucionario de la clase trabajadora iraní. Sobre el método de presentación y redacción, debe decirse que ya aceptamos la presencia de defectos y aprenderemos de ellos a través de las críticas y correcciones de los camaradas. Pero, sin duda, consideramos los puntos planteados en este texto, y en particular las deducciones políticas basadas en ellos, relevantes, imperativas y marxistas y, a su vez, nos obligan a expandirlos, concretarlos y defenderlos.

٭ ٭ ٭

El sistema capitalista dependiente no solo no está exento de las leyes generales de la producción capitalista y sus contradicciones subyacentes, sino que muestra estas contradicciones y sus diversos síntomas de la manera más aguda y llamativa. La aparición de crisis cíclicas en el curso de la producción capitalista es una característica intrínseca e inevitable de este sistema, y el capitalismo dependiente, a su vez, se ajusta a estas leyes. Es obvio que la crisis en un país capitalista dominado tiene sus propias peculiaridades especiales, pero estas peculiaridades deben buscarse en el mecanismo de aparición o transferencia de crisis y en su manifestación, síntomas y operaciones, y no en su naturaleza. Aquí, abordamos brevemente los contornos de la teoría marxista de la crisis económica del capitalismo y luego intentamos extraer, sobre la base de eso, algunas conclusiones teóricas que pueden dilucidar algunas de las peculiaridades de la crisis económica del capitalismo dependiente de Irán.

La aparición de crisis cíclicas en el sistema capitalista es, en general, el resultado de las contradicciones internas del proceso de acumulación de capital, y emerge cada crisis, junto con la acumulación, concentración y centralización del capital, con dimensiones más amplias y profundas que el anterior. En el nivel más básico, la ley de la tendencia a la caída de la tasa de ganancia es la base de toda la crisis económica de la sociedad capitalista. La tendencia de la tasa de ganancia a caer (en el capital social total) es el resultado inevitable del proceso de acumulación de capital. Marx muestra específicamente que junto con la acumulación, la composición orgánica del capital (en todo el sistema de producción) inevitablemente aumenta. El aumento de la composición orgánica del capital implica que la razón de capital constante (la porción de capital utilizada para comprar los medios de producción) a capital variable (la porción de capital utilizada para comprar la fuerza de trabajo) aumenta continuamente. Esto es el reflejo del hecho de que con la expansión de las fuerzas productivas en el marco del crecimiento, la expansión y la acumulación de capital y el aumento de la productividad social del trabajo humano, la cantidad (y también el valor) de los medios de la producción de la cual cada trabajador, en promedio, se pone en movimiento durante un período específico de tiempo aumenta. Pero la contradicción fatal del sistema de producción capitalista radica en el hecho de que el aumento de la composición orgánica del capital (que, como dijimos, expresa el aumento de la capacidad productiva del trabajo humano) inevitablemente da lugar a la tendencia de la tasa de ganancias para caer. La razón de la tendencia a la caída de la tasa de ganancia, como resultado del aumento de la composición orgánica del capital, se puede explicar brevemente de esta manera (la explicación detallada de este punto no es posible en esta breve explicación; "Capital", Tomo. 3, parte 3, capítulo 13): bajo “LEY DE LA TENDENCIA DECRECIENTE DE LA CUOTA DE GANANCIA”

La tasa de ganancia viene dada por la relación entre la plusvalía total producida y el capital total adelantado que a su vez se divide internamente en dos partes: capital constante y capital variable:

(1)


                            Plusvalor
Tasa de ganancia = ــــــــــــــــــــــــــــــــــــ
                   Capital Variable + Capital Constante

Si dividimos el numerador y el denominador de la fracción anterior por capital variable, obtenemos:

(2)

                            Plusvalor
                       ــــــــــــــــــ
                        Capital Variable       grado de explotación
Tasa de ganancia = ـــــــــــــــــــــــــ = ـــــــــــــــــــــــ
                        Capital Constante    1 + composición orgánica
                   1 + ــــــــــــــــــ
                        Capital Variable 


El capital constante no es el origen de la plusvalía y solo es capital variable, es decir, la parte de capital utilizada para comprar la fuerza de trabajo que produce la plusvalía. Por lo tanto, asumiendo un grado dado de explotación, la masa de plusvalor aumenta proporcionalmente al crecimiento del capital variable y no constante. Es claro, entonces, asumiendo que la tasa de explotación permanece constante, la tasa de ganancia disminuye a medida que aumenta la composición orgánica del capital (en la segunda fórmula el numerador se ha mantenido constante, mientras que el denominador ha aumentado, o en la primera fórmula, el numerador ha aumentado más lento que el denominador). En otras palabras, como resultado del proceso de acumulación de capital y el aumento de su composición orgánica, (el grado de explotación no ha cambiado y esta es la asunción de nuestro problema en la discusión anterior), la masa total de plusvalía ha probablemente incluso aumentó, pero la tasa de ganancia ha disminuido. Un punto que debe enfatizarse a este respecto es que la ley de la tendencia a la caída de la tasa de ganancia no es una deducción (algebraica) matemática, sino una deducción socioeconómica que se ha realizado sobre la base de la cognición de la realidad social del capital. Lo anterior era meramente la presentación matemática de la pregunta. El hecho es que en su proceso de acumulación, concentración y centralización, el capital desarrolla las fuerzas productivas y las emplea cada vez más dentro del marco de la producción de plusvalor, lo que inevitablemente significa que la capacidad productiva del trabajo humano (la productividad de la jornada de trabajo de cada trabajador) ha aumentado. En otras palabras, junto con la acumulación, una cierta cantidad de capital (por ejemplo, £ 100) emplea cada vez, en el proceso de producción y reproducción, los mayores medios de producción y menos fuerza de trabajo humana y, por lo tanto, aumenta la masa de los productos; pero el beneficio del capital no proviene de los medios de producción sino solo de la explotación de la fuerza de trabajo humana. Y suponiendo una tasa constante de explotación, la utilización de menos fuerza de trabajo equivale a obtener una masa menor de plusvalía por cada £ 100 de capital, es decir, la tasa de ganancia de capital disminuye. Por lo tanto, la extensión y acumulación de capital se convierte en una barrera para la mayor extensión y acumulación de capital, ya que el crecimiento del capital ha entrado en conflicto con el mantenimiento de la tasa de la obtención de ganancias.

Pero ¿por qué Marx habla de la tendencia? ; ¿de la tasa de ganancia a caer y no de la necesidad de su caída? La comprensión de este punto también explica, en gran medida, el carácter cíclico y alternativo de las crisis económicas de la sociedad burguesa. La crisis indica que la tendencia a la caída de la tasa de ganancia se ha concretado y que la ganancia del capital ha disminuido. Los diferentes capitales se utilizan para apropiarse de una mayor parte de la plusvalía producida en toda la economía, la competencia se intensifica profundamente y muchos capitalistas van a la quiebra. Por otro lado, toda la clase capitalista toma la ofensiva contra el nivel de subsistencia de la clase obrera para intensificar la explotación y producir más plusvalor y el antagonismo social entre trabajo y capital se agudiza en todas sus dimensiones. El carácter cíclico de la crisis se deriva del carácter cíclico de la realización de la tendencia de caída de la tasa de ganancia. El hecho de que la crisis sea cíclica es porque la tendencia de la tasa de ganancia a caer se revela, no como una reducción continua, gradual y realde la tasa de ganancia del capital, sino como su reducción rápida y alternativa, en momentos definidos, después de períodos de algunos años de estabilidad o incluso el aumento práctico. Por lo tanto, la pregunta fundamental es esta: teniendo en cuenta el hecho de que la composición orgánica del capital aumenta continuamente, ¿qué factores hacen que la tendencia de la tasa de ganancia se manifieste no de manera continua, sino alternativamente? En otras palabras, ¿qué factores previenen la disminución real de la tasa de ganancia en el intervalo entre los dos periodos de crisis, y así convierten la caída de la tasa de ganancia en una tendencia?

La verdad es que en el proceso práctico de producción y reproducción del capital, también operan otras tendencias y factores que pueden contrarrestar, dentro de ciertos límites, el efecto de la tendencia [de caída] de la tasa de ganancia. El punto esencial es que la influencia de estos factores contrarios no puede ser permanente y la tendencia a la caída de la tasa de ganancia manifestará sus efectos a largo plazo y en períodos alternos. Marx explica estas (tendencias) de factores contrarios inmediatamente después de presentar la ley de la tendencia de la tasa de ganancia a caer (capítulo 14 de Capital Tomo. 3) bajo “Causas que contrarestan la ley”. Fuera de los factores que Marx enumera, nos referiremos brevemente a algunos de ellos:

1. La intensificación de la explotación.

Si contemplamos más de lo que dijimos anteriormente, vemos que la tendencia de la tasa de ganancia [cae] como una ley absoluta (es decir, el beneficio del capital disminuye en la práctica), donde la tasa de explotación aumenta más lentamente que el crecimiento de la composición orgánica del capital (en la discusión anterior, la tasa de explotación se consideró básicamente constante). Mientras que, en realidad, este no es necesariamente el caso y si el capital puede intensificar la explotación, de varias maneras, proporcional a (o más rápido que) el aumento de la composición orgánica, puede aumentar, en el curso de la producción y reproducción, la masa de la plusvalía producida hasta un punto en el que realmente contrarresta la tendencia a la caída de la tasa de ganancia. (Para una explicación detallada de las diferentes maneras de intensificar la tasa de explotación en el sistema capitalista, refiérase a las secciones 3 a 5 del Tomo 1 de El Capital, especialmente a los capítulos 16 y 17). El aumento de la composición orgánica del capital, ya que expresa el aumento de la calidad y cantidad de los medios de producción y, por lo tanto, el aumento de la productividad del trabajo, es en sí mismo un factor que aumenta el grado de explotación (la tasa de plusvalor), dado que con el aumento de la productividad del trabajo, la clase obrera, al emplear medios de producción más eficientes, produce sus medios de subsistencia en un período de tiempo más corto y, por lo tanto, la clase capitalista se apropia de más plusvalor (la producción de la plusvalía relativa. El aumento de la velocidad de producción, la reducción de los períodos de descanso de los trabajadores durante la jornada de trabajo, etc. , son otros métodos para aumentar la plusvalía producida durante un día laboral definido. Por otro lado, los capitalistas pueden extender la jornada laboral y, al aumentar las horas de trabajo de los trabajadores, aumentar el grado de explotación (la producción de plusvalor absoluto). En resumen, en la medida en que el capital intensifica la explotación de diversas maneras, puede contrarrestar la tendencia de la tasa de ganancia a caer en cierta medida. Pero el punto es que la acumulación y el aumento de la composición orgánica del capital no se pueden detener, mientras que la intensificación del grado de explotación, en primer lugar, tiene limitaciones físicas y sociales distintivas, y, en segundo lugar, se vuelve cada vez más difícil, y por lo tanto la tendencia de la tasa de ganancia caerá, en primer lugar, en el análisis final, imprimirá su sello en el proceso de acumulación de capital y, en segundo lugar, siempre estará implícitamente enmascarado, desde el punto de vista analítico, con el esfuerzo inevitable e incesante de capital para intensificar la explotación tanto como sea posible (para evitar la reducción real de las ganancias).

2. La depresión de los salarios de los trabajadores por debajo del valor real de la fuerza de trabajo

El valor de la fuerza de trabajo, en cualquier coyuntura definida en el desarrollo de la sociedad capitalista, es igual al valor de los medios de subsistencia que necesita el trabajador para reproducir la fuerza de trabajo que ha gastado durante la jornada laboral. La ley del movimiento del capital es tal que el nivel de subsistencia de los trabajadores se reduce a un mínimo absoluto; pero este "mínimo absoluto" no es necesariamente un mínimo físico (es decir, un nivel que mantiene a la clase trabajadora apenas viva), sino un "mínimo" que el capital ha podido, con respecto a factores como el grado de competencia existente entre los trabajadores, y el grado de conciencia política y organización de la clase trabajadora y su capacidad para defender su nivel de subsistencia, para imponer a los trabajadores el nivel "normal" de su existencia. El valor real de la fuerza de trabajo es el valor de los medios de subsistencia que aseguran este "nivel normal" de existencia para los trabajadores (por ejemplo, por tener un refrigerador pequeño o una radio y un televisor han sido más o menos establecidos como parte del nivel normal de existencia de los trabajadores de los países europeos, pero la burguesía y el sistema capitalista en países como Irán se niegan incluso a reconocer el derecho a un refugio, una atención médica mínima e incluso una nutrición adecuada para grandes masas de obreros y trabajadores. La importancia de categorías tales como el imperialismo y la lucha de clases para comprender este punto no necesita ser enfatizada). Por lo tanto, es obvio que si la burguesía ha logrado deprimir el nivel de subsistencia de obreros y trabajadores por debajo del nivel "normal y habitual", ha aumentado la rentabilidad del capital y ha contrarrestado la tendencia de la tasa de ganancia a fallar, hasta cierto punto. Desde el punto de vista analítico, la depresión del nivel de subsistencia de los trabajadores o la intensificación del grado de explotación (a la que nos referimos anteriormente) ambos aumentan la masa del plusvalor total que se apropia la clase capitalista, a través del reducción de la participación de los salarios en el valor de los productos totales que la clase trabajadora ha producido; la diferencia es que en el primer caso (la depresión de los salarios) el nivel de subsistencia de los trabajadores disminuye en la práctica, los trabajadores se vuelven más pobres, y en el segundo caso (la intensificación del grado de explotación), el nivel de subsistencia de los trabajadores permanece constante, pero el valor de sus medios de subsistencia se reduce (ya que estos se han producido en un lapso de tiempo más corto).

3. El abaratamiento de los elementos de capital constante (medios de producción)

Como se mencionó anteriormente, la tendencia de caída de la tasa de ganancia es el aumento de la composición orgánica del capital -el aumento más rápido del capital constante en relación con el capital variable- que es en sí mismo el reflejo del hecho de que cada vez que el capital emplea, en promedio, mayores medios de producción en relación con la unidad de la fuerza de trabajo humana. Así, está claro que si en el curso de la acumulación, por la razón que sea, el valor de los medios de producción disminuye, el capital puede emplear mayores o mejores medios de producción, sin que haya un aumento, en la misma proporción, en el capital constante avanzado, y de esta manera, en la composición orgánica. De ahí que la disminución del valor de las mercancías[1] en el proceso capitalista de producción, que es la consecuencia inevitable del aumento de la productividad general del trabajo humano, es en sí mismo un factor que funciona en la dirección opuesta a la tendencia de caída de la tasa de ganancia. La disminución del valor de los medios de producción (los elementos de capital constante) también es posible por otros medios. Por ejemplo, la intensificación de la tasa de explotación en el departamento de producción de medios de producción; la extensión del comercio exterior y la compra de medios de producción de un país con mayor productividad; la bancarrota de una sección de capitalistas y la apropiación de sus medios de producción, a un precio más bajo que su valor real, por capitales más fuertes. (Un factor que, como veremos más adelante, es una de las características distintivas del período de crisis); etc.

Entonces, brevemente, las crisis cíclicas son el resultado de la interacción mutua de la tendencia de la tasa de ganancia a caer y sus factores contrarios. Pero como la tendencia de caída de la tasa de ganancia opera, en relación con los factores contrarios, en un nivel más profundo y más fundamental (desde el punto de vista de las leyes internas de movimiento y acumulación de capital), en el análisis final revela sus efectos en la rentabilidad del capital. La crisis es la expresión del hecho de que la tendencia a la caída de la tasa de ganancia no ha actuado como una tendencia sino como una ley absoluta, y la tasa de ganancia del capital (el capital social total) ha disminuido prácticamente. Por otro lado, la crisis no surge simplemente como un "síntoma" de las contradicciones internas del capital, sino que, como mejora el funcionamiento de un conjunto de factores contrarios, también actúa como el mecanismo práctico de alivio de la crisis, ya que el proceso de crear condiciones favorables para una nueva ronda de acumulación de capital. Explicaremos esto más adelante. Aquí es necesario referirse a un punto: hay un largo camino desde la comprensión de la ley de la tendencia de la tasa de ganancia a caer y sus factores contrarios, hasta la explicación y el análisis de la crisis económica, en una sociedad particular y en un período particular, y la forma en que aparece desde el punto de vista de la forma, la profundidad, el alcance y el grado en que cambian los indicadores importantes de la producción capitalista, etc. , y también a la determinación de las influencias concretas de la crisis en el curso de la lucha de clases y los movimientos inevitables de la burguesía. La ley de la tendencia de caída de la tasa de ganancia y sus factores y mecanismos contrarios, simplemente proporcionan las herramientas más básicas para el análisis de crisis económicas específicas desde un punto de vista marxista; mientras que el análisis concreto requiere la comprensión de otras categorías, relaciones, conceptos y parámetros económicos, que deben incorporarse al análisis y aplicarse en cada paso en el curso de la evolución de las leyes generales a las realidades específicas. El punto importante es que estos factores más concretos no solo no violan las leyes generales del movimiento del capital, sino que de hecho explican la forma en que estas leyes se materializan y se concretan. El hecho de que el alivio de la crisis de la sociedad capitalista en todo momento requiera aumentar la rentabilidad del capital es una ley irrefutable, y en este mismo nivel revela las necesidades fundamentales de los movimientos económicos y políticos de toda la burguesía. Pero la comprensión más precisa de los movimientos de la burguesía y sus diversos estratos, la comprensión más exacta de los programas políticos y económicos y los motivos reales y las capacidades del Estado burgués en la arena de la crisis económica y también de los partidos políticos de esta clase, etc. , y la comprensión, de esta manera, de las necesidades del movimiento concreto de la sociedad en cada momento específico con el fin de adoptar tácticas de lucha correctas, requiere una comprensión cada vez más precisa de las dimensiones más concretas de la crisis económica de la sociedad. Desde este punto de vista, lo que mencionamos en este breve informe no va más allá del marco de referencias a las leyes y contradicciones más básicas del sistema capitalista y su inevitable crisis.

Se señaló anteriormente que la crisis económica, además de ser la expresión del agravamiento de las contradicciones internas del capital, es también el mecanismo práctico de su alivio. Por un lado, la crisis expresa el hecho de que la tendencia a la caída de la tasa de ganancia se ha concretado como una necesidad absoluta y, por otro lado, proporciona la base para las tendencias contrarias, también, para convertirse en concreto en la manera más manifiesta:

1. La crisis intensifica la competencia existente entre los diferentes estratos de capital y cada sección del capital trata de asignar, a través de la competencia, una mayor proporción de la plusvalía para preservar su tasa de ganancia. La intensificación de la competencia refuerza el campo para los estratos más débiles del capital y lleva a muchos a la bancarrota. Esto, en realidad, es equivalente a un proceso de purga interna del capital. Esto se debe a que a medida que los capitales más débiles se quiebran, las condiciones de obtención de ganancias se vuelven más adecuadas para las secciones restantes. A medida que los capitales más débiles van a la quiebra, los medios de producción de estos capitales se apropian de los capitales más fuertes a un precio inferior a su valor real; así, el capital social total se vuelve más centralizado sin que su composición orgánica haya aumentado en la misma proporción. En este caso, la capacidad de los medios de producción no se ha alterado, la masa de los productos y su valor total se han mantenido constantes, pero ahora la plusvalía producida pertenece a los capitales de menor valor agregado y la tasa de ganancia de capital (dada por la relación entre la plusvalía total y el valor total del capital) se aumenta. Aun suponiendo que no se produzca la centralización, es decir, asumiendo que los medios de producción de los capitales en quiebra no son apropiados, sino que son esencialmente expulsados de la esfera de la producción, la propia exclusión de los capitales con menor productividad (es decir, producen menos plusvalor en relación con el capital unitario) aumenta la tasa promedio de ganancia, porque el valor del capital social total (el denominador de la fracción de la tasa de ganancia) ha disminuido en mayor proporción que el total de la plusvalía producida (el numerador de la fracción). La intensificación de la competencia y la purga interna del capital social abren también otras puertas para los capitalistas, con el fin de mantener o aumentar la tasa de ganancia (como hacerse cargo del mercado de ventas de los rivales en bancarrota y aumentar la escala de producción, de lo cual es posible gracias a la mayor productividad del trabajo, haciendo uso de medios técnicos más modernos, etc.), cuya explicación detallada no puede incluirse en esta breve explicación. Lo que debe enfatizarse y concluirse es que, en primer lugar, al intensificar la competencia, la crisis proporciona las bases necesarias para la depuración interna y la reorganización del capital y, por lo tanto, el aumento de su rentabilidad, y, en segundo lugar, porque el capital emerge de cada crisis más centralizada, la próxima crisis aparece con dimensiones mayores y más profundas, provoca una competencia más intensa y su alivio requiere una reconstrucción más completa del capital. Por lo tanto, con cada crisis, el capital se acerca un paso más a su desintegración.

2. La crisis proporciona prácticamente las bases para la intensificación del grado de explotación y también la "depresión de los salarios por debajo del valor real de la fuerza de trabajo". La bancarrota de las distintas capitales y su salida de la esfera de la producción, al mismo tiempo hace que sus trabajadores estén desempleados y los impulsa hacia el mercado laboral. El ejército de reserva de los desempleados se hincha, la pauperización de las masas se intensifica y la competencia entre los trabajadores por puestos de trabajo se intensifica. Por lo tanto, el capital puede extraer un trabajo mayor y más duro de los trabajadores. Por otro lado, el desempleo de grandes masas de trabajadores, cuyo obtención de medios de subsistencia es soportada inevitablemente por sus hermanos y hermanas, hace que la clase trabajadora en su conjunto sean cada vez más pobre. El poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores que han mantenido sus trabajos también disminuye frente a la creciente inflación diaria de los precios. Por lo tanto, el mecanismo de crisis reduce el nivel "normal" de subsistencia de toda la clase trabajadora. Evidentemente, al volver a emplear a estos trabajadores, el capital no vuelve al nivel de salarios anterior a la crisis y, en consecuencia, el nivel de los salarios en su conjunto disminuye a un nivel inferior al valor real de la fuerza de trabajo y la crisis muestra su operación como el mecanismo automático de poner en moción los factores que contrarrestan la tendencia a la caída de la tasa de ganancia. En otras palabras, durante la crisis se intensifica el antagonismo económico clasista entre el trabajo y el capital. El capital se vuelve cada vez más necesitado de aumentar la tasa de explotación de la clase trabajadora. La intensificación de la competencia entre los diferentes estratos de capital es a su vez un reflejo de la intensificación del antagonismo entre el trabajo y el capital. La competencia muestra a los diferentes estratos del capital que si no intensifican la explotación de la clase trabajadora, entonces no todos podrán obtener ganancias en el nivel anterior. En esta competencia, los capitales más fuertes expulsan del campo a sus "parientes incompetentes" que no tienen la "capacidad" de una mayor explotación de la fuerza de trabajo para que ellos mismos definan de nuevo las reglas de la relación entre trabajo y capital. La lucha de clases se intensifica y, precisamente en la medida en que la clase obrera se resiste o incluso hace una ofensiva en respuesta al asalto total de la burguesía, también se intensifica la lucha existente entre los diferentes estratos del capital. El final del asunto no puede ser más que una de dos cosas: o bien el proletariado disfruta de una fuerza ideológica de organización política tal que atrae la crisis económica de la burguesía a la arena política y a una lucha directa sobre el poder político y así destruye para siempre la economía burguesa junto con su crisis; o, la lucha se confina al nivel económico y la burguesía vence en su asalto al nivel de subsistencia de la clase trabajadora, la explotación se intensifica y las condiciones necesarias para el comienzo de un nuevo ciclo de acumulación de capital se crean para la burguesía. No hay un curso intermedio, y las limitaciones históricas y la incapacidad del movimiento sindical de los trabajadores, en el análisis final, radican en esta verdad. En el período de crisis, incluso el movimiento sindical más fuerte es incapaz de hacer nada en defensa del nivel de subsistencia de los trabajadores, ya que, debido a que millones de personas quedaron desempleadas; el nivel de su subsistencia en realidad ha disminuido. En el momento de la crisis, los trabajadores no pueden lograr ningún beneficio económico (a nivel de toda la clase trabajadora), sin cuestionar la propia existencia de la propiedad privada de los medios de producción, sin recurrir a una lucha por la negación de esta propiedad. La lucha contra la propiedad privada de los medios de producción exige, antes que nada, una lucha por la toma del poder político:La toma del poder político, o la aceptación de la disminución del nivel de subsistencia. Estas son las dos alternativas que cada crisis de la sociedad capitalista coloca ante los trabajadores. Esto ha sido probado por la teoría marxista de la crisis y la clase trabajadora mundial lo ha experimentado, generación tras generación.

En resumen: la crisis económica del sistema capitalista, que se deriva de las contradicciones internas del movimiento y la acumulación de capital, también proporciona las bases para el alivio de estas contradicciones y las condiciones previas de un nuevo ciclo de acumulación de capital. La crisis crea tales condiciones que los factores que contrarrestan la tendencia a la caída de la tasa de ganancia se ponen en moción con mayor intensidad. Las esferas de operación de estos factores contrarios se pueden dividir generalmente en dos categorías:

    1) Las relaciones mutuas de los diferentes estratos de capital. La crisis intensifica la competencia y, por lo tanto, intensifica una purga y reorganización extensiva dentro del capital social total y aumenta la rentabilidad del capital social total.

    2) Las relaciones mutuas entre trabajo y capital. La crisis intensifica la lucha de clases; el capital inicia un asalto extenso al nivel de subsistencia de los obreros y los trabajadores. En caso de derrota de la clase obrera en esta lucha, el capital encuentra la posibilidad de reducir el precio de la fuerza de trabajo en el contexto de la pauperización de las masas, de intensificar su explotación y crear las condiciones necesarias para el inicio de un nuevo ciclo de acumulación de capital con adecuada rentabilidad.

Pero este no es el final del asunto, ni para el proletariado ni para la burguesía. De esta manera, la burguesía solo ha retrasado el colapso de su sistema de producción durante un tiempo limitado. Dado que, con cada crisis, el capital se vuelve más centralizado y también se intensifica el grado de explotación, la próxima crisis emerge con mayor intensidad y profundidad y también pierde cada vez más su eficacia como mecanismo de alivio de las contradicciones internas del capital. Por un lado, con la centralización del capital, el proceso de su purga interna cada vez asume dimensiones más hostiles y feroces, ya que los rivales se han vuelto menos y más grandes (la competencia entre los monopolios se intensifica en cuanto a guerras directas entre los gobiernos de los países capitalistas). Por otro lado, con el aumento del grado de explotación, su reactivación se vuelve más difícil para el capital, tanto económica como políticamente, especialmente porque, con respecto a la centralización del capital, la magnitud de este aumento también debe ser cada vez más mayor que los períodos anteriores, de modo que pueda contrarrestar la tendencia a la caída de la tasa de ganancia. Más importante aún, el proletariado emerge de cada crisis más consciente y más militante, se organiza más extensamente en el partido político de su clase, el partido comunista, y con el liderazgo de este último encuentra la posibilidad de cumplir su misión histórica como el sepulturero del sistema de producción capitalista.

* * * * *

Ahora veamos qué herramientas teóricas ofrece la teoría marxista de la crisis capitalista, incluso en el breve nivel que consideramos aquí, para comprender la crisis económica del capitalismo dependiente y, lo que es más importante, la crisis del capitalismo dependiente de Irán. Dijimos que el capitalismo dependiente, ya sea en la producción o la reproducción o desde el punto de vista de la crisis, obedece las leyes generales del sistema capitalista y el hecho de que sea dependiente no altera su naturaleza capitalista. Pero la comprensión de las características más concretas de la crisis del capitalismo dependiente requiere la comprensión de las peculiaridades concretas de producción y reproducción en este sistema. La tendencia de la tasa de ganancia a caer, como resultado del aumento de la composición orgánica del capital, es una ley general de la producción capitalista y, sin duda, el sistema capitalista dependiente no está exento de ella. Por lo tanto, precisamente en la medida en que la composición orgánica del capital social total aumenta en el mercado interno del país capitalista dominado, la tendencia a la quiebra de la tasa de ganancia también manifiesta sus efectos sobre la rentabilidad del capital. Pero debe tenerse en cuenta que la crisis del capitalismo dependiente no es necesariamente la expresión de la operación y realización de la ley de la tendencia de la tasa de ganancia a caer en el mercado interno del país dominado. La crisis económica en los países capitalistas dominados es principalmente en la mayoría de los casos, el reflejo de la "transferencia" de la crisis mundial del imperialismo -el capitalismo en su etapa más alta- al mercado interno del país capitalista dominado. Para comprender el mecanismo general de esta "transferencia" debemos examinar más de cerca la relación del mercado interno del país capitalista dominado con la operación mundial de los capitales monopolistas y el sistema de producción imperialista. Para este propósito, es necesario recordar inicialmente algunos puntos sobre las leyes generales de la época del imperialismo, desde el punto de vista de Lenin, y mostrar cómo el mercado interno del país capitalista dominado juega un papel específico en la producción y reproducción del sistema mundial del imperialismo y luego lidiar con las principales peculiaridades del mercado interno de tales países:

A) Las leyes generales del capitalismo de la época del imperialismo y el papel del mercado interno del país dominado.

Lenin formula las características del capitalismo de la época del imperialismo de esta manera:

“Por eso, sin olvidar el valor condicional y relativo de las definiciones generales, que jamás pueden abarcar todas las facetas y relaciones de un fenómeno en su desarrollo completo, conviene dar una definición del imperialismo que incluya los siguientes cinco rasgos básicos:

1) la concentración de la producción y del capital ha alcanzado un punto tan elevado de desarrollo, que ha creado los monopolios, decisivos en la vida económica;

2) la fusión del capital bancario con el industrial y la formación, sobre la base de este “capital financiero”, de la oligarquía financiera;

3) la exportación de capital, una diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia excepcional;

4) la formación de asociaciones capitalistas monopolistas internacionales, que se reparten el mundo; y

5) la culminación del reparto territorial del mundo entre las grandes potencias capitalistas.”

               V. I. Lenin, Capítulo Siete del Imperialismo, la etapa más alta del capitalismo

En primer lugar, lo importante es que Lenin deduce las leyes generales del capitalismo de la época del imperialismo precisamente a partir de las leyes del movimiento del sistema capitalista en general. El papel determinante y fundamental del aumento de la composición orgánica del capital y la ley de la tendencia de la tasa de ganancia a caer en la transformación del capitalismo en la etapa del imperialismo se refleja notablemente en la formulación de Lenin. “… el surgimiento de los monopolios, como resultado de la concentración de la producción, es una ley general y fundamental de la etapa actual de desarrollo del capitalismo.” (Ibid. , p. 20 nuestro énfasis)Y, Marx en Capital“por un análisis teórico e histórico del capitalismo había demostrado que la libre competencia da lugar a la concentración de la producción; que, a su vez, en una determinada etapa de desarrollo, conduce al monopolio.” (Ibid. p. 20). Entonces, el monopolio surge de la competencia y la etapa del imperialismo, desde el útero del desarrollo clásico del capitalismo. En la formulación anterior de Lenin, los puntos 1 y 2 son específicamente el reflejo de esta ley general del capitalismo de que el proceso de acumulación conduce a la concentración y centralización del capital y al aumento de su composición orgánica. El tercer punto, es decir, la exportación de capital, es la operación de la ley de la tendencia de caída de la tasa de ganancia. El funcionamiento de esta ley en los países capitalistas avanzados, en cuyo mercado interno el capital se ha centralizado intensamente (su composición orgánica se ha incrementado), exige el movimiento del capital hacia esferas que tienen una mayor rentabilidad. Desde este punto de vista, la exportación de capital funciona como un factor que contrarresta la tendencia de la tasa de ganancia a caer. Los puntos 4 y 5 enfatizan específicamente que los diferentes capitales monopolistas y los estados que persiguen los intereses de estos capitales en la esfera política, se esfuerzan, de diferentes maneras, política y económicamente, por proporcionar las condiciones económicas y políticas necesarias para la rentabilidad de sus capitales exportadas y también para preservar para sí las esferas de exportación de capital en contra de sus rivales.

Desde el punto de vista de nuestra discusión en este suplemento, el punto esencial es la exportación de capital. El movimiento del capital de una esfera a otra (exportación de capital) es ante todo una expresión de la realidad de que los parámetros de producción, reproducción y acumulación de capital son necesariamente diferentes en estas dos esferas. En uno (el país exportador), el mercado interno se ha saturado de capital, la centralización del capital ha alcanzado su máximo y la obtención de ganancias del capital se realiza en un nivel inferior; y en el otro (el país dominado al que se exporta el capital) existen condiciones muy favorables para la obtención de ganancias del capital: la fuerza de trabajo es barata y la composición orgánica del capital social total en el mercado interno es menor; en otras palabras, las condiciones necesarias para la producción de súper-ganancias imperialistas y el alivio de las contradicciones internas de la salida de capital monopólica. La producción de súper-ganancias imperialistas mediante la extorsión del capital, este es el eje fundamental de la teoría del imperialismo de Lenin. Y la comprensión de las relaciones del capitalismo dependiente y las peculiaridades del mercado interno en tales países debe sin duda estar fundada en esta comprensión leninista del contenido económico del imperialismo. El capitalismo dependiente es un sistema, en primer lugar, en el que se ha establecido el capitalismo y, en segundo lugar, su mercado interno está al servicio de la producción de súper-ganancias imperialistas. Consideremos un poco esta formulación: la producción de súper-ganancias imperialistas en un país capitalista significa que las condiciones necesarias para la producción de súper-ganancias (de las cuales la mano de obra barata y el alto grado de explotación son los pilares principales) deben producirse de nuevo, reproducirse, durante cada circuito de reproducción del capital social total. En otras palabras, no se trata de que la fuerza de trabajo sea barata en estos países de antemano, sino de mantenerla barata. Y nuevamente, el punto no es sobre el grado de explotación siendo alto, sino sobre mantenerlo alto. El mercado interno del país capitalista es el marco general y el contexto de tal relación entre trabajo y capital: la relación de la producción de súper-ganancias imperialistas, una relación para cuya supervivencia el capital monopolista moviliza sus medios económicos y políticos en todo el mundo. (Sobre el significado político de esta discusión, especialmente en el campo de la evaluación del papel contrarrevolucionario de la burguesía iraní, consulte el folleto "La revolución iraní y el papel del proletariado, [Tesis]", Sahand, marzo de 1979)[2]

B) Ciertas peculiaridades del mercado interno en el país capitalista dependiente.

B1) El carácter imperialista del proceso histórico de formación del mercado interno (el proceso de "acumulación primitiva"). El eje fundamental del proceso de formación del mercado interno es la expropiación de los productores directos, lo cual, por otro lado, transforma la fuerza del trabajo en una mercancía (crea el proletariado) y, por otra parte, convierte los medios de la producción y los medios de subsistencia en los elementos materiales de los capitales constantes y variables, y para lo que tanto que permite que la burguesía mercantil se convierta en la burguesía industrial. El proceso histórico de formación del mercado interno es el proceso mismo de establecimiento del sistema capitalista cuya clave es la expropiación de los productores directos (y particularmente de los productores rurales) (ver parte 8 de Capital Tomo. 1 - capítulos 26-33) - y también el Desarrollo del capitalismo en Rusia, parte 1). En las condiciones clásicas de desarrollo del capitalismo, el proceso de acumulación primitiva se inicia desde el corazón del sistema feudal y es expresiva del desarrollo de las fuerzas productivas en este sistema. Este proceso tiene lugar, especialmente, sobre la base de una revolución agrícola que prepara las condiciones necesarias para la expropiación.

El proceso histórico de "acumulación primitiva" y la formación del mercado interno en los países capitalistas dependientes son lo contrario. El mercado interno en estos países se forma, en la mayoría de los casos[3], en la época del imperialismo y a través de la exportación de capital. El surgimiento del proletariado (como una clase) que debe constituir la base de la producción de súper-ganancias, no se realiza en el curso de un proceso clásico de expropiación, sino a través de expropiaciones rápidas y desde arriba de los productores directos, a través de una rápida ruina de millones de masas. La peculiaridad más significativa que el carácter imperialista del proceso de expropiación imparte a la economía del país dominado (que después de la expropiación cuenta como un país capitalista) es que la división del trabajo en el mercado interno toma forma desde el principio de acuerdo con los requisitos específicos y mundiales de los monopolios, y no de acuerdo con el crecimiento histórico de la economía mercantil y la división local tradicional del trabajo, aunque la producción mercantil tradicional continúa su existencia de todos modos (aunque con una tendencia decreciente). Los proletarios crecientes de estas sociedades se emplean cada vez más en ramas y sectores que están al servicio de las necesidades específicas del capital monopolista. Asimismo, la producción y reproducción de valores de uso que deben constituir los elementos materiales del capital social total, es decir, la producción y reproducción de los medios de producción y subsistencia que el capital necesita para convertir el capital monetario en el capital productivo, en diferentes grados y proporcional a las necesidades específicas de los capitales monopolistas en cada coyuntura, abandonen la esfera del mercado interno y se vuelvan subordinados al mercado mundial. (Por ejemplo, cuando el capitalismo iraní se moviliza por los monopolios hacia la producción de materiales minerales y combustibles y también productos de consumo ligeros, es obvio que, en primer lugar, los medios de producción de estas industrias no se producen, en primera instancia, en el mercado interno y, en segundo lugar, tampoco pueden dejarse los medios de subsistencia del proletariado, en primer lugar, a la producción local - lo cual se ha vuelto aún más limitada como resultado del proceso de expropiación - y a su baja productividad e inevitablemente su altos precios.)[4]

B2) Las condiciones contemporáneas de producción y reproducción del capital social total en el mercado interno del país dominado (puntos principales). Antes que nada, debe enfatizarse que con el establecimiento del capitalismo en el país dominado y en cada país capitalista en general, es decir, con la conclusión del proceso de expropiación y "acumulación primitiva", el movimiento del capital social se vuelve independiente de este proceso histórico. Por ejemplo, para proporcionar la fuerza de trabajo barata que requiere en cada circuito de reproducción, el capital no necesita volver a expropiar a los productores directos, sino que crea dentro del marco de las leyes de su movimiento (y no de nacimiento), un ejército industrial de reserva de desempleados para el mantenimiento de la tasa de salarios en el nivel más bajo posible. Después del establecimiento de la dominación del capital sobre la producción social, sus leyes de movimiento en todas las esferas se independizan del proceso histórico de surgimiento del sistema capitalista. (Como dice Marx, el capital arroja las muletas hacia un lado y se para sobre sus propias piernas - él mismo crea las leyes) Marx llama a estas leyes de movimiento y reproducción, las condiciones contemporáneas (actuales existentes) de la producción capitalista, condiciones lo cual deben crearse de nuevo en cada circuito de reproducción del capital social total. El "Capital", excepto la parte sobre la acumulación primitiva y algunas secciones en el Tomo. 1, generalmente trata de la explicación de las condiciones contemporáneas de producción y reproducción del sistema capitalista. Para la diferencia entre las condiciones contemporáneas y las presuposiciones históricas, refiérase al "Grundrisse", la parte "Una vez desarrollado históricamente, el propio capital crea las condiciones de su existencia", Marx, edición inglesa, pp. 459-465)[5].

Como dijimos, el elemento fundamental en el mercado interno del país dominado es la existencia de fuerza de trabajo barata que es absorbida por el capital en esferas específicas de producción, con respecto a las necesidades específicas del capital monopólico en cada coyuntura. La independencia de las condiciones contemporáneas de producción de sus presuposiciones históricas significa que después de haber sido sacado extensamente del sistema de producción precapitalista, la fuerza de trabajo debe reproducirse nuevamente como una mercancía baratasobre la base de las leyes del movimiento del capitalismo mismo. La reproducción de la fuerza de trabajo barata es el pilar fundamental del movimiento del capital monopolista (y del capital social total que está subordinado a él) en el mercado interno del país dominado. En ausencia de fuerza de trabajo barata, incluso las minas subterráneas y las reservas más grandes no necesariamente convierten a un país en el objetivo de la exportación de capital, ya que el capital no busca los valores de uso, sino después de la plusvalía, y esto a una tasa favorable.

La necesidad de la reproducción de la fuerza de trabajo barata en el país dominado, y por lo tanto la producción de súper-ganancias imperialistas, establece una relación específica entre trabajo y capital, por un lado, y, sobre esa base, una relación particular entre los diferentes estratos de capital en el mercado interno del país dominado, por el otro.

I. La relación entre trabajo y capital en el mercado interno del país dominado.

El salario que la capitalista paga al trabajador es el equivalente monetario de los medios de subsistencia que el trabajador necesita utilizar para renovar su fuerza y reiniciar el proceso de trabajo. La "fuerza de trabajo barata", por lo tanto, implica una baja proporción relativa (de una baratura es una categoría relativa) del valor de los medios de subsistencia, utilizados por los trabajadores, en los valores totales de las mercancías lo cual ellos mismos producen. Suponiendo condiciones similares de producción, el uso de mano de obra más barata implica un mayor grado de explotación. Pero ¿cómo puede el capital monopolista mantener la fuerza de trabajo barata en el mercado interno (es decir, mantener el grado de explotación alto o aumentarlo)?En otras palabras, ¿cómo las leyes de circulación de capitales en el mercado interno del país dominado aseguran que la menor proporción posible del valor total producido se asigna a la clase trabajadora?

Como también dijimos antes, en la determinación de la participación de la clase trabajadora en el valor total producido en la sociedad, dos variables están en funcionamiento: a) la cantidad de las mercancías utilizadas por la clase trabajadora, y, b) el valor unitario de estos productos. Más simplemente, a) qué mercancías constituyen los medios necesarios de subsistencia de los trabajadores en cada coyuntura del desarrollo de la sociedad (la cantidad y calidad de alimentos, vivienda, instalaciones de bienestar, etc.), y, b) cuánto valen estos medios. La reproducción sistemática de la fuerza de trabajo barata significa la prevención sistemática del aumento de estas dos variables o incluso su depresión sistemática del capital en el curso de la producción y la reproducción. Cualquiera que sea la división del trabajo en que se base la economía del país dominado, ya sea el productor de petróleo, café o medios de producción, o esencialmente tiene un mercado interno "equitativo", se depende, según la necesidad específica del capital social total, de la fuerza de trabajo barata y, por lo tanto, se ve obligada a realizar condiciones específicas con respecto a los cambios en las dos variables que determinan el valor de la fuerza de trabajo en el mercado interno. En primer lugar, el nivel de subsistencia de los obreros y los trabajadores debe mantenerse al nivel más bajo, a toda costa; y, en segundo lugar, ese nivel muy bajo de subsistencia debe ser producido, utilizando todos los medios del mundo del imperialismo, de la manera más barata posible.

En relación con la primera variable, hicimos algunos comentarios previamente. La depresión del valor unitario de las mercancías en el sistema capitalista (un reflejo del aumento de la productividad resultante de la centralización del capital) aumenta el poder adquisitivo de la tasa constante de salarios, constante desde el punto de vista del valor. En otras palabras, la clase trabajadora puede (suponiendo que la tasa real de salarios permanece constante, es decir, suponiendo que los trabajadores reciban una cantidad constante de valor en forma de salarios) obtienen más bienes como medio de subsistencia - puede aumentar su nivel de subsistencia. Para decirlo de otra manera, el nivel de subsistencia de los trabajadores puede aumentar junto con el aumento de la productividad de su trabajo. Pero en el marco del capitalismo, esta es solo una posibilidad y no un mecanismo automático y necesario. La defensa del valor real de los salarios (no digamos su aumento), es decir, hacer que la tasa de salarios sea acorde con la velocidad de aumento de la productividad del trabajo, requiere la consistencia de la clase trabajadora en las luchas organizadas, la formación de sindicatos, la celebración de manifestaciones y huelgas de sentadas, pasando por el encarcelamiento e incluso sacrificando víctimas. La burguesía no hace, "de una manera suave", que los trabajadores "compartan" en el aumento de la productividad de su propio trabajo. Y también dijimos que, en el período de crisis, la burguesía no solo no da su consentimiento, sino que prácticamente reduce el nivel de subsistencia de los trabajadores. De todos modos, sin embargo, desde el punto de vista de la operación del capitalismo como un todo, el aumento del nivel de subsistencia de los trabajadores, junto con el aumento de la productividad, es una posibilidad.

En el capitalismo dependiente, las condiciones no se pueden dejar como están. El capital debe, de manera sistemática, evitar que los trabajadores "compartan" los beneficios del aumento de la productividad. En cierto sentido, desde este punto de vista, los trabajadores del país dominado existen en condiciones de crisis "generalizada" y permanente. Para evitar el aumento en el nivel de subsistencia de los trabajadores (con respecto a la primera variable), el capital debe obstaculizar la escalada de las luchas económicas de los trabajadores, de manera sistemática y permanente. Desde el punto de vista del capital en el país dominado, esta es la condición necesaria para evitar el aumento de la primera variable. Si en el mercado interno del país metropolitano, el capital tolera, bajo las condiciones de su operación estándar y sin crisis, la existencia de sindicatos de trabajadores, y solo cuando la crisis económica se profundiza, recurre a la supresión decidida del movimiento sindicalista, en el país dominado, el camino del movimiento sindicalista debe ser bloqueado básicamente desde el principio, e incluso declarado ilegal, en la medida de lo posible. La legislación laboral en el país dominado no puede mantener su apariencia democrática (que, supuestamente, coordina las relaciones entre los propietarios de dos mercancías diferentes, la fuerza de trabajo y los medios de producción). El Estado debe elevarse directa y abiertamente en defensa del capital y para la negación de los derechos democráticos de los trabajadores. Aquí, entonces, los líderes comprometidos del movimiento obrero no pueden encontrar una influencia decisiva y llamar al movimiento obrero hacia el conservadurismo desde dentro. La noción de cada trabajador del país dominado acerca de su relación mutua con el capital es una noción lo cual el trabajador del país que exporta el capital solo logra en condiciones de crisis económica. La supresión del movimiento obrero, en cualquier manera y forma, es el requisito vital del capital monopolista en el mercado interno del país dominado. El carácter antidemocrático de los estados burgueses en los estados capitalistas dependientes descansa sobre el eje de esta necesidad específica de la acumulación de capital, en el eje del antagonismo entre el trabajo y el capital en el país dominado, y no, contrariamente a la concepción de muchos de nuestros marxistas-leninistas, sobre el "carácter monopolista" del capital monopolista o el no-desarrollo del capitalismo "equilibrado". [6]

La reproducción continua de la fuerza de trabajo barata requiere, en el primer paso, la reproducción continua de tal estado. Un estado lo cual no se basa en la influencia de las ilusiones liberales entre los trabajadores, a través de la aristocracia obrera, sino en el poder de las bayonetas; y el poder de la bayoneta no solo significa el ejército represivo y bien equipado o las instituciones de inteligencia y la policía, sino también la expansión de los órganos ejecutivos del estado en las diferentes esferas de la vida económica, política y cultural de la sociedad. Una gran parte de la fuerza de trabajo barata debe, antes que nada, ser empleada en este estado mismo, que es la condición necesaria para la acumulación de capital en el país dominado. Volveremos a este punto más tarde.

Pero, en la segunda variable, es decir, el valor del nivel de subsistencia de los trabajadores; aquí, los factores determinantes son principalmente económicos. El capital monopolista en cada país dominado particular debe proporcionar los medios de subsistencia de los trabajadores del país de la manera más económica posible y aquí, sin duda, no se reserva ninguna "sacralidad" para el marco del mercado interno en el país dominado. El valor de los medios necesarios de subsistencia depende (como cualquier otra mercancía) del grado de productividad del trabajo en su producción y en cuál país del mundo la productividad del trabajo en la producción de estos productos es la más alta, se refleja en el precio de las mercancías en la esfera del mercado mundial. Naturalmente, es natural que en ciertos países dominados que ocupan en el mundo la división del trabajo la posición de productores de medios de subsistencia, el capital no sienta la necesidad de abrir las puertas del mercado interno a la importación de tales productos, con el fin de reproducir la fuerza de trabajo barata. Pero la ley del crecimiento más rápido del departamento de producción de medios de producción en relación con los medios de consumo, en la práctica conduce a que dichos países sean una minoría, particularmente porque los medios de subsistencia de la clase trabajadora incluyen diferentes mercancías de todos lo cual no necesariamente se puede producir en un país definido de la manera más barata. La exportación de capital en la época del imperialismo y la división específica del trabajo lo cual se crea en cada coyuntura como resultado del movimiento del capital en el mercado interno de los países dominados y también en el mercado mundial, coloca la exportación de mercancías en una nueva base económica. La expansión del comercio exterior (y la exportación de mercancías) en la época del imperialismo es, desde el punto de vista del contenido, el resultado de la operación del imperialismo y no su objetivo final.

Desde el punto de vista de nuestra discusión en este suplemento es necesario enfatizar algunos puntos: primero, es claramente obvio, a partir de lo que dijimos, que la reproducción de la fuerza de trabajo barata en el mercado interno del país capitalista dominado es un fenómeno mundial y depende totalmente en la operación mundial del capital monopolista y su rentabilidad y productividad en otras regiones del mundo. En otras palabras, hasta qué punto el capital social total (y, por lo tanto, todos sus componentes y unidades), por ejemplo, en Irán, puede aumentar el grado de explotación y aumentar su rentabilidad no está restringido solo al marco de la relación entre el trabajo y el capital en el mercado interno de Irán, y depende, en el análisis final, de la relación que establece el capital monopolista con toda la clase obrera mundial. Este es el concepto que tenemos en mente sobre "la dependencia de las condiciones de la obtención de ganancias del capital en la operación mundial del capital monopolista"[7]. Esto, antes que cualquier otra cosa, expresa la dependencia total y completa de todos los estratos de capital en el mercado interno de un país como Irán en el capital monopolista y su operación mundial. Los factores que enumeramos (los factores políticos y económicos involucrados en la reproducción de la fuerza de trabajo barata) funcionan al servicio de todos los estratos del capital - y no solo del capital monopólico - dejando de lado los vínculos directos que estos capitales pueden tener con los capitales monopólicos específicos (la compra de medios de producción, la adquisición de capital monetario, etc.). Naturalmente, esta unidad mutua es a la vez ganancia y pérdida, acumulación y crisis. Los problemas mundiales del capital monopolista también se reflejan, a través de este mismo mecanismo, en el mercado interno del país dominado y se convierten en los problemas de todas las unidades y componentes del capital social total. Volveremos sobre esto en la discusión sobre la transferencia de crisis. Por otro lado, este hecho es al mismo tiempo expresivo de la unidad de intereses de toda la clase obrera mundial contra el capital monopolista. En la época del imperialismo, ningún trabajador se enfrenta solo con la burguesía indígena y su estado "independiente", sino que se enfrenta al sistema mundial del imperialismo. Pero el hecho de que la exportación de capital crea diferentes relaciones concretas entre el trabajo y el capital en los países lo cual exportan el capital y en los países dominados, que forman las esferas de producción de súper-ganancias para las capitales exportadas, merece una mayor contemplación. Estas diferentes condiciones (en el país metropolitano y dominado) causan las dimensiones económicas de la crisis capitalista, la forma en que se desarrolla la lucha de clases en su contexto y también las condiciones económicas y políticas para salir de ella, para asumir diferentes formas. La exportación de capital al país dominado y la producción de súper-ganancias imperialistas en su mercado interno permiten al capital monopolista aliviar las fatales contradicciones del capital en el mercado interno del país metropolitano que se ha saturado de capital. La reacción política en el país dominado es la condición necesaria y el otro lado de la medalla para mantener la apariencia de la democracia burguesa en el país metropolitano. La destitución insoportable y la pobreza de las masas trabajadoras en el país dominado, es la base material para la existencia y la supervivencia de la aristocracia obrera en el país metropolitano y, por lo tanto, el estancamiento de la lucha de clases del proletariado de estos países. (Refiérase al imperialismo y la escisión del socialismo, V. I. Lenin).

Resumamos: la existencia del mercado interno del país capitalista dominado por el imperialismo, como la esfera de producción de las súper-ganancias imperialistas sobre la base de la fuerza de trabajo barata, es la base de la dependencia del capital social total en este mercado sobre la operación mundial y las necesidades de capital monopólico - una dependencia sobre cuyo eje de cuál todos los estratos de capital en el mercado interno obtienen ganancias y están intensamente interesados en su preservación. Por otro lado, la crisis mundial del imperialismo (que está arraigada en la tendencia del capital monopolista a caer la tasa de ganancia) se transfiere al mercado interno del país dominado a través de esta misma dependencia e influye en la rentabilidad del capital social total en este mercado, la relación entre trabajo y capital y también las relaciones mutuas entre los diferentes estratos de capital.

II. El capital social total, la producción social y los diferentes estratos de capital.

Como dijimos, la base de la producción capitalista en el país dominado es la producción de súper-ganancias imperialistas sobre la base de la explotación de la fuerza de trabajo barata y la reproducción de sus condiciones económicas y políticas necesarias. Esta es la esencia de la operación del imperialismo en el país dominado, y cualquier análisis y explicación de la "dependencia" lo cual, en abstracción de esta realidad, trata principalmente del análisis de la relación de capital, producción y división del trabajo, o las relaciones mutuas entre los diferentes estratos del capital, claramente han permanecido ajenas a todas las adquisiciones teóricas de Lenin y del Leninismo. La base del movimiento del capital monopolista en el mercado interno del país dominado es la producción de súper-ganancias imperialistas y no la fundación o "la implementación a través de la fuerza" de una división del trabajo particular y predeterminada en la producción social, y no la producción de las mercancías particulares. De hecho, la división del trabajo que asume la producción social en el país dominado en cada período particular es porque esta división del trabajo proporciona el marco más favorable para la utilización rentable de la fuerza de trabajo barata para el capital monopolista (y por lo tanto para el capital social total en el mercado interno); una división del trabajo que produce más fácilmente el plusvalor necesario (desde el punto de vista de la tasa y la cantidad) para satisfacer las necesidades del capital en el proceso de acumulación. El capital siempre y en todas partes busca la producción de valor y, lo que es más importante, la producción de plusvalor y no de valor de uso. Desde el punto de vista del capital, la producción del valor de uso se vuelve necesaria [solo] como el sustrato material y necesario de la encarnación del valor y de la plusvalía y no desde el punto de vista de las cualidades y propiedades de los productos. Esta ley del capitalismo de ninguna manera se viola en la era del imperialismo. Así como un capitalista necesita, para la producción de valor y plusvalor, para producir ese valor de uso en cuya producción existen medios de rentabilidad más favorables, el capital social total también debe inevitablemente producir y crear, en la producción de valor y plusvalía, esa combinación particular de productos (e inevitablemente esa división del trabajo particular) lo cual maximiza la rentabilidad del capital en todo el sistema de producción. Históricamente, la división del trabajo precede al capital. Sin embargo, desde el punto de vista de las leyes de la producción capitalista, el tipo de división del trabajo obedece a los requisitos de la acumulación de capital. En otras palabras, con la dominación del capital sobre la producción social, la producción de valor de uso y la división del trabajo (el aspecto cualitativo de la producción social) se convierten en una función de la producción de valor y plusvalía (el aspecto cuantitativo de la producción social), y tome forma sobre esta base. La producción social se organiza, a través del movimiento del mecanismo (no planificado) involuntario de los diferentes capitales, de una esfera a otra, en la dirección de la rentabilidad del capital social total, y las fuerzas productivas en la sociedad se expanden y desarrollan según las líneas y de acuerdo con el patrón de las necesidades específicas del capital social total en cada período particular. Por otro lado, la imposición de cualquier cambio supra-económico en esta división social del trabajo en particular, es decir, cualquier cambio que no surja del movimiento y la acumulación de capital, automáticamente significará la inactividad latente de parte de las fuerzas productivas en un polo y la falta de él en otro y el resultado de esto no será otro que una caída en la rentabilidad del capital en todo el sistema de producción. Por lo tanto, la división del trabajo que es una funcióndel movimiento del capital en busca de más ganancias se convierte en el siguiente circuito en la base y el patrón de movimiento del capital.

La dominación del capital monopolista sobre la producción social también significará inevitablemente que la fuerza de trabajo barata del proletariado del país dominado es empleada por el capital en el marco de una división particular del trabajo que es el reflejo de la división mundial del trabajo del capital monopolista - y esta es la necesidad para la maximización de la rentabilidad del capital imperialista en el mercado mundial. Los elementos objetivos de producción (medios de producción) se expanden en el marco de esta división del trabajo. Así, por un lado, la producción social total se moviliza y toma forma en una dirección particular -al servicio del capital monopolista- y, por otro lado, las condiciones para la acumulación de capital en las ramas de producción que esta división particular del trabajo se abre a ser más favorable. Los diferentes capitales no monopolistas en el mercado interno del país dominado se mueven inevitablemente hacia las esferas que se han abierto a todos los estratos del capital, a causa de la operación del capital monopolista y la división del trabajo que está subordinada a él. Así, el capital monopolista y sus operaciones mundiales determinan el tipo de división social del trabajo de producción, el crecimiento de las fuerzas productivas y el movimiento de los diferentes estratos de capital de una esfera a otra en el mercado interno del país dominado.

Pero aparte de los aspectos cualitativos de la producción (división del trabajo y producción de valores de uso) y también el dinamismo del movimiento de los estratos del capital hacia diferentes arenas en el curso de la acumulación, la rentabilidad de los diferentes capitales en el mercado interno es también en cada coyuntura, una función de la operación del capital monopolista. Sobre el aspecto general de esta dependencia, es decir, las condiciones generales de producción y reproducción de la fuerza de trabajo barata por el capital monopolista, en el nivel económico y político, las condiciones lo cual sirven a todos los estratos del capital, hicimos algunas breves observaciones antes. Analíticamente, esto significa la dependencia de la "tasa de plusvalor (grado de explotación)" en el mercado interno sobre el funcionamiento del capital monopólico. Pero lo que debe examinarse, desde el punto de vista de la discusión sobre la crisis en tal sistema, son aquellas relaciones específicas que se establecen entre los diferentes estratos del capital, de acuerdo con la posición que cada uno ocupa en el capital social total. La concepción de que cada capital (y, por lo tanto, cada capitalista) produce su propia gananciapuede ser, a lo sumo, la falsa concepción de los gerentes y propietarios de grandes y pequeñas industrias y empresas de producción que ven y perciben las leyes del mercado desde el ángulo de su propio capital individual en el ámbito de la competencia. El marxismo ha demostrado claramente el vacío de tal concepción. Marx muestra que los diferentes capitales obtienen ganancias, a través del mecanismo de la competencia, como "accionistas en el capital social total". En otras palabras, la ganancia de cada capital es su participación en el plusvalor total que se ha producido en el curso del movimiento del capital social total, del cual cada capital individual es una parte; la plusvalía que es el producto de la explotación de toda la clase trabajadora[8]. Con respecto a las relaciones mutuas entre los diferentes estratos y unidades de capital, este hecho no es más que un énfasis en la unidad fundamental de todos los estratos del capital en la preservación y defensa de las condiciones imperialistas de explotación de la clase trabajadora, de las relaciones políticas y económicas necesarias para esta explotación y también de la división social del trabajo que toma forma sobre la base de estas necesidades; e incluso este breve entendimiento destruye la base de todas las teorías del "capitalismo nacional e independiente dirigido por la burguesía nacional".

La dominación del capital monopolista sobre la producción social, por una parte, y la dependencia de la tasa de plusvalía (grado de explotación) en el país dominado sobre el funcionamiento del capital monopolista, por otra, significa que en la determinación de la masa de la plusvalía total que se repartirá entre los diferentes estratos de capital mediante la competencia, el capital monopolista desempeña un papel determinante. En otras palabras, es el proceso de acumulación de capital monopólico, sus requisitos y parámetros lo que determina el marco y las limitaciones de la acumulación de capital no-monopólico. El papel decisivo de la operación del capital monopolista en la determinación de la masa total de plusvalía producida en el mercado interno puede tomar diferentes formas. La exportación directa de capital monopólico al país dominado y el mayor volumen de este capital, y de las diferentes capitales vinculadas a él, en el capital social total, en particular, y, también, los efectos de la operación de estos capitales al aumentar la productividad social del trabajo en el mercado interno, en general, constituye la situación clásica para la existencia de tales condiciones.

Pero, aquí, ¿será no los partidarios de la burguesía "nacional", los partidarios de Abolhasán Banisadr, los oponentes de la "sociedad de consumo", los partidarios de la tesis semi-colonial semi-feudal o aquellos que persistentemente alimentan al movimiento obrero de Irán la teoría nacionalista del "saqueo y pillaje extraterritorial" en lugar de la teoría del imperialismo de Lenin [9], tómenos in fraganti y digan: "sus palabras son inválidas ya que Irán no es una esfera para la exportación de capital, la exportación de capitales extranjeros, y por lo tanto la participación de los capitales extranjeros en el capital social total y en la producción de plusvalía en el mercado interno, es muy leve"?A estos observadores superficiales, que toman prestadas sus teorías, categorías y conceptos de la "ciencia" económica burguesa, hay que decir: "Si la aparición de un fenómeno pudiera reflejar plenamente su naturaleza, entonces la ciencia no sería necesaria".

No cabe duda de que, a este respecto, las condiciones específicas de Irán no recuerdan el caso clásico de la exportación de capitales. La exportación directa de capital extranjero constituye una parte insignificante de la inversión total en el mercado interno (5-7%); pero esto es simplemente la apariencia del problema. Un velo de relaciones legales ha ocultado la realidad existente en Irán. De hecho, para la elucidación del movimiento del capital monopolista en el mercado interno de Irán; uno debe contemplar el funcionamiento económico del estado. En otras palabras, lo que debe considerarse en el caso específico de Irán no es simplemente la medición del papel de la inversión extranjera directa, sino el análisis del origen y la operación del capital del estado.

¿Cuál es el origen del capital del estado?El origen principal de la inversión estatal, es decir, esa porción definida de valor que es apropiada por el estado y convertida en capital, es indudablemente el ingreso petrolero. Pero ¿de dónde viene este ingreso?El ingreso del estado de la industria petrolera es de hecho la participación del estado iraní, como propietario monopolista de los recursos petrolíferos en Irán, en la plusvalía total que la industria petrolera iraní rinde para los propietarios de los medios de producción en este sector. Pero lo que debe enfatizarse a este conexión es el hecho de que la masa total de esta plusvalía no es todo el resultado de la explotación de 35-40, 000 trabajadores de la industria petrolera de Irán, sino que una porción considerable es la "renta diferencial" lo cual, debido a los bajos costos de producción en Irán, en relación con el costo promedio de producción de cada barril de petróleo en el mundo, fluye a los bolsillos de los propietarios monopolísticos de estas condiciones favorables de producción[10]. En otras palabras, la plusvalía lo cual obtienen los propietarios de los medios de producción en la industria petrolera (las compañías petroleras y el estado iraní) está dividida en dos partes: la ganancia de capital (incluido las ganancias excedentes) - resultantes de la utilización de la fuerza de trabajo barata de los trabajadores petroleros de Irán por el capital) y 2 - la renta diferencial (la diferencia entre el costo de producción en Irán y el costo promedio de producción en el mundo). La razón de la existencia de la renta diferencial es la misma propiedad monopólica del estado iraní (o el derecho monopólico de extracción que se concede a las compañías petroleras en Irán) sobre los recursos petrolíferos de Irán. (En ausencia de esta propiedad monopólica o derecho de extracción, los diferentes capitales podrían proceder, sin obstáculos, para producir productos derivados del petróleo en Irán, en cuyo caso: por un lado, esto reduciría el costo promedio de producción de cada barril de petróleo en el mundo y, por otro lado, conduciría a un aumento en los costos de producción de cada barril de petróleo en Irán. Por lo tanto, la libre circulación de capitales en ausencia de propiedad monopólica y la competencia de estas capitales eliminaría la diferencia existente entre el costo de producción en Irán y los costos promedio de producción en el mundo, y reduciría la renta diferencial a cero.)El punto importante es que estos ingresos no se han producido en Irán, sino que han fluyóa Irán. Un ingreso lo cual, como señalaremos más adelante, se convierte en la base de la explotación de la fuerza de trabajo barata de los trabajadores de los otros sectores de producción, a través de la función del estado dependiente del imperialismo. Teóricamente, la magnitud de estos ingresos (los ingresos asignados por el estado iraní) fluctúa en los límites de la renta diferencial total de la industria petrolera iraní y se determina en cada coyuntura a través de negociaciones realizadas entre el estado iraní y las compañías petroleras[11]. El máximo de esta magnitud es teóricamente igual a la renta diferencial total lo cual obtiene la industria petrolera iraní a causa del bajo costo de producción.

Entonces, desde el punto de vista del origen de la acumulación, el capital del estado no difiere del capital extranjero. El origen del capital lo cual el estado iraní pone en marcha en el mercado interno y que forma la parte principal de las inversiones en todo el país, es el mismo valor lo cual entra en Irán desde el mercado mundial y a expensas de los capitales de petróleo de menor productividad. Desde este punto de vista, detrás del velo de las relaciones legales (lo cual retratan al estado iraní y la Compañía Nacional de Petróleo Iraní, aparentemente independiente del capital imperialista) radica la exportación de las cantidades sustanciales del valor de capital a Irán para la explotación de la fuerza de trabajo y es natural que en condiciones en que las capitales imperialistas entreguen anualmente las cantidades considerables de la plusvalía producida en el mercado mundial a su estado títere, en forma de la renta diferencial, la exportación directa de capital pierda su importancia (y también su necesidad) y el propio estado dependiente se compromete a cumplir esta función, es decir, la circulación de este ingreso en el mercado interno al servicio de la acumulación de capital monopólico.

Pero lo que más claramente revela esta realidad como manifestación de la exportación de capital detrás del velo de sus relaciones legales particulares es la operación del sector estatal en el mercado interno y el modo de circulación de los ingresos petroleros en el circuito de reproducción del capital social total. El valor que obtiene el estado del sector petrolero no se evapora ni se disipa en el aire, ni se usa, contrariamente a la concepción de ciertos marxistas-leninistas, por la "destrucción" y "derribo" de la economía del país o la "prevención del desarrollo de las fuerzas productivas" (aunque tampoco se usa para la creación del tipo de capitalismo deseado por los partidarios de la burguesía "nacional"). Este valor nuevamente se pone en movimiento en diferentes formas. Pasar por alto este curso repetido de la circulación es equivalente a ver la producción, pero no ver la reproducción, a ver el capital, pero no ver el capitalismo. Aquí no queremos (y, de todos modos, no podemos) examinar los momentos detallados del curso de circulación de este ingreso, que vincula, como un hilo de cuentas, todos los estratos de capital a un sistema particular de producción y lo coloca como una entidad única, al servicio del sistema mundial del imperialismo. Este curso de circulación abarca innumerables acciones y reacciones, movimientos, intercambios, pagos y recibos, entre las diferentes clases sociales y estratos. Desde el pago de funcionarios estatales a licitaciones estatales y proyectos, desde los créditos de los comerciantes hasta el seguro de salud de los oficiales del ejército, etc. , cada uno en cierto modo pone en marcha una parte de estos ingresos en una esfera específica. Aquí señalaremos brevemente dos canales principales y generales de la operación repetida de este ingreso en la esfera de reproducción:

Una parte de los ingresos del estado se consume directamente en el mercado interno, es decir, se utiliza para la compra de bienes de consumo y los servicios del estado, y otra parte se transforma en capital. En ambos casos, este ingreso entra en el mercado de productos básicos (ya sea directamente por el estado mismo o indirectamente, por el estipendiario del estado). En sí misma y en este nivel, esta medida conduce a un aumento considerable en la demanda y la expansión del mercado de ventas de productos básicos (un aumento que en virtud de su origen - renta diferencial - es siempre superior al aumento continúo debido a la acumulación y extensión de capital en el ámbito de la producción nacional, no petrolera, y los ingresos resultantes). De esta forma, desde el punto de vista del productor nacional (y de los capitales que devengan intereses y de mercaderes que circulan los productos nacionales), en teoría, se han creado condiciones similares a las condiciones para la exportación de mercancías. Pero desde el mismo aspecto, los productores extranjeros, que encuentran una parte de los ingresos, que deben formar la base para la realización del valor de sus productos básicos en el mercado mundial, que desemboca en el mercado interno de Irán, necesitan extensamente exportar sus productos al mercado interno de Irán, con el fin de venderlos y darse cuenta de su valor. ¡Y el estado dependiente de los monopolios imperialistas, y su política aduanera, asegura que los monopolios (y específicamente los monopolios de los que depende el régimen) encuentren fácilmente el acceso a este mercado e interrumpan el sueño del productor doméstico y de los capitales que devengan intereses y de mercaderes junto a él, que han estado esperando con gusto obtener una plusvalía superior a la que ellos mismos han producido (y aprovechando la confusión de nuestro movimiento comunista, incluso han llamado a este el "nacionalismo"!). De todos modos, la esfera de la competencia (y sus colisiones intrínsecas) arbitra entre estos parásitos sociales, y no hay duda de que las capitales imperialistas tienen la delantera en esta esfera, y en la mayoría de los casos el productor doméstico y el capitalista "nacional" es forzado, en lo que respecta a las virtudes del aumento de la demanda, a retroceder y permanecer "contento" con la explotación de la fuerza de trabajo barata de la clase trabajadora iraní, es decir, el mismo acuerdo fundamental y "sagrado" de todos los estratos de capital.

Ahora, sobre los ingresos que el estado transforma en capital; estas inversiones se pueden dividir en dos partes principales: los capitales productivos y los capitales improductivos. La sección productiva del capital del estado emplea una vez más, en el circuito de reproducción, la fuerza de trabajo barata de los trabajadores iraníes en las diversas esferas para producir la plusvalía y, por lo tanto, aumenta directamente la plusvalía total producida en el mercado interno. Pero hay dos puntos fundamentales que deben tenerse en cuenta a esta conexión. En primer lugar, el capital del estado, además de la producción directa de plusvalor, crea, a causa de las esferas específicas en las que se pone en marcha este capital, medios amplios para la acumulación de capital en el sector no-estatal y, en particular, para las capitales imperialistas. El examen de las esferas de inversión del Estado revela claramente el papel de esta última como agente del capital monopolista. Este papel es la creación de la base económica para la producción capitalista. En general, el movimiento del capital hacia las esferas específicas de producción presupone la existencia de medios infraestructurales definidos; significa lo cual el capital social total debe crear[12]. Mientras más la creación de estas obras e infraestructuras requiera inversiones iniciales extensas y de largo plazo, menos creación significará que las capitales individuales para entrar en estas esferas mostrarán menos tendencia e inclinación a hacerlo. Con la entrada del capital en la era de los monopolios y el nuevo papel asignado a los estados burgueses, como representantes de los intereses del capital social total, la provisión de tales infraestructuras se está convirtiendo cada vez más en tareas de los estados. La gran inversión del estado iraní en el sector de la construcción (y en particular en el sector no-residencial, tales como presas, carreteras, centrales eléctricas, etc.) y en los sectores del transporte y de las comunicaciones, no ha tenido otro significado que la preparación de las condiciones previas necesarias y fundamentales para la acumulación de capital en las nuevas esferas de producción. Hacer tales "gastos", en un país lo cual desde el punto de vista del desarrollo capitalista está al comienzo del camino, es la condición necesaria para la exportación de capitales industriales y su acumulación. Los gastos que el capital monopolista necesita "gastar" de todos modos para usar la fuerza de trabajo barata en Irán. Por lo tanto, una gran parte de la fuerza de trabajo del proletariado iraní se coloca, a través del estado, al servicio de la producción de estas instalaciones de infraestructura. Naturalmente, el patrón de desarrollo de tales producciones e instalaciones corresponde, en el grado más alto posible, a los intereses específicos del capital monopolista en cada coyuntura definida y también a largo plazo, y el capitalista doméstico o el pequeño productor no necesariamente se beneficia de esto desde el principio e inmediatamente. Pero a medida que estas instalaciones se ponen a disposición, los capitalistas nacionales también planifican gradualmente su modelo de producción sobre la base y proceden con la producción y la acumulación junto con el capital monopólico y sus apéndices necesarios.

No hay duda de que los trabajadores que están empleados en la producción de estas instalaciones de infraestructura son explotados y producen la plusvalía. Aquí llegamos al segundo punto, el hecho de que el resultado de la explotación de estos trabajadores se refleja no tanto en los "ingresos del Estado", sino inicialmente en el beneficio de los capitales, que han contraído tales proyectos del estado y, en un etapa posterior, en el beneficio de todos aquellos capitales cuales, libremente o mediante el pago de una suma muy pequeña (en proporción a sus capitales avanzados), utilizan estas instalaciones de infraestructura, después de la finalización de estos proyectos. (Se puede decir que el estado grava los impuestos a las empresas, pero es un hecho que, si bien las inversiones estatales constituyen la parte principal de las inversiones en todo el país, los impuestos pagadas por los capitalistas forman una parte insignificante de los ingresos del estado). En otras palabras, el estado se compromete a producir una parte importante de los elementos materiales del capital constante (y especialmente su parte fija) en el capital social total, y lleva a cabo esta producción de manera capitalista y mediante el empleo de trabajo asalariado, sin darse cuentaen sí mismode la plusvalía resultante por la venta de estas "mercancías". Así, el valor de capital apropiado por el estado dependiente a través de la "renta diferencial" ingresa al circuito de reproducción como el capital productivo estatal y su plusvalía resultante se refleja en el pequeño costo de las inversiones no-estatales en el siguiente circuito (y de ahí las enormes ganancias de estas inversiones). En otras palabras, las "condiciones favorables naturales" del sector petrolero lo cual formaron la base de la renta diferencial (una especie de la ganancia excedente monopolística) en el primer circuito, dan lugar, a través del canal de inversiones estatales y la explotación de la fuerza de trabajo barata de cientos de miles de trabajadores, en el segundo circuito, a la aparición de "condiciones favorables de infraestructura" para las capitales no-estatales (y particularmente imperialistas) en el tercer circuito, que brindan las posibilidades de economizar en el capital constante (y particularmente en su parte fija). Este ciclo de repetición, cuyo plan fue establecido en los años 1930-1940, se fundó, con la expropiación de los años 60 y el establecimiento indiscutible de la dominación del capital sobre la producción social, sobre la base de las nuevas relaciones de este sistema, y alcanzó su apogeo con el aumento en los precios del petróleo en los años 70 y particularmente en los años de 1974-1975.

Pero la sección improductiva del capital del estado, es decir, la sección lo cual sirve para facilitar la circulación de mercancías y la realización de sus valores, se convierte, antes que nada, en el eje del sistema bancario y el sistema crediticio en el país y la "anexión" de capitales privados en el mercado interno al capital monopolista (a través del sistema bancario). Antes de tratar con este punto, es necesario dar alguna explicación sobre el concepto de la "improductividad". Desde el punto de vista de la producción capitalista, es decir, el concepto como se entiende en la crítica marxista de este sistema, la categoría de trabajo improductivo (o el capital improductivo que emplea este "trabajo") se considera improductivo desde el punto de vista de la plusvalía, y no en el sentido de improductivo en cuanto a valor de uso o "calidad". Contrariamente a los puntos de vista casi fisiocráticos de los camaradas de Rah-e-Kargar, no solo el trabajo improductivo no es, desde el punto de vista de la producción capitalista, superfluo, "destructivo", etc. , sino que es la condición necesaria para la explotación de la fuerza de trabajo productiva y la producción de plusvalía en el capital social total. ("El fascismo: pesadilla o realidad" abunda en tales desviaciones: "Una gran parte de los ingresos del petróleo no solo se desperdicia en los sectores improductivos de la economía, sino que también ayuda a arruinar su sector productivo . . . El ingreso petrolero en lugar de colocarse al servicio de la modernización de la economía productiva de Irán (¡¿bajo qué relaciones ?!), se ha utilizado para inflar el sector improductivo. Antes de ser productores de cualquier valor, estos [sectores improductivos] son los consumidores de valor; la purga del sector de servicios a través de la disolución de la economía improductiva causará una gran explosión", No. 1, p. 17). El capital improductivo es un capital que se pone en marcha en la esfera de la circulación de mercancías y la realización de su valor (y no en su producción). El capital improductivo es tanto una condición necesaria para la existencia de la producción capitalista como la esfera de circulación es la parte integral del proceso de reproducción del capital. La circulación de mercancías y la realización de su valor requieren para el capital social total el gasto de una parte del trabajo social (como encarnado en los medios de trabajo y también en el trabajo vivo), y es natural que cuanto más trabajo ese capital aprieta de los trabajadores asalariados en esta esfera, más ha reducido los costos. En otras palabras, el capital improductivo también obtiene el plus-trabajo de los trabajadores (excedente al trabajo que se ha utilizado para la producción de sus medios de subsistencia), pero el resultado de este trabajo, en el capital social total, no es la producción de plusvalor, pero la economización en el gasto de la plusvalía. El ejemplo de Marx sobre esto es muy revelador.

La quema de carbón y la producción de energía térmica en sí implica, antes que nada, el gasto de una cantidad definida de energía térmica para convertir el carbón del estado sólido al estado líquido, y esta es la condición necesaria para quemar el carbón. La circulación de las mercancías también es la condición necesaria e innegable para la producción capitalista. La transformación del valor de capital de la forma de mercancía a la forma de dinero y viceversa es la condición necesaria para el inicio y la repetición del proceso de trabajo en la producción y reproducción de este sistema. El papel de los capitales que devengan intereses y de los mercaderes en la circulación y la realización del valor de las mercancías en el mercado es, desde el punto de vista del sistema capitalista, una necesidad innegable. Para plantear la cuestión de "disolver" las actividades improductivas en el sistema capitalista (ya sea "dependiente" o no dependiente), antes de evocar en la mente la perspectiva de una "explosión social", ofrece una evidencia preocupante de la supervivencia de las teorías burguesas "oxidadas" en nuestro movimiento comunista. En ausencia de trabajo improductivo en el sistema capitalista, básicamente no puede hablarse de sociedad (cuyo pilar esencial es la reproducción de la existencia económica dentro del marco de relaciones definidas) y mucho menos de su "explosión".

Pero, en cualquier caso, la improductividad de los capitales que devengan intereses y de los mercaderes (y también las compañías de seguros y otros servicios) no significa que estos capitales no obtengan ganancias, sino que significa que su participación en la plusvalía total producida ha sido producido en el sector industrial (en el sentido general - en la producción de productos básicos). Además, desde el punto de vista de la escala de rentabilidad, las mismas leyes generales que se aplican a cada unidad de capital también son ciertas sobre estas capitales. Las ganancias e intereses del comerciante son las formas específicas que asume la participación de estos capitales en la plusvalía total. Naturalmente, cuanto más centralizados son los capitales improductivos y más mercancías; en proporción a su volumen, que circulan, con el uso mayor y más condensado de trabajadores asalariados, el más bajo será, en proporción, el gasto del capital social total en la esfera de la circulación y la realización y menos será la participación relativa de la ganancia mercantil y el interés bancario en la plusvalía total (la participación relativa del capital industrial aumentará). Por lo tanto, la ley general de centralización del capital, en el curso de la acumulación, también es cierta sobre estas capitales[13]. El papel determinante de los créditos estatales, o los créditos de los bancos privados que a su vez dependen ampliamente de los depósitos y créditos estatales y monopólicos, para satisfacer las necesidades de crédito de las diferentes capitales industriales y mercantiles en Irán es innegable. La sección improductiva del capital del estado se convierte en la base de la rápida acumulación de capital no-estatal para producir (y también circular) las mercancías para cuya producción depende el capital monopolista y el estado del cual depende de ello, así como tratar una gran reserva de fuerza de trabajo barata, también proporciona continuamente, y ha proporcionado, las condiciones de rentabilidad masiva, a través de la sección productiva del capital del estado (y los gastos del estado en general)[14]. El papel vital de los créditos estatales en la acumulación de capital en el mercado nacional, hoy en día, en condiciones en que la contracción de estos créditos está revelando sus efectos, está siendo vindicado más que nunca. (Después de la nacionalización de las industrias del país, y después de algunas revelaciones finalmente hechas, en beneficio del Sr. Mehdí Bazargán, sobre el estado financiero del país, quedó claro que la parte principal del capital de los propietarios de industrias no comprendía nada más que deudas con el estado). Pero el otro punto importante a este respecto es el papel que el sistema bancario en general - que tiene como base el capital monopolista extranjero y estatal - juega en la consolidación de la dominación del capital financiero imperialista sobre diferentes capitales - grandes y pequeñas - en el mercado interno. Los amplios créditos estatales, al mismo tiempo que facilitan la obtención de ganancias de los diferentes estratos de capital, actúan como una poderosa palanca en manos del capital imperialista en la determinación de las esferas específicas de producción, de su escala y magnitud, y, en el análisis final, en el control de los movimientos de los diferentes estratos de capital. El mismo hecho, lo cual en las condiciones normales de producción (las condiciones sin crisis), proporciona condiciones muy favorables para la obtención de beneficios de todos los estratos del capital, bajo la tutela del capital monopolista, coloca el capital monopolista, en condiciones de crisis y de agudizar la competencia entre los diferentes estratos del capital, en una posición mucho más poderosa. La dependencia interna e intrínseca de todos los estratos del capital en Irán en la operación del imperialismo, se expresa específicamente en la dependencia de los diferentes estratos del capital y sus movimientos y acumulación en el sistema bancario dominado por el capital monopólico.

Al final de estas explicaciones entre paréntesis, también debemos señalar algo acerca de los gastos "no-económicos" del estado. La dominación económica del capital y el imperialismo sobre el trabajo requiere el mantenimiento del dominio político de la burguesía sobre el proletariado. La provisión de esta dominación implica a su vez el gasto de cantidades sustanciales de los valores producidos en la sociedad para la "producción y reproducción" de la superestructura político-ideológica del dominiodel capital imperialista. Los gastos del ejército, la burocracia, los diversos creadores y propagandistas de la ideología gobernante, y sus diversas formas y alternativas, que vienen en ayuda de la burguesía en el último momento, etc. , hacen necesario incurrir en una gran cantidad de gastos cuyo capital, en virtud de su naturaleza, hace todo lo posible por reunirse lo más barato posible. Pero un punto es claro. Desde el punto de vista del capital, estos gastos son necesarios. Lamentarse acerca de por qué este o ese estado burgués "despilfarra" su dinero de esta manera y por qué no, en lugar de estas medidas "destructivas", convertir el dinero en capital y extraer más trabajo y plusvalor de la clase trabajadora, es vergonzoso para un comunista. Escribir que "la burguesía monopolista dependiente nunca hizo suficientes intentos radicales para organizar la explotación de la fuerza de trabajo de los trabajadores iraníes" y, ocupado en el saqueo, lo dejó para el "mañana pausado", o que "la burguesía liberal quiere convertir los ingresos petroleros ilimitados en el 'capital' y establecer la sociedad capitalista 'feliz' en Irán y darse la vuelta en la riqueza y la opulencia de esta sociedad 'feliz', mientras que en el régimen del Sah se utilizaron los ingresos petroleros, como una plaga negra, para la desintegración de la sociedad iraní", etc. , es volverse más católico que el Papa para el capitalismo y la burguesía. El capital conoce sus intereses y no necesita consultar con los niños románticos que todavía, en la época del imperialismo, "se dan la vuelta" en los "dulces cuentos" de la revolución industrial. El capitalismo no puede ser criticado desde una posición burguesa y con una causa burguesa.

Para explotar, el capital tiene que producir, tiene que transformar el dinero en capital, y el arma de la crítica del proletariado ha estado dirigida a esta misma explotación (y no a su ausencia o insuficiencia). El "aparato estatal inflado" y la "extensión de los servicios improductivos" significan dos cosas: en primer lugar, que el "capital productivo" está explotando tanto, ha "organizado la explotación" tan sólidamente, que también está pagando generosamente a sus asociados improductivos, agentes y funcionarios; y, en segundo lugar, y por la misma razón, el proletariado iraní se ha enfurecido tanto con esta supresión continua que el imperialismo necesita hacer gastos aún más improductivos para dominar al proletariado. Y hemos visto cómo incluso lo que se había gastado hasta ahora para el aparato de represión "improductivo" (a pesar del hecho de que a la vista de los camaradas de "Rah-e-Kargar" podría haberse "resuelto" aún más barato) no ha sido suficiente para prevenir la revolución, el levantamiento y la lucha violenta de los trabajadores iraníes. Esto ha sido entendido por Mehdí Bazargán y se ha lavado las manos del ideal de darse la vuelta en la "sociedad feliz" lo cual los camaradas de Rah-e-Kargar le atribuyen a él y los gustos de él; y estos camaradas no lo han entendido y aún mantienen este ideal utópico de la burguesía liberal de Irán en nombre del "análisis marxista".

Pero por lo que hemos dicho, no debe de ninguna manera inferirse que el sistema capitalista en Irán (o cualquier sistema capitalista en el mundo) exista en todo momento en su estado más eficiente, desde el punto de vista de las necesidades de la acumulación de capital. Las contradicciones internas del sistema capitalista, dejando de lado su operación interna y profunda lo cual lleva al colapso final del sistema, también dan lugar, en el movimiento diario de este sistema, a diferentes defectos, esquinas cerradas y rupturas en el proceso de producción y reproducción, y también [conduce] a la incompatibilidad de las diferentes políticas con los requisitos del proceso de acumulación, etc. Desde el punto de vista de la burguesía, la economía siempre puede "ser mejor" de lo que es, y es por esta razón que un inmenso ejército de diferentes expertos, asesores y economistas, con diferentes puntos de vista, son entrenados dentro de la sociedad y "alimentados" con una parte de la plusvalía producida. Las opiniones cuales en cualquier período definido dominan sobre las políticas económicas de la burguesía, opiniones sobre cuya base la burguesía organiza los detalles de la explotación en cada coyuntura, no son necesariamente la visión más previsora y más efectiva y menos contradictoria y menos costosa de todas. Nuestra intención no es entrar en la discusión sobre cómo se determinan las ideas burguesas dominantes, y al respecto nos contentamos simplemente con lo siguiente de Marx:

“La división del trabajo…. se manifiesta también en el seno de la clase dominante como división del trabajo espiritual y material, de tal modo que una parte de esta clase se revela como la que da sus pensadores (los ideólogos conceptivos activos de dicha clase, que hacen del crear la ilusión de esta clase acerca de sí mismo su rama de alimentación fundamental), mientras que los demás adoptan ante estas ideas e ilusiones una actitud más bien pasiva y receptiva, ya que son en realidad los miembros activos de esta clase y disponen de poco tiempo para formarse ilusiones e ideas acerca de sí mismos. Puede incluso ocurrir que, en el seno de esta clase, el desdoblamiento a que nos referimos llegue a desarrollarse en términos de cierta hostilidad y de cierto encono entre ambas partes, pero esta hostilidad desaparece por sí misma tan pronto como surge cualquier colisión práctica susceptible de poner en peligro a la clase misma, ocasión en que desaparece…” (La ideología alemana)

Por lo tanto, una cosa no debe ponerse en duda. La propia burguesía entrena a sus pensadores y paga sus gastos. La burguesía relativamente joven de Irán disfruta, gracias a la dominación del capital monopolista y del imperialismo, de los economistas y pensadores más experimentados que ella ha entrenado a mano, y ninguno de estos pensadores, ya sean enviados por el Banco Mundial o graduados de la escuela de economía de Towhidee[15], intenta "destruir" o "desintegrar" el sistema de producción lo cual forma la base de su regla de clase; y la cuestión de "la organización radical de la explotación" puede dejarse con "una mente en reposo" a manos de estos mismos señores, sin desviar a los marxistas de la tarea que se han propuesto, la tarea de organización de una revolución lo cual "va a poner en peligro la vida de toda la burguesía".

En resumen: el papel mediador del Estado burgués en el curso de la exportación de capital imperialista a Irán no solo no reduce en una palabra la naturaleza de este proceso, es decir, la exportación de capital, y el papel del capital monopolista en la creación de las condiciones para la obtención de ganancias del capital social total y también en la producción de la masa total de la plusvalía que se distribuye entre los diferentes estratos de capital, pero imparte una importancia y un papel más determinantes a la posición del capital monopolista, precisamente a causa del estrecho vínculo que este capital obtiene, en el curso de la acumulación de capital en el mercado interno, con el capital del estado, y con el funcionamiento económico y político del estado en general. Indudablemente, Irán es una esfera para la exportación de capital. El sector petrolero no constituye, de ninguna manera, una economía cerrada, desconectado del trabajo doméstico y del mercado de mercancías, sino que es precisamente el principal canal para la entrada de capital monopólico al mercado interno y para la explotación de la fuerza de trabajo barata de la clase trabajadora iraní - la diferencia es que una sección principal del valor del capital se registra legalmente en el curso de la exportación como los ingresos del estado burgués de Irán, este agente local del imperialismo estadounidense. (Y cualquiera que sea la propiedad que esto no tenga para el imperialismo norteamericano, al menos tiene la ventaja de haber embellecido el rostro de los asuntos de acuerdo con los requisitos de "propaganda y agitación" de sus agentes "tresmundistas").

Volvamos a nuestra discusión principal. Dijimos que la producción de plusvalor en el mercado interno del país dominado se basa, desde el punto de vista de su tasa y masa, principalmente en el funcionamiento del capital monopólico (tanto en el mercado mundial como en el interno). Pero esta misma dominación del capital monopolista sobre la producción de plusvalor, especialmente en condiciones como Irán, donde también ejerce por completo la institución del estado, como instrumento y palanca política y económica, también proporciona en el análisis final las condiciones de su gobierno sobre el modo de distribución de la plusvalía entre las diferentes unidades y estratos de capital. Esta realidad surge, en primer lugar, de las leyes del movimiento del capital en la época de los monopolios. La operación de igualación de la tasa de ganancia depende de la capacidad y posibilidad del movimiento libre de los diferentes estratos de capital de una esfera a otra. La propiedad monopólica de los medios de producción en esferas definidas se convierte en una barrera práctica en el camino de la igualación de la tasa de ganancia. Anteriormente nos referimos a la "renta diferencial" como un ejemplo de plus-ganancia derivada de la propiedad monopólica de las condiciones objetivas de producción. Otro ejemplo es la existencia del monopolio en el uso de técnicas más avanzadas y más eficientes que a corto plazo (es decir, antes de la "difusión" de tales técnicas), da una mano más libre a los monopolios para dirigir una mayor parte de la plusvalía del capital social total en sus bolsillos. Pero debe enfatizarse el hecho de que, en primer lugar, la época de los monopolios de ninguna manera implica la desaparición de la competencia y la multiplicidad de capitales, sino que significa la disminución del número de competidores principales. El capitalismo, un sistema basado en la producción y el intercambio de valores, no puede existir en ausencia de la multiplicidad de capitales, y, en segundo lugar, con una mayor dependencia de los capitales pequeños y medianos de los monopolios (por ejemplo, el movimiento de los capitales mercantiles pequeñas y medianas en circulación de las mercancías producidas por los monopolios o los capitales industriales que se colocan junto a ellos, tales como reparaciones, producción y venta de accesorios, servicios técnicos, etc.), tales capitales también llegan a disfrutar de condiciones más favorables para la obtención de ganancias y acumulación, como resultado de la operación de los monopolios particulares de los cuales se han vuelto dependientes.

Por otro lado, los monopolios juegan un papel muy efectivo en la determinación de las políticas financieras y monetarias del estado (los impuestos y gastos del estado, las aduanas, la asignación de créditos, etc.) y hacen uso de estas políticas como palancas para determinar los parámetros de las relaciones de los diferentes estratos de capital en el mercado interno, para su propio beneficio. Pero este hecho siempre debe tenerse en cuenta que la competencia de los diferentes estratos del capital está subordinada a la unidad de intereses de estos estratos en el marco del movimiento del capital social total y simplemente transfiere las leyes internas de movimiento del capital social total a las diferentes unidades y estratos de capital. Las condiciones de distribución de la plusvalía son una función de las condiciones de su producción. Las relaciones de los diferentes estratos de capital entre sí son una función de la relación del capital social total con el elemento del trabajo en la esfera de la producción. La competencia de los diferentes capitales es el sustrato para la aproximación de la rentabilidad de los diferentes capitales al nivel promedio de la tasa de ganancia en la producción social, mientras que la magnitud de este nivel promedio se determina independientemente de la competencia de acuerdo con el grado de la explotación de toda la clase trabajadora por el capital social total.

C. Las deducciones generales sobre el reflejo de la crisis mundial del imperialismo en el país capitalista dominado.

Vimos que el mercado interno del país dominado debe verse y percibirse solo como parte del mercado mundial del capital monopólico. Esta es la característica común del mercado interno de todos los países capitalistas en la época del imperialismo. Sin embargo, lo que le da una peculiaridad específica al mercado interno del país dominado es que desde el punto de vista del imperialismo estos países funcionan como las esferas de producción de súper-ganancias, cuyo pilar esencial es la producción y reproducción de fuerza de trabajo barata. Así, cuando en la época del imperialismo hablamos de la tendencia de la tasa de ganancia a caer, como una tendencia basada en el aumento de la composición orgánica del capital, tenemos en vista el marco del mercado mundial (y no el mercado interno de cada país) - con esta observación que debido a la intensa centralización del capital en los países metropolitanos, esta tendencia se manifiesta específicamente en el mercado interno de estos países y la exportación de capital desde el país metropolitano al país dominado se basa en esta realidad.

La crisis actual del capitalismo mundial comenzó, con el final del boom/auge de la Segunda Guerra Mundial posterior a la segunda mitad de la década de los 60 y principios de los 70, y ahora ha llegado a su cumbre. Los monopolios imperialistas tienen hoy, más de treinta años después del final de una guerra mundial lo cual proporcionó las bases para la repartición del mundo y la rápida extensión, exportación y acumulación de capital, una vez más llegó al punto de partida. La competencia entre los monopolios y estados imperialistas sobre la preservación y expansión de las esferas de la acumulación de capital y los mercados de venta de productos básicos se ha exacerbado intensamente y países como Italia y Gran Bretaña están al borde de la bancarrota. Las consignas de "imponer los aranceles proteccionistas", "defensa de la economía y la producción nacional" y el "consumo de productos nacionales" - en el contexto de una nueva escalada de las tendencias nacionalistas y fascistas dentro de la burguesía y la reaparición del social-chauvinismo bajo el nombre de "eurocomunismo" dentro del movimiento obrero de los países metropolitanos, una vez más están reverberando en estos países.

Sin duda esta crisis es en su totalidad el reflejo de la intensificación de las contradicciones intrínsecas del capitalismo en la época del imperialismo y específicamente el reflejo del funcionamiento de la ley de la tendencia de la tasa de ganancia a caer en el marco del mercado mundial. Las condiciones existentes del proceso de producción y explotación no pueden apagar la sed del capital monopolista para obtener más plusvalor, de lo cual es la condición necesaria para aumentar la productividad del trabajo en el curso de la reproducción, y así prevenir la tendencia de la tasa de ganancia a caer en el proceso de acumulación. El estancamiento, el desempleo extensivo, la inflación, la contracción de los créditos, etc. , son los signos y síntomas de la aparición alternativa y la intensificación de esta contradicción fundamental de la producción capitalista. Pero independientemente del hecho de que en cuales esferas particulares de producción o países el control de la crisis puede, principalmente y al principio, acercarse al cuello del capital monopolista, la salvación de este terreno fatal depende de una extensa reorganización en el nivel global - una reorganización en la relación mutua entre trabajo y capital, por un lado, y las relaciones mutuas entre los diferentes capitales, y particularmente los monopolios, por el otro. Así, la crisis mundial del imperialismo, la única forma que la crisis económica del capitalismo puede asumir en esta época, se convierte en la crisis de uno por uno de los países capitalistas del mundo. Con la "anexión" de los mercados nacionales de los diferentes países al mercado mundial y con el dominio del capital monopolista sobre uno por uno de estos mercados, el mercado interno de ningún país puede escapar a este destino. Por lo tanto, todos los síntomas de la crisis ocurren, en distintos grados, en todos los países capitalistas de la época actual, sin que la rentabilidad del capital se haya reducido realmente en el mercado interno de todos estos países, sin que la crisis necesariamente tenga raíces en las relaciones de producción existentes en el mercado interno.

Este punto es particularmente cierto sobre el mercado interno del país dominado. Como dijimos, incluso en las condiciones normales y sin crisis del capitalismo mundial, el mercado interno de tales países es el receptor de las consecuencias y síntomas de las intensas contradicciones en los países metropolitanos. La exportación de capital y la producción de súper-ganancias imperialistas en estos países surgen de la saturación del mercado interno de los países exportadores con el capital y para apretar la esfera de rentabilidad del capital. Por lo tanto, es natural que, en condiciones de crisis, la mayor parte de sus consecuencias y síntomas, y la pobreza, la miseria y la ruina que de ello se derivan, más que nunca, pesará mucho sobre los hombros de los trabajadores de estos países. Si el capital es mantener su rostro "respetable" en el mundo "civilizado" tanto como sea posible, necesariamente debe, ahora que el "negocio ha tenido dificultades", mostrar su naturaleza grosera más explícitamente en las regiones "muy remotas" de África, Asia y América Latina. Entonces, el país dominado se convierte en el objetivo de las devastadoras consecuencias y efectos de la crisis del imperialismo. La dominación del capital monopolista sobre la producción social en estos países asegura la transferencia rápida y sin obstáculos de la crisis mundial. No hay duda de que el mecanismo de esta transferencia difiere con respecto a las características del mercado interno de cada país, la posición que ocupa en el marco del mercado mundial, la división particular del trabajo que este país ha asumido en relación con las necesidades del capital monopolista, el modo de su dependencia de los capitales monopólicosdefinidos, etc. Las fluctuaciones de los precios en el ámbito del comercio exterior, las políticas, los planes y los movimientos del capital monopolista en el mercado interno, el funcionamiento del estado dependiente, etc. , cada uno puede, dependiendo del modo de dominación del capital monopolista sobre la economía del cada país dominado adquiere importancia, en diversos grados, para [determinar] la forma de la transferencia de la crisis al mercado interno y la imposición del peso de sus efectos y consecuencias sobre los hombros de los obreros y los trabajadores de todos los países. En el caso de Irán, con respecto a la breve evaluación que hemos dado, el papel de la industria petrolera y, por lo tanto, el funcionamiento del sector estatal, y también el comercio exterior, en particular las importaciones, son importantes. El punto que se debe considerar a este respecto es que, en el momento álgido de la crisis económica del capitalismo mundial, el mercado interno de Irán fue testigo, durante los años de 1974-1976, de un auge / boom temporal, pero sin precedentes. El punto esencial es que el origen de este auge en sí no fue otra cosa que la profundización de la crisis del imperialismo y la intensificación de la competencia entre los diferentes monopolios imperialistas; y el rápido aumento en el precio del petróleo actuó, desde el punto de vista de la competencia de los monopolios en el mercado mundial, como un alivio temporal a la ventaja del imperialismo estadounidense y la desventaja de Japón y Europa occidental; y desde el punto de vista del mercado interno de Irán, se convirtió en la base del aumento rápido y sin precedentes de la tasa de acumulación de capital. En otras palabras, el auge económico del mercado interno en Irán fue en estos años el reflejo, a la inversa, de la rápida transferencia de los efectos de la crisis (y en este caso los efectos de la intensificación de la competencia en el mercado mundial)[16]. Con la aceleración de la tasa de acumulación, concentración y centralización del capital, también aumenta la necesidad de más plusvalor para mantener la continuación del curso de la acumulación. Pero el período de "exención" del mercado interno iraní de la crisis económica del capitalismo mundial y sus consecuencias y efectos, llegó a su fin con el relativo estancamiento de los ingresos petroleros, y el sueño de la burguesía iraní para la acumulación más rápida y más rentable de capital se convirtió en un intento frenético de preservar el statu quo. Los créditos estatales se volvieron más limitados, muchos de los planes y proyectos industriales y de construcción estatales y privados permanecieron a medio terminado o fueron anulados; el estado dependiente de lo cual con el pretexto de la “ausencia de esferas para la absorción de capital dentro del país” se había comprometido, junto con otros Estados miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dependientes del imperialismo, a pagar, en nombre de América, las ayudas financieras sustanciales a países como Egipto y Gran Bretaña y había recurrido a comprar acciones de compañías monopólicas estadounidenses y europeas, o había acelerado el pago de los préstamos anteriores, ahora buscó refugio en los préstamos extranjeros, para cumplir con el déficit del presupuesto estatal y esta vez a un tipo de interés más alto que antes. El rápido aumento del precio de los productos importados, que en el período de auge se vio eclipsado por el aumento del precio del petróleo y no pudo poner obstáculos graves en la forma de una rápida acumulación de capital, reveló sus efectos sobre el costo de producción y rentabilidad de los diferentes capitales. Con el retraso de la tasa de acumulación, el mercado laboral disminuyó y el mercado de ventas de productos básicos se contrajo. La competencia entre los diferentes estratos de capital se intensificó y al enfrentar la crisis, la burguesía iraní, "de repente" se dio cuenta de los "errores" y la "incompetencia" del estado y de la existencia de corrupción y soborno en él y comenzó a "refunfuñar" y hablar de "reformas" y de expresar "descontento" - un gruñido de lo cual no tenía otra base que la demanda de la contracción de las actividades improductivas y "despilfarradoras" del estado y la liberación de más plusvalor para la acumulación de capital productivo. Con los retiros tácticos del Estado contra el sector privado, el liberalismo burgués, lo cual, particularmente después de la expropiación de los años 60, se desvaneció completamente de cualquier contenido material de clase política, cobró vida una vez más, y esta vez, a lo sumo meramente para el aprovechamiento de una revolución lo cual estaba a punto de intensificarse sobre la base de la crisis económica. Pero la burguesía estaba perdiendo la "unidad de palabra" precisamente en condiciones en las que el Estado burgués, dependiente del imperialismo, necesitaba la máxima homogeneidad interna para organizar el asalto al nivel de subsistencia de obreros y trabajadores y la supresión de su resistencia u ofensiva. Los gastos y expensas estatales "improductivos", en particular en los círculos administrativos, revelaban su necesidad más que nunca. Hoy, la observación de los intentos de la burguesía en la reconstrucción del arsenal imperial, el extenso y costoso aparato del SAVAK, el aparato de propaganda y los extensos sistemas de espionaje y vigilancia, y así sucesivamente, con la ayuda de Mostafá Chamrán, Mehdí Bazargán, Mohammad Beheshtí, Sadegh Ghotbzadeh y Dariush Forouhar, demuestra más que nunca la invalidez de las teorías liberales burguesas que despotricaron (y aún lo hacen) sobre el "despilfarro" de las riquezas "nacionales" en el momento del régimen "sin sabiduría" del mercenario Sha. Desde el punto de vista de la clase obrera iraní y su sabiduría "socialista" lo cual se ha materializado en el marxismo-leninismo, la mera existencia del capital, ya sea productiva o improductiva, "despilfarradora" o económica, corrupta o "inmaculada y espiritual", es una vergonzosa mancha en los anales de la humanidad, una mancha vergonzosa lo cual debe ser borrada por una lucha violenta, y esto ya ha comenzado. Desde el punto de vista de la burguesía y el imperialismo, y su "sabiduría" de obtención de ganancias y acumulación que conforma sus movimientos, el pago de los gastos del "aparato estatal inflado" hasta el último centavo del salario y prestaciones de los Sabetees, Oveisees, etc. , es una necesidad de clase histórica: la necesidad de preservar la regla de la clase y el sistema de producción que ha perdido su legitimidad histórica.

Por lo tanto, no solo todos los principales síntomas, consecuencias y efectos de la crisis del imperialismo mundial se manifestaron en el mercado interno de Irán y sus indicadores y relaciones económicas, sino que esta crisis adquirió tal profundidad y escala que proporcionó los preludios para la escalada de la revolución actual; y todo esto, repetimos, sin las condiciones para que la rentabilidad del capital se volviera inicialmente desfavorable debido al aumento de la composición orgánica del capital en el mercado interno de Irán.

Pero lo que intentamos hacer aquí, más allá del examen del modo de aparición y transferencia de la crisis mundial del imperialismo al mercado interno de Irán, como país capitalista dominado, es considerar brevemente el funcionamiento de esta crisis como una parte del mecanismo de alivio de las contradicciones intensificadas del imperialismo mundial y las peculiaridades y limitaciones del funcionamiento de este mecanismo en las condiciones específicas de dicho país. La comprensión de la impotencia de la burguesía iraní para evitar que la crisis económica se convierta en una crisis política, y ahora su incapacidad para aliviar esta crisis política radica en una comprensión correcta de estas "peculiaridades y limitaciones". En esta breve explicación, nos contentamos con breves comentarios sobre dos componentes principales de esta operación - componentes a los cuales nos referimos anteriormente - es decir, la purga interna del capital social total y el aumento de su productividad, por una parte, y el proceso directo de intensificación del grado de explotación de la clase trabajadora, por el otro.

¿Cuáles son estas peculiaridades y limitaciones?Teniendo en cuenta lo que dijimos antes, está claro en primer lugar que la operación de crisis en el mercado interno de un país como Irán, e incluso su completo éxito en purgar los estratos más débiles del capital e imponer nuevos niveles de pobreza y miseria a la clase trabajadora, no puede por sí solo resolver los problemas mundiales del imperialismo y eliminar su crisis mundial. Desde el punto de vista del imperialismo, la reorganización de la explotación es un fenómeno mundial y debe, si es para poner fin a su crisis general, tener lugar en el nivel del mercado mundial; ya que:

En primer lugar, la purga interna del capital en el mercado mundial, en la época de la dominación de los monopolios sobre la producción, requiere, antes que nada, la conclusión de las cuentas radicales de los monopolios mismos entre sí, la expulsión de algunos de los monopolios en beneficio de los más poderosos y la redivisión de las esferas de exportación y acumulación de capital y también de exportación de mercancías, a escala mundial. La mera quiebra de los capitales no-monopolistas en el mercado interno de este o aquel país y la centralización de la producción en manos de los monopolios cualesya dominan la producción social en estos países, no resuelve ninguno de los principales problemas mundiales del imperialismo, ni causa un alivio considerable en la intensidad de la competencia entre los propios monopolios.

En segundo lugar, con respecto a la intensificación del grado de explotación de la clase trabajadora mediante un ataque polivalente y multilateral a su nivel de subsistencia, también, el capital debe abrir un frente mundial contra los obreros y los trabajadores. Hemos dicho cómo la reproducción de la fuerza de trabajo barata en un país como Irán es un fenómeno mundial. El imperialismo no puede aliviar decisivamente su crisis general mediante la derrota exclusiva de los trabajadores iraníes, sin al mismo tiempo aumentar su presión sobre los obreros y trabajadores de los demás países del mundo, el grado de explotación de quién es directa e indirectamente, un factor determinante en la determinación de los detalles de la explotación de la clase trabajadora iraní. La victoria del imperialismo en un frente y su retirada o derrota en otro, en confrontación con obreros y trabajadores, deshace en una esfera lo que se hizo en otra, y no significará más que la continuación y la profundización de la crisis mundial del imperialismo. Pero no se sigue en absoluto que, por lo tanto, el imperialismo mundial no lucha por la victoria en frentes individuales y soporta su crisis de agonía hasta que “se encuentre” una solución mundial para ello. Todo lo contrario; el imperialismo planifica su política mundial contra la clase obrera precisamente sobre el aislamiento de estos frentes y su separación unos de otros, sobre la supresión de los movimientos obreros y antiimperialistas en uno a uno de estos frentes, sobre la organización de la explotación en el mercado interno de uno por uno de los países; y en este sentido, no deja de magnificar las más mínimas diferencias étnicas, raciales, nacionales y culturales entre los trabajadores del mundo. Por otro lado, así como la intensificación de la crisis entre los diferentes estratos de capitales en un país no es de ninguna manera, desde el punto de vista de las diferentes capitales, eclipsan la lucha única del capital contra la clase trabajadora, entonces los monopolios imperialistas, lo cual en el período de crisis se enfrentan a una competencia mortal entre sí, corren en defensa de los intereses del capitalismo mundial, con un abrazo abierto y sin vacilaciones, y por supuesto, cada uno con la esperanza de tomar el lugar del rival, donde las luchas socialistas y antiimperialistas de obreros y trabajadores del mundo han cuestionado el mismo dominio del capital, independientemente de cuál monopolio o estado imperialista tenga el cuello bajo la espada de los movimientos revolucionarios.

Por otro lado, el carácter mundial de la crisis significa que la "conclusión" del proceso de purga interna del capital en un país definido e incluso la supresión decisiva del movimiento comunista y obrero en él, no libera automáticamente el mercado interno de ese país desde las garras de la crisis y traiga consigo un período de auge duradero. Aunque las condiciones de obtención de gananciasen el mercado interno se han promovido potencialmente, pero desde el punto de vista del capital monopolista, del cual solo una parte está activa en el mercado interno de cada país, el logro de estas condiciones no es suficiente en sí mismo, y no alivia la sed y la necesidad de los monopolios para obtener más plusvalía, incluso en el marco del mercado interno de un país determinado. Por lo tanto, el capital social total, lo cual está bajo el dominio del capital monopólico y está subordinado a sus necesidades de acumulación, no pierde su carácter de crisis, y los síntomas y efectos de la crisis mundial en cualquier caso permanecen en el mercado interno del país. Al intensificar la explotación, el capital obtiene mayores facilidades productivas y se crean las condiciones rentables de empleo y explotación de más trabajadores. Pero las condiciones mundiales (el mercado de ventas, el precio de los medios de producción, las limitaciones de los créditos internacionales, etc. ) no justifican una mayor producción y un empleo más extenso. El costo de producción, a pesar de la centralización de la producción y la apertura de las bases para la acumulación de capital en el mercado interno, no disminuye considerablemente ya que los precios de los productos importados aumentan diariamente. Desde el punto de vista de los diferentes estratos de capital en el mercado interno, y particularmente en las pequeñas y medianas capitales, la competencia no se alivia, ya que, sobre todo, la necesidad del capital monopolizado de tener cada vez más plusvalía y, como resultado, su esfuerzo en la esfera de competencia, no se ha aliviado, etc.

Lo que hemos dicho es particularmente cierto en el mercado interno del país dominado lo cual funciona como la esfera de producción de súper-ganancias imperialistas. La purga interna de los diferentes estratos de capital en dicho mercado, de ninguna manera juega un papel determinante en el aumento de la productividad y la rentabilidad del capital social total, ya que el mercado interno de estos países ya funciona de manera particular bajo la dominación y al servicio de la acumulación de capital monopólico; y los capitales pequeñas y medianas desempeñan un papel menos importante en la obtención de ganancias del capital social total. Además, y especialmente en las condiciones de Irán, estas capitales se han puesto en movimiento principalmente en esferas y ramas, cuya entrada, teniendo en cuenta la pequeña escala de la producción y la tecnología que le corresponde, no será rentable para el capital monopolista (mientras que para los capitales pequeños es rentable). Por otra parte, la apropiación de los medios de producción de capitales pequeños y medianos en estas ramas, especialmente en condiciones de crisis donde la centralización del capital debe ser atendida por una centralización de la producción cada vez mayor, mediante el uso de técnicas más avanzadas y con ello el aumento de productividad, no puede incluirse en la agenda del capital monopolista en una escala extensiva. Además, como señalamos anteriormente, una gran parte de los capitales pequeñas y medianas se mueven y acumulan en la circulación y realización de las mercancías producidas por los propios monopolios y / o en el suministro de servicios suplementarios técnicos y marginales, lo cual a su vez también requiere la producción de ciertas mercancías suplementarios, y la quiebra de estas capitales no ocupa, en general, un lugar en la política de capital monopolista en el ámbito de la competencia (talleres de reparaciones, de instalación y de servicios técnicos, los capitales mercantiles grandes y pequeñas activas en el comercio minorista, las pequeñas y medianas capitales del sector del transporte, los depósitos de mercancías, etc. , proporcionan ejemplos de esta "coexistencia pacífica" entre el capital monopolista y los capitales no-monopolísticas). Por supuesto, no se sigue de ninguna manera que el capital monopolista nunca ingrese a estas esferas, sino que el capital monopolista esté interesado en llevar a la bancarrota y apropiar tales capitales o apoderarse de sus mercados de ventas, solo cuando las condiciones necesarias para la centralización de la producción y el capital o la exportación de mercancías en estas esferas, con respecto al grado de disponibilidad de un mínimo de ciertas infraestructuras y servicios y la existencia de un mercado de ventas concentrado, se han proporcionado. Por lo tanto, la quiebra de los capitales pequeños también, en cada coyuntura y con respecto a las circunstancias, tiene extensiones y limitaciones definidas, y recae principalmente sobre los capitales lo cual compiten, no directamente con los monopolios sino con los capitales pequeños y medianos lo cual funcionan directamente junto a los monopolios.

El ejemplo manifiesto del proceso de centralización en el país dominado en condiciones de crisis es la política del régimen actual, por iniciativa de Abolhasán Banisadr, en la centralización del comercio exterior. Por sí misma, la centralización del comercio exterior y la exclusión de los capitales mediáticos pequeños y grandes es, desde el punto de vista del capital industrial en Irán, un paso hacia la reducción de los costos de circulación y la canalización del dinero hacia la esfera de la producción y la explotación. Una medida que, en general, es favorecida por el capital industrial (suponiendo que no es "desconfiado" de la competencia del Estado en esta área, además, también se debe enfatizar que este movimiento requeriría, en primer lugar, el gasto de enormes sumas por parte del estado). Pero es claramente evidente que incluso el comercio exterior más centralizado no desplaza una carga pesada de la parte posterior del capital en el mercado interno en la esfera de la provisión de la plusvalía necesaria para satisfacer las necesidades del proceso de acumulación, ya que con respecto a la acumulación de capital en el mercado interno, el capital depende intensamente de la adquisición de la renta diferencial del sector petrolero y del funcionamiento del capital del estado sobre la base, en esferas y por los métodos mencionados anteriormente. La purga interna del capital social total a través de la operación de competencia y la centralización de la producción y el capital en manos del Estado (el curso más probable de la centralización del capital en Irán, considerando la posición y movimiento del sector estatal en la economía), no tendrá una influencia determinante en la masa de la plusvalía lo cual el estado debe poner en marcha al servicio de la acumulación de capital en el mercado interno, utilizando los métodos que mencionamos. El aumento considerable de los ingresos petroleros (considerando la necesidad más considerable de capital para la plusvalía luego de la aceleración de la tasa de acumulación en los años de 1974-1975) es la condición necesaria (pero no suficiente) para el movimiento de capital estatal en desempeñando su papel muy importante; y la magnitud de estos ingresos (y su aumento) está determinada principalmente no por la burguesía iraní sino por el mercado mundial y las necesidades específicas de los capitales monopólicos y sus relaciones mutuas.

Por lo tanto, en su nivel más general, la crisis mundial del imperialismo y su reflejo concreto en el mercado interno de un país dominado como Irán, hacen que el capital y la burguesía sean impotentes en la reorganización de la obtención de ganancias (a través de la purga interna). Pero esta impotencia se revela más claramente donde la burguesía coloca la disminución del nivel de subsistencia de obreros y trabajadores en su agenda[17]. Aquí, entonces, no estamos hablando simplemente de la impotencia de la burguesía para una "limpieza de la casa" efectiva pero aún pacífica. Aquí, ya no es para la burguesía una cuestión de fracaso en un movimiento económico, sino de derrota en una esfera política. Los obreros y los trabajadores del país dominado, en virtud de la naturaleza del capitalismo de la época del imperialismo y su operación en el país dominado, disfrutan, incluso en condiciones de producción normales y sin crisis, el nivel de vida más bajo posible, colocan su fuerza de trabajo al servicio del capital al precio más bajo posible y se explotan de la manera más salvaje posible. Cualquier asalto extenso al nivel de subsistencia de los trabajadores y la imposición de nuevos niveles de pobreza y miseria sobre ellos, es para la burguesía equivalente a llamar a los obreros y trabajadores a una guerra de vida o muerte, una guerra en el cual las masas trabajadoras tienen en el verdadero sentido de la palabra nada que perder excepto sus cadenas. Así, las luchas “económicas” de los trabajadores y trabajadores del país capitalista dominado, lo cual en el apogeo del boom / auge imperialista se enfrentan a la represión incesante y continua de la dictadura desnuda de la burguesía y del imperialismo, adquieren las dimensiones revolucionarias en condiciones de crisis. La burguesía, en el contexto de la crisis mundial del imperialismo, niega abiertamente el derecho a la existencia de las vastas masas de obreros y trabajadores en el país dominado, y los obreros y los trabajadores también que de todos modos no tienen espacio para retirarse, inevitablemente cuestionan el mismo dominio de la burguesía. La crisis mundial del imperialismo se convierte en el embrión del surgimiento de condiciones revolucionarias, pero este embrión, precisamente por la existencia de diferentes condiciones en los países metropolitanos y dominados, se desarrolla principalmente en el país dominado. Las primeras chispas de la revolución socialista del proletariado mundial contra el capital y el capitalismo en su etapa más alta incendian la revolución democrática y antiimperialista en el país dominado. Una revolución de lo cual desde este punto de vista es una parte integral de la revolución socialista mundial, aunque debido a su aislamiento, debido a la limitación de su fuerza a la fuerza de las masas trabajadoras del país dominado, debido a la falta de las condiciones subjetivas necesarias entre los proletariados de estos países, por un lado, y la existencia de grandes masas laboriosas y no-proletarias revolucionarias, por el otro (todos los cuales son el resultado de la dominación del imperialismo sobre la economía y la política de estos países), inevitablemente toma forma y se expande, en primera instancia, dentro del marco de una revolución democrática.

La revolución actual de Irán es una revolución. El capital monopolista y la burguesía en Irán hasta ahora han sido abiertamente derrotados en su asalto a la clase obrera y otros trabajadores y han sido expulsados de muchos baluartes. Desde el punto de vista de la burguesía, la cuestión de la crisis se ha convertido en la "cuestión" de la revolución y la supresión de la revolución - y, en la medida de lo posible, en nombre de la "revolución" - constituye su primer paso en la imposición de la pobreza y la indigencia sin precedentes en las masas trabajadoras de Irán. Esta es la esencia y el contenido del movimiento de cualquier gobierno burgués o pequeñoburgués que se esfuerce por preservar o revivir el dominio del capital en el país, independientemente de en cuales formas y marcos político-ideológicos, y con la ayuda de cuales elementos y fuerzas de clase política y mediante las cuales se aplican tácticas, maniobras y representaciones teatrales, este gobierno persigue su política anti-obrero al servicio del imperialismo. Esta es una verdad que la comprensión de la naturaleza mundial de la presente crisis económica del imperialismo y su reflejo en el mercado interno de Irán nos enseña. Esta es una verdad lo cual los comunistas deben tomar entre los obreros y los trabajadores en la arena de la lucha de clases y hacer una propaganda resuelta como cualquier otra verdad de clase política explícitamente y sin ninguna ocultación o "consideraciones tácticas y de fases".

La importancia de la evaluación marxista de la crisis económica de la burguesía iraní (cuales hemos tratado brevemente en este suplemento simplemente dentro de los límites de nuestros medios y habilidades en las condiciones actuales), no es que podamos exponer mejor la "Cruzada de la Construcción", la "Fundación de la Vivienda" y los "altos precios", etc. , o que podemos atrapar con las manos en la masa a personas como Ostaad Reza Isfahani[18] y sus planes económicos; que compitamos con la burguesía por la planificación económica, o que organizamos las luchas sindicalistas y defensivas de los trabajadores sobre una base teórica más enriquecida. De ningún modo. Algunos de estos no son básicamente nuestra tarea y otros serán el resultado posterior y secundario de nuestra comprensión más rica de la crisis. Para los comunistas, la comprensión de las dimensiones mundiales de la crisis económica del imperialismo, la comprensión de la impotencia de la burguesía iraní para resolver o aliviar la crisis de una manera pacífica dentro de los límites del mercado interno de Irán, la comprensión del hecho de que la burguesía iraní en la época del imperialismo debe buscar su existencia y supervivencia bajo todas las condiciones en conexión con el capital imperialista e inevitablemente comparten en su crisis mundial al núcleo, la comprensión de la posición del proletariado iraní, como una parte particular del proletariado mundial en el contexto de esta crisis, y finalmente la comprensión del contenido de las luchas actuales de los obreros y trabajadores del país contra la pobreza y la miseria que la burguesía y el imperialismo han puesto en una emboscada para ellos, lleva lecciones muy importantes. Sobre todo, los comunistas aprenden que el proletariado iraní ahora está cargando la bandera de la gran revolución del proletariado mundial contra el imperialismo, es decir, el capitalismo en su etapa más alta; una revolución cuyo triunfo final y decisivo conducirá a nada menos que al socialismo, aunque hoy el "socialismo" no ha sido claramente impresionado en la bandera de nuestra revolución o en la mente de grandes masas de trabajadores revolucionarios. Los comunistas aprenden que mucho más que la moribunda burguesía ellos mismos necesitan una "limpieza de la casa" fundamental. Una "limpieza de la casa" de todos esos puntos de vista y corrientes que esperan "reformar" el capitalismo en Irán y nacionalizarlo y democratizarlo; desde todos esos puntos de vista y corrientes cuales desde un punto de vista populista separan la lucha antiimperialista de la lucha contra la burguesía y el capital y el gobierno lo cual defiende sus intereses; de todos esos puntos de vista y corrientes cuál en lugar de propagar el socialismo entre la clase obrera y así entrenar a esa vanguardia revolucionaria proletaria lo cual puede obtener el liderazgo de la revolución democrática y sonar en su arena la trompeta de la movilización para el socialismo, propagar el oportunismo, las maniobras políticas y "confianza" en las impurezas "democráticas y antiimperialistas" de la clase dominante y del gobierno; y finalmente una "limpieza de la casa" de todos los puntos de vista y corrientes lo cual al imponer su mentalidad restringida y nacionalista a la clase trabajadora iraní le impiden ejecutar el papel lo cual la historia le ha asignado, un papel lo cual solo podrá desempeñar al ser entrenado en la escuela del socialismo y del internacionalismo.

Es desde este punto de vista que insistimos en la importancia de una actitud marxista sobre la crisis económica actual y las luchas de los obreros y los trabajadores en su contexto. La importancia de esta arena para los comunistas no se debe a que se deben defender las condiciones vivientes de las masas trabajadoras (lo cual siempre se debe hacer), ni porque no se debe permitir que la clase dominante se consolide (lo cual nunca se debe hacer), sino porque, desde el aspecto objetivo, esta arena específica de lucha, directamente, aunque de manera elemental, se convierte en el embrión del despertar del proletariado iraní a sus tareas históricas y prepara los terrenos de la mejor manera posible para la difusión del socialismo y para la agitación política entre las grandes masas de trabajadores y también para el comienzo de una lucha constante e implacable contra todas las desviaciones del movimiento comunista y por lo tanto la consolidación indiscutible del leninismo en este movimiento.


Mansoor Hekmat




Notas

[1] El fenómeno de la inflación, a pesar de la disminución continua del valor de los productos básicos, puede explicarse examinando el papel de los créditos y gastos estatales.

[2] Ver el número 1 de la presente serie de traducción -Ed.

[3] En esta coyuntura, teniendo en cuenta nuestro conocimiento inadecuado del proceso de expropiación en muchos de los países capitalistas dependientes, no consideramos que este veredicto general sea general para todas estas sociedades.

[4] Nos referimos aquí a algunas de las peculiaridades objetivas, históricas e irrefutables del desarrollo del capitalismo en Irán. Quizás los dolores de corazón de los partidarios de la "burguesía nacional" y del "capitalismo clásico e independiente de Irán" se hayan reavivado. Pero indudablemente están solos en este remordimiento y lamentación. La burguesía de Irán, que se ha cansado de lograr esta expropiación durante más de 50 años, y de repente lo ha descubierto realizado durante 5 años (1963-68), está muy satisfecha con el carácter imperialista de este proceso y ha exhibido bien su satisfacción por la inflación de su billetera y cuenta bancaria durante los últimos diez años. Tampoco hace ninguna diferencia en absoluto, desde el punto de vista del proletariado iraní, cómo ha nacido, quién ha sido su comadrona histórica, cuál de sus hermanos y hermanas en el mundo se han esforzado para producir el pan que come o donde se han producido los instrumentos que lo emplean al servicio del capital. Lo que es importante para él es el hecho de que se ha puesto de pie, al lado de los otros trabajadores revolucionarios del mundo, para la destrucción de todo el sistema burgués, ya sea "nacional o no-nacional" y con el pasar de cada día encuentra en sí mismo, más que nunca, la fortaleza para cumplir esta misión histórica.

[5] Para un ejemplo sorprendente de la confusión entre las leyes contemporáneas del movimiento del capitalismo y las condiciones históricas de su surgimiento, refiérase a "Fascismo: ¿pesadilla o realidad?" Parte uno, "Rah-e-Kargar" [Camino Obrero -Ed. ]. En lugar de explicar las leyes de movimiento de la sociedad capitalista dependiente de Irán en las condiciones específicas actuales, los camaradas de Rah-e-Kargar sustituyen la forma en que históricamente surgen estas condiciones (división histórica del trabajo, destrucción de la agricultura y falta del desarrollo "equitativo" de los sectores productivos en el mercado interno, etc.) y teorizan esta perspectiva desviacionista de esta manera: “El capitalismo dependiente es el resultado de una división del trabajo impuesta a nivel internacional. En este sentido, la consideración del hecho de que, por lo general, en los países dominados, la dependencia, desde el punto de vista del tiempo, precede al capitalismo, tiene una importancia decisiva”. (nuestro énfasis). Si bien, lo que no es en absoluto decisivo es, de hecho, el aspecto mismo de la dependencia lo cual precede al capitalismo desde el punto de vista del tiempo. De este modo, mediante la exageración de las peculiaridades del proceso histórico del surgimiento del capitalismo dependiente, los compañeros de Rah-e-Kargar fracasan inevitablemente a analizar la dependencia, donde esta dependencia no solo no prevalece sobre el capitalismo, sino que es el producto de su reproducción diaria, y en la práctica, una vez más alimenta a nuestro movimiento comunista la misma visión "técnica" de la dependencia (en el cual no hay mención de las leyes, el modo de producción capitalista y cuyos constituyentes enumeramos y analizamos en el "Mito de la burguesía nacional y progresiva" como la interpretación burguesa de la cuestión de la dependencia), habiendo inyectado en el texto algunos términos marxistas como "reproducción en una escala extendida", "acumulación", etc. , y esto en condiciones en las que nuestro movimiento comunista se ha visto obligado a pensar sobre su noción de capitalismo dependiente, sin duda no debido al "mito" de la burguesía "nacional", pero debido a la clara y sencillo revelación de su falsedad y su orientación abierta contra la revolución.

[6] "Las economías desequilibradas de los capitalismos dependientes, no permiten que la democracia burguesa se afirme, en sí misma en estos países como una institución establecida" - El artículo mencionado anteriormente por Rah-e-Kargar, p. 19 (Nuestro énfasis).

[7] "El mito de la burguesía nacional y progresiva (1), prefacio e introducción", Sahand, mayo de 1979. [Ver ejemplar no. 5 de la serie de traducción -Ed.]

[8] "La ganancia promedio es la concepción básica, la concepción de que los capitales de igual magnitud deben producir ganancias iguales en períodos de tiempo iguales. Esto, una vez más, se basa en la concepción de que el capital en cada esfera de producción debe compartir a prorrata su magnitud en la plusvalía total exprimida de los trabajadores por el capital social total; o, que cada capital individual debe ser considerado simplemente como una parte del capital social total, y cada capitalista en realidad como un accionista en la empresa social total, cada uno compartiendo el ganancia total en proporción a la magnitud de su participación de capital." (Marx, Capital Vol. 3, p. 209) bajo “Naturaleza de la ley”

[9] "Rah-e-Kargar" está a punto de convertirse en el principal protagonista de esta perspectiva burguesa en nuestro movimiento comunista: "Sin embargo, dado que la explotación y el saqueo de los recursos petroleros ha sido la razón principal del interés del imperialismo en este país, nuestra gente no sentía tan palpablemente la presencia de saqueadores alienígenas en el contexto de sus vidas…. Si en otras regiones, el imperialismo se ve obligado a aumentar la productividad del trabajo en una dirección particular, para una mejor organización del saqueo y la explotación, no tuvo tal compulsión en nuestro país” (¿pesadilla o realidad ? , primer folleto, página 13, nuestro énfasis). O, aún más claro: "La burguesía monopolista nunca hizo suficientes intentos radicales para organizar la explotación de la fuerza de trabajo de los trabajadores iraníes (¡ay!), pero estaba tan ocupado con el saqueo y el pillaje de las riquezas nacionales de esta tierra, que había dejado la organización radical de la explotación para el 'mañana pausado'." (Segundo folleto, p. 6) En vista de los camaradas "Rah-e-Kargar", el contenido económico del imperialismo en nuestro país no es la producción de súper-ganancias imperialistas sobre la base de la feroz explotación de los trabajadores iraníes, sino del "saqueo de los recursos petroleros" y "las riquezas nacionales". En otras palabras, ¡se nos ha prescindido de la teoría del imperialismo de Lenin, ya que el capitalismo "ha ido más allá" de la época del imperialismo y regresó a la época de los "descubrimientos" de Cristóbal Colón y Fernando de Magallanes! Entonces, (como una deducción política justificada) ¡¿¡se dirige hacia la nacionalización de la industria petrolera y la "organización radical de la explotación" en el mercado interno!?!

[10] Para la definición teórica y explicación de la categoría de la "renta diferencial", consulte "Capital" Vol. 3, capítulos 38-43.

[11] Los cambios formales y legales en las relaciones entre el estado iraní y las compañías extractoras de petróleo no alteran la naturaleza y el origen de estos ingresos.

[12] "La exportación de capital es posible gracias a que varios países atrasados ya se han visto atraídos por las relaciones capitalistas mundiales; los principales ferrocarriles se han construido o se están construyendo en esos países, se han creado condiciones elementales para el desarrollo industrial, etc." Lenin, el imperialismo, la etapa más alta del capitalismo. Nuestro énfasis

[13] Sobre el trabajo productivo e improductivo se refieren al capital Tomo. 2, los capítulos de "El tiempo de la circulación" y "Los costos de la circulación"; ver también "Teorías de la plusvalía" (el Cuarto Volumen de Capital), primer libro, capítulo 4, "Teorías del trabajo productivo e improductivo" y también el apéndice, "La productividad del capital, trabajo productivo e improductivo" (lamentablemente esto el libro no ha sido traducido al persa). Sobre la reproducción y circulación del capital social total se refieren a Capital Tomo. 2, parte 3, bajo el mismo título. Sobre la operación, el rol y las leyes de movimiento de capitales mercantiles y que devengan intereses, véase Capital Tomo. 3, capítulos 4 y 5.

[14] El crédito juega un papel muy importante en la producción capitalista (y también en profundizar y agravar las contradicciones internas de este último). La facilitación del proceso de igualación de la tasa de ganancia, la reducción del costo y el tiempo de circulación en el capital social total y sus diferentes estratos, la facilitación de la centralización de la producción y el surgimiento de monopolios, etc. , imparten a esta institución en la sociedad capitalista una posición particular. (Consulte el Tercer Vol. De Capital, capítulo 27). El papel del crédito en la reducción del costo y el tiempo de circulación (y, por lo tanto, la aceleración del proceso de acumulación) crea nuevos problemas, especialmente con el aumento de los créditos estatales. El crédito, por una parte, permite a los capitalistas comenzar el proceso de reproducción antes de que las mercancías producidas hayan sido realmente vendidas en el mercado y, por otra parte, y sobre la misma base, produce una ruptura entre el proceso de producción (y la velocidad de acumulación en él) y la realización del valor de las mercancías. Esta separación adquiere amplias dimensiones con el aumento del crédito estatal y el control estatal sobre su suministro. La producción, sobre la base de créditos estatales cuales ya han perdido su proporcionalidad con la masa de la plusvalía producida, crece, mientras que la venta de las mercancías a un precio equivalente a su valor no justifica esa extensión. Los diferentes capitales aumentan el precio de sus mercancías para reemplazar la masa de valor lo cual han avanzado en producción, como crédito. Pero en el análisis final, el precio total de los productos debe ser equivalente a su valor total. Esta es una ley ineludible de la producción capitalista que finalmente imprime su sello en el proceso de producción y circulación del capital social total. Con la ayuda de créditos estatales, los productos se han producido y lanzado continuamente al mercado, pero se han visto atrapados en el circuito de venta. Así, la sobreproducción, por un lado, y la inflación, por el otro, aprovechan al mismo tiempo el capital social total, y la separación del proceso de producción de la realización, lo cual a corto plazo acelera la acumulación de capital, se convierte en un factor para profundizar la crisis del capitalismo. (La explicación detallada de esta pregunta debe dejarse a otra ocasión).

[15] La llamada economía islámica predicada por Abolhasán Banisadr y otros eruditos burgueses -Ed.

[16] Huelga decir que el auge económico del capitalismo siempre se define desde el punto de vista de la rentabilidad y la acumulación de capital y no con respecto a la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores. La reproducción continua del ejército industrial de reserva de trabajo en el sistema capitalista impide que el nivel de los salarios de los trabajadores aumente durante un largo período, y en promedio, más allá del nivel mínimo de subsistencia. Los años de 1974-1976 trajeron para los trabajadores y trabajadores de Irán nada más que la intensificación del grado de explotación y la disminución tangible de su nivel de subsistencia. Los precios subieron a una velocidad mucho mayor que la tasa de aumento de los salarios; el costo de la vivienda se tragó a veces hasta el 80% de los ingresos de los trabajadores, y ciertos productos alimenticios, especialmente carnes y frutas, prácticamente fueron más allá del alcance de los obreros y trabajadores, etc.

[17] Los camaradas muy preocupados con la "pesadilla o realidad" del fascismo (y "Rah-e-Kargar" no está solo en esto) deben decir dónde se encuentran en relación con la cuestión de la crisis y las posibilidades de la burguesía para aliviarla o eliminarla. El fascismo, como una alternativa burguesa para el alivio de la crisis a través de una organización centralizada, dependiendo de las grandes masas de la pequeña burguesía, puede emerger como una "realidad" dominante solo donde pueda prácticamentedesempeñar un papel en la eliminación de la crisis del capital. De lo contrario, advirtiendo contra la "realidad" del fascismo no se obtendrá nada más que la exageración de la "forma política ideológica" del ataque de la burguesía al proletariado y la movilización de fuerzas de resistencia contra el establecimiento de esta "forma". No se puede dudar de las tendencias fascistas de la actual camarilla gobernante, sino de enredarse en estas tendencias y exagerarlas (y consecuentemente desviar las mentes de los trabajadores del contenido imperialista burgués de las políticas del régimen, especialmente cuando no se manifiestan en formas fascistas), en condiciones en que la profundización de la crisis dibuja la perspectiva de una escalada en la lucha de clases y el debilitamiento del gobierno de los nuevos agentes de la burguesía, en condiciones en que las tendencias fascistas de la camarilla gobernante actual ya se han encontrado en Kurdistán con la respuesta violenta de las masas trabajadoras y en condiciones en que las ilusiones de las masas hacia el régimen se desvanecen a diario, no significa nada más que la necesidad de adoptar tácticas defensivas y permanecer ajeno a las luchas ofensivas de los obreros y trabajadores y la organización de estas luchas, y como resultado, dejar las manos libres del régimen para adoptar cualquier método de represión que considere apropiado (incluidos los métodos fascistas). Desde el punto de vista del movimiento comunista, la aceptación de la inevitabilidad de la "realidad" del fascismo y, por lo tanto, la aceptación del plan del frente único antifascista (aunque "proletario") no tendrá otro resultado que la negación de la necesidad de intensificar la lucha ideológica contra las perspectivas desviacionistas del movimiento comunista (todos ellos sin duda tienen un consenso general sobre ser "antifascistas") y de abrir el camino para la entrada y el refuerzo de una variedad de los puntos de vista liberales burgueses dentro de los rangos de los comunistas. El fascismo puede convertirse en una "realidad" en Irán solo de una manera y esa es la misma aceptación del análisis de los camaradas Rah-e-Kargar por parte del movimiento comunista y obrero. ¡Esta es una de esas pocas profecías que a su vez proporciona la base material para su realización!

[18] Un asesor económico de la República Islámica durante los primeros días de su formación -Ed.


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #0140sp