Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ca   Ru  

Los Desarrollos en Europa Oriental
y
los Prospectos para el Obrero-Socialismo

Worker Today: Los desarrollos en Europa Oriental y la Unión Soviética han aprovechó la atención de todo el mundo. Nosotros, de hecho, vivimos en un período histórico decisivo. Sin embargo, el impacto de estos acontecimientos en el bloque político occidental y el órgano principal del mundo capitalista permanece inexplorado. ¿Cómo, en tu vista, será estos desarrollos afectan a la bloque occidental victoriosa?

Mansoor Hekmat: Los resultados inmediatos de este proceso, será naturalmente, ser sintieron por primera vez por la gente de Europa Oriental y la Unión Soviética. Pero lo que hace de los décadas de 1990 un período histórico crucial es, en mi opinión los resultados internacionales posteriores de este proceso y su impacto en el mundo occidental. Los actuales acontecimientos en el bloque político oriental serán mirado sobre en el futuro como un mero preludio para muchos más desarrollos significativos en el mundo en su conjunto.

El hecho saliente detrás de toda esta tumulto política e ideológica es el colapso económico del modelo del capitalismo de estado y el triunfo encima del capitalismo de mercado. Toda la discusión y comentario por parte de los medios de comunicación occidentales, se hizo eco en la opinión pública, acerca del 'fin del comunismo' y la victoria de la democracia y el bloque occidental, sino son los modos y formas de refiriéndose a una misma realidad económica. Pero cuando usted mira de cerca, se ve que es de hecho el mundo occidental y el así-llamado bloque victoriosa que es tirado hacia el interior de un periodo turbulento y crítico en su historia. Las prospectos cuales está enfrentando el bloque derrotado están más o menos definidos. Se dispone para emular el pasado de bloque occidental. Pero es el presente y el futuro del bloque victoriosa que es ahora, con los acontecimientos en Europa Oriental, envueltos en las contradicciones e incertidumbres. El colapso del bloque político oriental plantea cuestiones graves para la economía política y la configuración ideológica en el mundo occidental y da lugar, para su resolución, a confrontaciones sociales masivos.

Worker Today: ¿Qué contradicciones e incertidumbres?

Mansoor Hekmat: En las ciencias económicas, la política y la ideología. A todos los niveles. El hecho es que, particularmente durante todo el período de la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, la vida económica, política e intelectual del bloque político occidental había sido conformado por una confrontación global entre los dos bloques políticos. Podemos ver la marca de esta confrontación no sólo en los alineamientos políticos y militares de los Estados, sino en toda la organización de la producción en el mundo occidental, en su estrategia y los patrones de crecimiento y el desarrollo y en todo su marco intelectual y conceptual de pensamiento. Hoy no se trata sólo de la OTAN que se vuelve inútil con la virtual eliminación del Pacto de Varsovia. No se trata sólo el plan para la integración del año de 1992 en el mercado Europeo que tiene que ser totalmente revisado, con la occidentalización del Europa Oriental y la reunificación Alemana. El perfil entero de la sociedad occidental debe ser redefinido. La configuración económica global entero, lo cual ha asignado la posición de los diversos países y clases sociales desde hace décadas, debe ser definido de nuevo con la integración plena del mercado capitalista mundial. Estas preguntas están abiertas de nuevo y atrae a las fuerzas sociales, cada uno con sus propias soluciones, con una lucha intensa.

La expresión más conspicuo de esta confusión concierne a la democracia sí misma, tanto como un sistema del pensamiento político y como una forma de gobierno en la sociedad burguesa. Se nos dice que la democracia ha triunfado. ¿Cual democracia ellos están hablando? ¿Las nociones ingenuas que se agolpan en la mente de los profesores piadosos y ex-radicales y cuales son vistos por ellos como la última palabra sobre la liberación humana, o la práctica de la democracia real y bien articulado que ha sido la ideología oficial dominante en el mundo occidental y proporcionado el marco intelectual y de propaganda para el 'mundo libre'? La democracia de Hiroshima, la Guerra Fría, el genocidio en Vietnam, los golpes de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y de las juntas militares, el racismo y la represión antisindical. La democracia de Margaret Thatcher, Ronald Reagan, The Times y The Economist. Esta es la verdadera democracia que ha regido el mundo. Esta es precisamente la bandera bajo la cual el bloque político occidental articulado y se organizó en la competición por la dominación del mundo con el bloque político opuesto. En la medida en que esto se eliminaría la competencia, este marco ideológico sí mismo se convierte en redundante y el bloque occidental sufre la confusión y división. Los acontecimientos en Europa Oriental inició una época de las luchas políticas e ideológicas feroces en el bloque occidental para la remodelación de un marco ideológico oficial y dominante para el capitalismo contemporáneo.

En resumen, el mundo está entrando en un período turbulento lo cual tiene su principal fuente de inestabilidad no en el mundo oriental, sino en el mundo occidental sí mismo, cual será a su vez hacer que las actuales asunciones de los medios occidentales acerca del futuro de Europa Oriental obsoleta e irrelevante.

Worker Today: ¿De qué manera afecta esta situación del movimiento de la clase obrera?

Mansoor Hekmat: Creo que los décadas de 1990 serán una década de los movimientos de protesta intensificados de los trabajadores, por una serie de razones. En primer lugar, desde hace más de una década la ofensiva de la Nueva Derecha, el Thatcherismo y Reaganomía, ha presurizado a la clase obrera. Parte y parcela de esta ofensiva era la supresión de los sindicatos. Esto a su vez ha sido posible gracias a la crisis de la socialdemocracia y la supremacía política e ideológica del nuevo conservadurismo. Hoy los resultados destructivos de estas políticas para los trabajadores - el desempleo, la pérdida de los servicios sociales, etc, - se hacen sentir más que nunca mientras se pierde la cohesión ideológica y política de la derecha política. En el conjunto de Europa, las preguntas tales como el desempleo y la falta de seguridad en el empleo, la semana de trabajo y así sucesivamente se están convirtiendo en un foco para una renovada ola de un movimiento obrero, mientras que la burguesía está perdiendo su capacidad para la intimidación política de los movimientos obreros y la movilización populista de los estratos de clase media en contra de nuestra clase. En segundo lugar, el declive del sindicalismo, mientras que teniendo efectos detrimento inmediatos sobre la vida de millones de trabajadores, ha creado un entorno para un nuevo pensamiento y prácticas alternativas en la organización de los trabajadores en Europa. El movimiento obrero ya se ha movido hacia las acciones más radicales organizados fuera de la estructura sindical tradicional, campañas para la 'democratización de los sindicatos' o la creación de las organizaciones alternativas que se están extendiendo. Esto ayuda a la aparición de los movimientos que son más radicales y son capaces de tratar con cuestiones de clase urgentes. Finalmente, un punto muy importante es que con los desarrollos recientes, los trabajadores están obligados a comprender su identidad de clase específica. Mientras todo el mundo se está uniendo a la fiesta en honor de la democracia, el trabajador Alemán oriental y Polaco, el trabajador Ruso en Lituania y Estonia, apenas está comenzando a darse cuenta de que él mismo está siendo asado y servido como el plato principal. El trabajador Europeo occidental se está dando cuenta de que detrás de todo este alboroto acerca de la democracia y de los derechos humanos, es el trabajador y los trabajadores solas que deben cuidar de sus intereses económicos y políticos, y sin esperando nada a provenir a partir de los intelectuales que llenan los escaños parlamentarios socialdemócratas o los puestos sindicales profesionales. El hecho de que los estratos no-obreros y sus movimientos están pisoteando los pies de unos a otros en su carrera para desvincularse de los ideales obreros y de los trabajadores cuales obliga al trabajador hoy para pensar en la suya y la identidad de clase específica. Creo que los décadas de 1990 se encuentra el trabajador en una pose política totalmente diferente.

Worker Today: ¿Qué pasa con el Marxismo? ¿Cómo ves sus prospectos?

Mansoor Hekmat: Es sólo ahora que el marxismo, como una perspectiva de la clase obrera para el cambio social puede pasar a primer plano. Es sólo ahora que el trabajador está siendo liberado a partir de una serie de cuasi-marxismos de las clases poseedoras. Soy consciente de que esto no se ha logrado a través de una ofensiva teórica y práctica por el obrero-marxismo y el obrero-socialismo, pero se ha producido por el colapso de los polos cuasi-socialistas bajo la presión a partir de otros sectores de la burguesía sí misma. También soy consciente de que la situación actual circunscribe el socialismo y el pensamiento socialista en general. Pero las presiones anti-socialistas probará de breve duración. El capitalismo, por naturaleza, da lugar al obrero-socialismo y el marxismo. Siempre y cuando haya un trabajador y un capitalista, existe también el marxismo. Pero esta vez, este marxismo se ha librado de todas las corrientes que han perseguido los intereses no-obreros en su nombre. Como un marxista, como un activista de obrero-socialismo, yo personalmente considero que el camino hacia adelante es más abierto. Además, de la sociedad en su conjunto se va a repensar sus fundaciones; si los décadas de 1990 han de ser la década de la lucha entre las perspectivas sociales y si la burguesía está dirigiendo hacia una vacío ideológico - todos de los cuales son características de los décadas 1990 - entonces el marxismo como una crítica y perspectiva válida será una vez más pasar a primer plano en la sociedad.

Worker Today: Los movimientos nacionalistas en la Unión Soviética están en aumento. ¿Cómo cree que les irá? ¿Qué tipo de respuesta ellos van a llegar a nivel internacional?

Mansoor Hekmat: Una de las corrientes sociales soltado por el fallecimiento del bloque oriental es el nacionalismo. El nacionalismo ha sido durante mucho tiempo un movimiento social mimado en la sociedad burguesa. Se parece muy 'natural' y respetable para ser un nacionalista en esta sociedad. Todo el mundo está adorando a su propia bandera nacional y nadie le ha reprochado para esta salida flagrante a partir de la identidad universal e internacional de la humanidad. El nacionalismo de hoy, aparte de unos pocos casos, ya no es siquiera relacionado con la opresión nacional. Para la mayor parte se deriva de las consideraciones económicas terrenales de la burguesía local acerca de las prospectos para el desarrollo económico regional. No es de extrañar, vemos que el nacionalista honorable en Lituania y Estonia comienza su campaña por pelando la trabajadora Rusa de sus derechos políticos básicos y fundamentales. En mi punto de vista, el nacionalismo no tiene como objetivo acabar con la opresión nacional. Se meramente se esfuerza por redefinir las naciones oprimidas y opresoras.

En cuanto al futuro de estos movimientos, creo que con la integración económica del mundo capitalista y en vista del hecho de que la burguesía no es en la actualidad pensando en términos de las pequeñas unidades nacionales, sino más bien los nuevos bloques políticos internacionales, el nacionalismo no encontrará una entorno muy favorable dentro de la clase capitalista. Algunos pueden ganar la independencia y otros no. Pero el nacionalismo y la causa de la independencia política no se convertirá en un sujeto de moda para el mundo capitalista.

Worker Today: ¿Cómo usted ve las repercusiones de la situación mundial sobre la situación Iraní? Muchos partidos de la oposición están esperando de que lo llevaría a la aparición de una democracia parlamentaria en Irán.

Mansoor Hekmat: La oposición liberal Iraní, con sus nuevos reclutas de los partidos previamente pro-soviéticos, son utilizados para este enfoque para la política. Ayer fue la elección de presidente John F. Kennedy o Jimmy Carter que había de traerlas su parlamento. ¡Todavía están esperando! Ellos no entienden que la política en una sociedad está condicionada por la lucha de los materiales, las fuerzas sociales reales y no por las formulaciones sentimentales tales como la 'época del fin de las dictaduras'. La 'dictadura' debe ser derrocado por las fuerzas reales. Tales formulaciones son producidos por las clases medias y los intelectuales en Europa como descripciones ingenuas y subjetivas de procesos mucho más objetivas. No es como si los dioses se han establecido para derrocar las dictaduras uno después del otro. Además, el liberal Iraní se olvida de que la democracia académica no-oficial en Europa que produce tales formulaciones para el consumo de masas es extremadamente Eurocéntrica. En cuanto que concierne a los países fuera de Europa, especialmente aquellos en los cuales la gente no está tan bien acomodada, un elección ficticia sería suficiente para ellos. La democracia oficial de la clase dominante, por su parte, cual utilizó el término democracia para caracterizar cualquier tipo de régimen político fuera del bloque rival, no le dará a nuestra liberal su democracia. Si se fuera así, entonces no se habría convertido el mundo hacia el interior de un mundo de las juntas militares, los estados-policiales y el intervencionismo militar durante décadas.

Lo que puede decirse es que se cambia ahora objetivamente la situación de Irán y la corriente Islámica para el capital internacional. Con la eliminación del bloque oriental, Irán puede no tener la misma significación estratégica como antes y el Pan-Islamismo, con la idea de un cinturón verde alrededor de la Unión Soviética convirtiéndose redundante, no puede ser tanto en la demanda. La reconstrucción económica posguerra de Irán también tiene que esperar su turno hasta que la reestructuración de las economías de Europa Oriental se mueve. Todo esto puede significar más presión sobre el régimen Islámico en Irán. Sin embargo, ya sea la situación resultaría en la democracia parlamentaria, o nuevas formas de despotismo burgués, o la victoria de la alternativa revolucionaria obrero, es algo que las fuerzas sociales reales determinarán. Personalmente, creo que el quienquiera quiere la libertad política debe mirar a nadie más que a la clase obrera. La burguesía, Iraní o otro sabio, se ha probado que no puede prosperar en un país como Irán, sin suprimiendo los derechos políticos de millones de personas.

Mansoor Hekmat
Mayo de 1990



La entrevista por arriba es un resumen traducido de una conversación con Mansoor Hekmat en en una revista mensual llamada 'Obrero Hoy' (Worker Today), N º 1, Mayo de 1990. Reimpreso de Obrero Hoy.

Traducido al Español de Inglés por Nicolás Jiménez


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #2540sp