Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ca   Ru  

El Amanecer Sangriento del Nuevo Orden Mundial

La guerra de los Estados Unidos en el Medio Oriente


JUZGANDO por lo que se hace en el Golfo Pérsico, y por lo que nos dicen al respecto por los medios de comunicación, todos debemos estar agradecidos por el hecho de que este es un mundo de la hipocresía, la moral selectiva y la doble moral. Apenas imagínese el caos si todas las resoluciones de las Naciones Unidas debían ser enforzada con el mismo rigor y resolución. Apenas imagínese cuántos miles de toneladas de bombas tendría que ser caído, para empezar con, sobre Israel por su ocupación de las tierras palestinas y su tratamiento del pueblo palestino, en Sudáfrica por su negación de la condición humana a la mayoría de sus habitantes , y en el propio Estados Unidos por el hostigamiento ininterrumpido de la humanidad desde hace décadas. Imagine la cantidad de las incursiones de los bombarderos y de cazas y los lanzamientos de misiles de crucero que se requerirían para neutralizar las armas de la destrucción masiva almacenadas en los EE.UU., URSS, China, Gran Bretaña, Francia, Israel y todos los otros estados con el dinero suficiente para pagarlos. Imagine el tipo de las guerras lo cual tuvo que ser emprendida si fuéramos a impedir el control monopólico de no sólo de petróleo, sino también de grano, la tecnología, las vacunas, la información, etc. Basta pensar en el número de los buques obligados para bloquear todas las dictaduras; el número de los jueces y las salas de tribunal necesarios para tratar a todos los criminales de guerra, independientemente de su raza, credo, nacionalidad y modales en la mesa; el costo ambiental de tratar de domar todos las superpotencias mundiales y regionales de gatillo fácil y sólo pensar en el costo de todo - no Japón o Arabia Saudí posiblemente podría toser tanto dinero. Sería una pesadilla. Deja que sea. Es mas seguro tal como es. Unámonos el desfile del autoengaño y el jingoísmo Euroamericano. Vamos a compartir en el entusiasmo juvenil de nuestros 'periodistas objetivas' percibidas en exceso y los 'expertos' del panel de la televisión a través sus juegos de guerra informática de la vida real.

O tal vez no. En su lugar, debemos liberarnos de sus asunciones y justificaciones. Debemos mirar a los problemas reales involucrados. Esta guerra no se trata de la democracia y la dictadura. Matando y mutilando al pueblo iraquí en sus miles y destruyendo sus hogares, escuelas y fábricas es de hecho una forma enferma de liberándolos de la opresión política. La guerra no tiene nada que ver con la prevención del hambre de petróleo en el mundo occidental. No hay punto en ser dueño de más petróleo si usted no tiene intención de venderlo. Esta guerra no es para defender el derecho internacional. A la luz del historial de los mismos reforzadores de la ley, de Hiroshima y Vietnam a Grenada y Nicaragua, tales sugerencias no pueden ser tomadas en serio.

Estos no son los verdaderos problemas. Estos son exactamente lo que son: la propaganda de guerra. Las principales claves para la comprensión de las verdaderas causas de este conflicto, se encontrarán en las alusiones aparentemente inofensivos de George H. W. Bush para un 'Nuevo Orden Mundial" y la demanda rechazada de Sadam Husein para una 'varillaje' (entre el futuro de Kuwait y la resolución de la cuestión palestina).

El Nuevo Orden Mundial

El conflicto en el Golfo Pérsico es meramente una manifestación de las contradicciones e incertidumbres en las relaciones internacionales de la pos-guerra fría. Con el colapso del bloque soviético, la vieja estructura de poder internacional, basado en la oposición política, militar y en menor medida, económico de los dos bloques de los potencias de Oriente y Occidente, también se desintegró. Mientras que los medios de comunicación y los comentaristas políticos en el mundo occidental se regocijaron en el así-llamado 'colapso del comunismo' y prometieron un futuro de paz y armonía bajo el dominio indiscutible del mercado gloriosa, era evidente para cualquiera con una mente sobria que la mundo posterior a la Guerra fría será plagado con graves tensiones y confrontaciones económicas, políticas e ideológicas. El comentario político occidental usualmente está enfocada en la situación volátil en la Unión Soviética y Europa Oriental, la así-llamada brecha de Norte-Sur, el medio ambiente, los conflictos regionales y así sucesivamente - es decir, los problemas lo cual supuestamente se originan fuera de las fronteras del mundo occidental 'democrático' y 'civilizado'. Estos son de hecho parte de los problemas que enfrentan los décadas de 1990's, sin embargo, el principal desafío, y el tema central en cualquier intento de dar forma a un 'nuevo orden', se encuentra en el propio bloque occidental. El colapso del bloque oriental significó también la desaparición del bloque occidental como su polo opuesto, como una entidad económica, política, militar e ideológica definida forjado para contener y derrotar al bloque soviético después de la Segunda Guerra Mundial. El viejo mundo occidental, tanto como concepto y como realidad económica político, fue erigido sobre la base de la hegemonía, o el así-llamado 'papel de liderazgo', de los Estados Unidos. La preservación de este rol, o incluso su extensión, en el mundo transformado radicalmente de la política posterior de la Guerra Fría, es la esencia de la visión estadounidense del 'Nuevo Orden Mundial'.

Antes de la reciente crisis en el Medio Oriente, esa visión aparecido para carecer de los lugares de prácticas para la auto-realización. El surgimiento de Japón y Alemania Occidental como los potencias económicas formidables, la marcha hacia la unidad europea y la reunificación real de Alemania, el cambio político en los países de Europa oriental en favor de la derecho pro-mercado y, por último pero no menos importante, la apertura política y económica de la propia Unión Soviética al mundo occidental, socavó todos los aspectos del antiguo bloque occidental. No sólo el papel de liderazgo de los Estados Unidos, pero incluso las instituciones reales que encarnan y salvaguardaban la hegemonía estadounidense, como la OTAN, parecieron ser cada vez más redundante. La política exterior estadounidense entera perdió su foco. Incluso algunos de los guerreros de la Guerra Fría más belicista de la extrema derecha de la política estadounidense se convirtieron hacia el interior de los defensores de aislacionismo. La crisis en el Golfo Pérsico presentó el gobierno de los Estados Unidos con una oportunidad de tratar de revertir estas tendencias. En un reciente discurso a un grupo de los organismos de radiodifusión religiosas, George H. W. Bush enunciados las intenciones estadounidenses en la guerra con una claridad sorprendente. El objetivo era para 'restaurar el liderazgo' y la 'fiabilidad' de los Estados Unidos. Una vez que esto se logró, dijo Bush, los problemas internacionales como la cuestión palestina, podría resolverse con los Estados Unidos 'tomando un papel de liderazgo'.

Los Estados Unidos aprovechó la oportunidad creada por la invasión de Kuwait por Irak para reafirmarse como una superpotencia. Con una masiva campaña de la propaganda y la provocación llevada a cabo con habilidad por el periodismo de lamebotas de alta tecnología en el mundo occidental, en sí misma un producto de la apatía política de masas de los décadas de 1980's, un nuevo 'Imperio Malvado' fue creado durante la noche. Un país del Tercer Mundo de no más de diecisiete millones de las personas, en deuda, totalmente dependiente de sus exportaciones de petróleo a los países occidentales, y desgastado tras ocho años de la guerra con el vecino Irán, fue retratado como una amenaza global. Un problema regional que haría bajo otra circunstancia ser tratado por las presiones y los gestos políticos y diplomáticos usuales fue volado fuera de todas las proporciones hacia el interior de un desafío de vida o muerte para el 'mundo civilizado'. La Europa continental titubeantemente cayó en línea. Helmut Kohl y François Mitterrand, las figuras de la Europa burguesa unida asertiva, fueron empujados a un segundo plano por George H. W. Bush y James Baker, los símbolos de la omnipotencia estadounidense. El gigante japonés fue reducida a un cajera obediente. Europa se acordó del 'papel de liderazgo' indispensable de los Estados Unidos en el nuevo orden mundial capitalista.

Mientras que Irak es el teatro de la guerra, los temas centrales que deben ser resueltos por esta guerra, se encuentran principalmente en el mundo occidental. El espectáculo de fuerza y el 'liderazgo' de los Estados Unidos en el Medio Oriente es para asegurarse de que una posición de mando vis-à-vis sus aliados y rivales, en el mundo occidental después de la guerra fría; una condición previa, también, por una supremacía global estadounidense. Pero el empeño de los Estados Unidos va en contra de la lógica política y económica del capitalismo actual, lo cual exige una revisión fundamental del viejo equilibrio y el surgimiento de una nueva configuración económica y política burguesa. La naturaleza frágil de la 'Coalición', en contraste con la cohesión mostrada durante décadas por la alianza occidental en su confrontación con el bloque oriental, subraya los límites históricos de la esfuerzo estadounidense.

El varillaje

En las trincheras opuestas, encontramos no Irak, como un país o un régimen político, sino el nacionalismo árabe como una fuerza regional - un otro concursante en la lucha por la conformación del nuevo orden. Este no es el viejo nacionalismo árabe anti-colonial populista, pero la bandera de la burguesía árabe posterior a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Se deriva su militancia no desde la desesperación de los pobres árabes o la difícil situación del pueblo palestino, sino de las posibilidades materiales abiertos a los estados burgueses árabes para mejorar su posición en la estructura de poder regional e internacional y la economía mundial. Durante mucho tiempo, estas aspiraciones se vieron frustrados por la antigua confrontación oriental-occidental y el equilibrio. La influencia occidental en el Medio Oriente se basaba en Israel e Irán como los pilares de la política de la contención de la Unión Soviética. Incluso los países árabes pro-occidentales, Jordania, Arabia Saudita y Egipto más tarde, se encontraron incapaces de afectar al mismo nivel de la integración económica y política con el bloque occidental que fue disfrutado por Israel e Irán bajo el Shah y era esencial para el desarrollo capitalista y el avance tecnológico. Además, mucho antes de su eventual colapso, ya había hecho evidente que el bloque oriental no podía ofrecer ningún marco para el crecimiento económico de los países dentro de su esfera de influencia. Pero los estados árabes, con una población total de cincuenta veces aquella de Israel y los vastos recursos, petróleos y trabajo económicos, no pudieron encontrar una voz correspondientemente fuerte en la economía mundial y la política internacional, siempre y cuando las consideraciones globales más amplios vinculados al mundo occidental con Israel.

Y aquí está el varillaje innegable - ya sea o no los estadistas árabes se preocupan ni un ápice sobre la difícil situación del pueblo palestino (lo cual por lo general, ellos no les importa), la cuestión palestina se ha convertido en un índice de los Estados Unidos y la actitud del mundo occidental hacia el mundo árabe. Israel y la cuestión palestina se interponen en el camino de la integración económica y política completa del mundo árabe con el mundo occidental. Los árabes quieren estar con las economías occidentales 'no como esclavos, sino como socios', dice Yasir Arafat. Egipto trató de lograr este objetivo por distanciándose de la causa pan-árabe y intentando una alojamiento separado con Israel. La estrategia ha fallado. El nacionalismo militante espera para lograr el mismo objetivo por la demostración de fuerza. Se trata de luchando contra el mundo occidental con el fin de unirlo en los condiciones más favorables. La ocupación inicial de Kuwait fue un acto militar directa por parte de Irak para sus propios intereses nacionales. Para Irak, el mejor escenario habría sido una anexión tranquila sin las repercusiones regionales inmediatos. Pero una vez que esto fue enérgicamente resistida por la alianza occidental, precisamente porque de su vinculación real con el futuro de Israel, y una vez a la intervención militar estadounidense contra un Estado árabe se hizo inminente, el acto iraquí abortado fue abrazado por el nacionalismo árabe militante como una contribución a la causa regional más amplia.

No es difícil para ver por qué, para el nacionalismo árabe, el campo de acción parece haberse profundizado y por qué incluso una guerra destructiva todavía pueden contar como un avance político. El colapso del bloque soviético ha socavado la significación estratégica de Israel para el mundo occidental. Más pronto que tarde, las realidades económicas y demográficas en la región están obligados a imponerse a la política occidental. La vieja geografía política del mundo está obligado a ser revisada, como ya es evidente a partir de los acontecimientos en Europa, la Unión Soviética, Yemen y Corea. Por otra parte, la división internacional del poder entre los Estados burgueses debe ser revisado para tener en cuenta los nuevos polos económicos y políticos que han emergido fuera de los límites de las fronteras capitalistas avanzados, como resultado de los avances tecnológicos de la posguerra y la internacionalización del capital. El equilibrio rígida impuesta y mantenida por la antigua polarización oriental-occidental ha quebrado. Las fuerzas regionales emergentes pueden tener la esperanza para influir en su destino a través de una acción resuelta.

Algunos de los objetivos del nacionalismo árabe militante ya se han realizado. Cualquiera sea el resultado militar de la guerra, un cambio dramático en la región, en detrimento de Israel ya está en progreso. Las mejoramientos en las relaciones entre los Estados Unidos e Israel, simbolizados por la entrega de dinero en efectivo y los misiles a Israel, resultarán difíciles de sostener. El final de la guerra también intensificará las presiones occidentales o al cualquier caso, las presiones europeas sobre Israel. El nacionalismo árabe ya ha logrado para forzar al mundo occidental un reconocimiento de la peso económico y política del mundo árabe. Ya la alianza occidental se ha comprometido a sí mismo para mucho mayores concesiones en la cuestión palestina de lo que nunca lo había hecho. También se han producido los beneficios marginales. En el mundo árabe, el nacionalismo ha recuperado la iniciativa del Pan-islamismo. El islamismo se ha sido obligado de nuevo a su rol secundario en la política árabe, como una herramienta para la movilización de las masas para la acción política esencialmente nacionalista. Incluso en Irán, el conflicto reciente ha ayudado a sellar el destino de la facción Hezbolá Pan-islámico. Para Irak, su mera supervivencia, después de haber puesto una resistencia militar respetable, sería una victoria política y en el largo plazo, incluso una victoria militar. La ocupación estadounidense de Irak o la largo plazo de la presencia militar estadounidense en la región será definitivamente contraproducente y convertir la guerra actual hacia el interior de un segundo Vietnam para losEstados Unidos, un desarrollo lo cual es probable que lleve a una división dentro de la nueva alianza occidental y el aislamiento de los Estados Unidos desde la Europa Continental. A falta de esto, sin embargo, la posición de Irak como un estado principal en el mundo árabe se consolidará después de la guerra.

La guerra debe ser parada

Esta guerra debe ser parada primero y ante todo para la barbaridad que se representa. Ya se ha cobrado miles de las víctimas inocentes. La idea entera de los bombardeos 'quirúrgicos' es un mito. Un país entero es bombardeado al suelo. Los adultos y los niños son asesinados por las bombas y los misiles y mueren por la falta del agua, la electricidad, la medicina y el saneamiento. Los horrores de esta guerra para los civiles iraquíes inocentes no pueden ser silenciados por los los medios de comunicación occidentales por mucho tiempo. Cuando los hechos emergen, como está ocurriendo gradualmente, la humanidad entera será avergonzado.

Esta guerra debe ser parada para el retrogresión político, cultural y moral que impone al mundo en su conjunto. Las señales ya están aquí. El intervencionismo militar de superpotencia, la mentalidad colonial, el chovinismo nacional, el racismo, el patriotismo, el prejuicio religioso, el terrorismo, y el periodismo lacayo son algunas de las fuerzas oscuras ya desatadas por la guerra en ambos lados del conflicto. Estas son los rasgos reales del así-llamado Nuevo Orden Mundial que está en ciernes.

Mansoor Hekmat


De la revista de Worker Today (Obrero Hoy) Nº 10, Febrero de 1991
Originalmente en Inglés
Traductor Español: Nicolás Jiménez


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #2270sp