Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ca   Ru  

La Gente Debe Elegir

Una discusión sobre la Unidad de la Oposición



Internacional: El deseo acuciante de la gente para derrocar la República Islámica de Irán ha planteado la cuestión fundamental de cómo se va a hacer. En este sentido, muchos apuntan a la necesidad para la unidad entre los partidos oposicionales exigiendo el derrocamiento del régimen Islámico y plantean esta pregunta al Partido Obrero-Comunista de Irán así también. Dicen que la debilidad de la oposición vis-à-vis la República Islámica es su falta de unidad. Ellos preguntan por qué la oposición no se une.

Mansoor Hekmat: Contrariamente a la tendencia Islámico-Nacional (incluyendo Mohammad Jatamí, Saeed Hajjarian, Hosein Alí Montazerí, el Movimiento de la Libertad, la Mayoría del Fedayín, y el 'Rah-e Kargar/La organización de Trabajadores Revolucionarios de Irán') cuales representa un movimiento social, los partidos políticos oposicionales exigiendo el derrocamiento de la República Islámica son en polos completamente diferentes y lados opuestos. Hay dos corrientes principales en la oposición exigiendo la caída del régimen Islámico: el comunismo radical, en el cual el Partido Obrero-Comunista es la organización principal y más prominente y la corriente nacionalista pro-occidental lo cual ha se reunido primordialmente alrededor de Reza Ciro Pahlaví. La Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán de lo cual es una organización política amplia y activa, se puede añadir a estos dos, aunque esta organización (a diferencia de los otros dos) no encabezar un movimiento social más amplio y es, básicamente, una entidad organizativa en sí misma. Yo no creo que nadie siquiera familiarizado ligeramente con la política en Irán y la posición social y las perspectivas de estas tendencias, posiblemente, podría sugerir su unidad como potencialmente alcanzable o preferible. Yo entiendo el deseo acuciante de la gente de todos a 'unir las manos' en el derrocamiento del régimen Islámico, pero hay una diferencia entre las percepciones y consideraciones de las personas y las dinámicas de la transformación política en la sociedad. El espectro Islámico-Nacional puede unirse alrededor de la oración a la súplica para la salud del señor Montazerí, pero dentro de la oposición exigiendo el derrocamiento del régimen, las diferencias son profundas.

Internacional: Está claro que los partidos políticos oponiéndose a la República Islámica tienen diferencias, pero se ha sugerido que puedan trabajar conjuntamente en su demanda mutua para el derrocamiento del régimen Islámico. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Mansoor Hekmat: En lugar del 'trabajo conjunto', lo cual nadie estará de acuerdo en dadas las graves divisiones sociales entre las corrientes, un posible punto de partida optimista es definir una serie de principios básicos y discutir la adherencia a estos principios por parte de estas fuerzas. Los principios incluirá la adherencia a la libre voluntad de las personas, la libertad política incondicional, una sociedad secular, la prohibición de la discriminación, etc. Estos principios básicos, incluso podrían definirse en una carta sobre los derechos básicos de las personas. Estos principios, sin embargo, no pueden ser la base para la unidad, sino que pueden definir las reglas del juego. Se describe el campo de juego en el cual cada una de estas corrientes intenta hacer victoriosa su propio perspectiva y movimiento. Estos movimientos han existido antes del establecimiento de la República Islámica y existirán después de ella también. Cada una está esforzando para establecer su sistema y sociedad preferido. La lucha por el derrocamiento del gobierno es parte de una lucha más amplia encima de estas alternativas. Lo que puede hacerse es establecer un diálogo oficial entre las corrientes oposicionales exigiendo el derrocamiento del régimen Islámico. No tenemos un problema con esto. Invitamos a toda la oposición, a partir de la izquierda a derecha política, a nuestro Tercer Congreso. No sólo no tenemos cualquier problema con la creación de un diálogo oficial con cualquiera organización oponiéndose a la República Islámica, damos la bienvenida a ella y pensar que es necesario. 'La Unidad' y la actividad conjunta entre estas corrientes políticas, sin embargo, es irrealista.

Internacional: Dentro de las corrientes queriendo el derrocamiento del régimen Islámico, Reza Ciro Pahlaví ha levantado la bandera de la unidad; La Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán también ha sugerido la unidad dentro del marco del Consejo Nacional de la Resistencia. La mayoría de las organizaciones de izquierda también sugieren la unidad y las coaliciones. Es sólo el Partido Obrero-Comunista de Irán, cuales enfatiza que la unidad es impracticable y subraya sus diferencias y sustanciando sus puntos de vista, objetivos y metas. ¿Podría explicarlo?

Mansoor Hekmat: Ninguna de estas organizaciones están sugiriendo la unidad más allá de sus propias corrientes. Ellos ya han decidido sobre su rey y presidente y están invitando a otros a unirse a su plan. El Partido Obrero-Comunista de Irán tiene uno principio básico y eso es a decir la verdad a la gente. No queremos aprovechar el deseo instintivo de la gente por la unidad. Nos esforzamos para crear una república socialista y esto no puede ser alcanzado por uniendo con los partidarios del libre mercado, los Estados Unidos, la monarquía y un Islam pasteurizada. En consecuencia, invitamos a la gente a nuestro propio bando político, al campamento de los trabajadores, el comunismo y la libertad individual y social completo y comprensivo. Esto no significa el aislamiento político hacia otros movimientos políticos. Por el contrario, mientras más claramente lo declaramos nuestros puntos de vista independientes y publicar nuestros ideales políticos y sociales, tanto más seremos capaces de caminar junto con cualquier persona durante tanto tiempo como posible sin difundiendo cualquier ilusiones políticas entre la gente. Apoyamos el desarrollo de la cultura política y la cultura del partido en Irán. Las coaliciones, los compromisos, los frentes, la acción unida etc, sólo tendrá el sentido en Irán, cuando el proceso de definiendo los partidos y movimientos en la sociedad y diferenciando los ideales y las programas de los partidos ya se ha tenido lugar. Inicialmente, los campos políticos en Irán actual deben ser definidas con precisión hasta los frentes tácticos entre ellos pueden ser discutidos.

Internacional: En el proceso del derrocamiento del régimen, una situación podría ocurrir en la cual es imposible de ignorar los principales partidos políticos de la oposición y su apoyo social en la transformación consiguiente y el gobierno. En esta situación, ¿no habrá un tipo de unidad obligatoria y no debería este aspecto de la unidad ser considerado a partir de ahora?

Mansoor Hekmat: Siempre que se trata, se lo haremos abordar esa necesidad de manera responsable. Lo contrario podría suceder y debemos estar preparados para eso también. Por el momento, el diálogo es nuestra posición favorecido.

Internacional: Dado el aumento de la lucha popular, se dice que el movimiento para el derrocamiento del gobierno necesita liderazgo. En la ausencia de la unidad entre la oposición, ¿cómo se puede asegurar el movimiento del liderazgo?

Mansoor Hekmat: El liderazgo es el resultado de la hegemonía política y no el promedio de los movimientos o de acuerdos entre los políticos. El surgimiento de un liderazgo en el movimiento de masas para derrocar el gobierno es el resultado de una perspectiva ganando la mano superior. La existencia de un liderazgo depende del hecho de que la gente ha hicieron su opción política. Esta decisión no es primordialmente organizativa. La gente ampliamente eligen entre la derecha y la izquierda de la política. ¿En vista de la gente, será el punto de vista alternativo vis-à-vis la República Islámica será un perspectiva ampliamente izquierdista o derechista? Esta es una pregunta que será contestada antes que nada. ¿En el derrocamiento la República Islámica, serán las personas buscan a la cima, las potencias occidentales y la economía de mercado o para ellos mismos, a la izquierda de la sociedad y una solución radical? ¿Las personas quieren la izquierda o la derecha? Esta pregunta aún no ha sido respondida. La opción aún no ha sido hecha. Si podemos hacer que la perspectiva izquierdista y revolucionario hacia el interior de la perspectiva hegemónica en el proceso de derrocando la República Islámica, entonces los principales partidos y personalidades de la izquierda serán colocados en una posición de liderazgo. En cada periodo, la gente se identifica la sociedad de la izquierda con ciertas corrientes y verlos como la encarnación de su perspectiva izquierdista. En un período, el Partido Tudeh desempeñó este rol, en un otro, fue los Fedayines. Hoy en día, el pueblo de Irán ver el Partido Obrero-Comunista como el portavoz y la corriente principal de la izquierda en la sociedad. En consecuencia, el liderazgo depende de la opción política del pueblo entre un camino revolucionario o no-revolucionario en el derrocamiento del gobierno Islámico. Nuestro partido y movimiento están determinados para asegurar este liderazgo. Todas las actividades del Partido Obrero-Comunista de Irán está orientado para atraer a la población de Irán lejos de la alternativa burguesa y perspectiva y conduciéndolos hacia una posición izquierdista y revolucionario en los actuales acontecimientos políticos en Irán. El indicador del avance de la Izquierda vis-à-vis la derecha en el movimiento de protesta contra el régimen islámico es un incremento en las expectativas de la gente y el rechazo de las instancias del compromiso que el gobierno y el paso de la oposición burguesa paso a paso se coloca delante del pueblo. El segundo Khordad fue uno de estos compromisos, cuales las personas eventualmente no ceder a. El movimiento Islámico-Nacional probablemente todavía tiene varias otras fórmulas para la co-existencia de las personas con un régimen Islámico 'reformada' bajo la manga. Uno por uno, deben ser aislados. La oposición burguesa fuera del gobierno en algún momento entrar en la escena para retratar, como la victoria del pueblo, los nuevos equilibrios en el cual la fundación de su poder de clase se deja intacta. Tenemos que llamar constantemente a la gente a ir más allá de estos marcos. Debemos emerger como los portavoces y defensores de la gran '¡No!' de la gente, no a la totalidad del despotismo, la explotación, la discriminación y la reacción en la escena política en Irán. Cuanto más profundo y más comprensiva de este rechazo, cuanto más una liderato comunista del movimiento de protesta será establecido. Cuanto más profundo y más comprensiva de este rechazo, cuanto más una liderazgo comunista del movimiento de protesta será establecido. Objetivamente, la situación actual es a nuestro favor ya que el gobierno y las posiciones de compromiso propuestos de la oposición burguesa no pueden resolver las necesidades económicas, políticas y culturales actuales de la sociedad Iraní. La crisis cultural política económica del capitalismo en Irán no puede ser aliviado fácilmente.


Lo anterior es una traducción del Persa. Fue publicado por primera vez en el Internacional Haftegi (semanal), N º 66 de fecha 10 de Agosto de 2001. La versión en Inglés a partir de donde fue traducido de es una reimpresión del sesión informativa del Partido Obrero-Comunista de Irán. Traducido por Nicolás Jiménez


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #2100sp