Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ca   Ru  

Sobre el Manifiesto
"La Invasión del Régimen Iraquí y Nuestras Tareas"


Sobre el manifiesto de 'La invasión del régimen iraquí y nuestros Tareas', El manifiesto (o más precisamente, la plataforma) "La invasión del Régimen Iraquí y Nuestros Tareas", publicado en el 24 de septiembre de 1980, dos días después del bombardeo de las ciudades centrales de Irán por parte de la fuerza aérea iraquí, contenía las posiciones básicas en una guerra, lo cual ahora se hace casi un mes ha eclipsado todos los problemas políticos de la sociedad. En ese manifiesto, nos hemos esforzado por expresar nuestras posiciones en la manera más breve y más claro y para definir, en los lineamientos generales, nuestras tareas y las tareas del movimiento comunista. Pero, por la desgracia, por las diversas razones, entre ellas 1) la imprevisibilidad del surgimiento de la cuestión en esta forma específica, para el movimiento comunista en general, y nuestro grupo en particular, y por lo tanto la ausencia dentro del grupo de la preparación subjetiva necesaria para una movida rápido hacia la organización de las nuevas tareas; 2) la deficiencia criticable del grupo en la explicación y la descripción de las bases del manifiesto de la guerra, y las tareas lo cual se habían definido en ese manifiesto, de una manera que podría haber asistido a nuestros compañeros en el trabajo de la agitación y la propaganda, y lo cual en el otro lado habría hecho posible el dibujo de una línea de demarcación clara con las otras posiciones presentadas en el movimiento comunista - estos también teniendo sus propias ambigüedades (y también, las vacilaciones); y por otras razones, no pudimos tratar activamente con las tareas prácticas cuales habíamos presentado en nuestro manifiesto, incluso dentro de los confines de nuestra fuerza y habilidades existentes. Se escribieron varios folletos, pero por las diversas razones y principalmente debido a los defectos y desviaciones en la formulación de las preguntas y las inclinaciones hacia el interior de la izquierda y la derecha, que no llegaron a la etapa de la publicación. Ahora podemos volver, aunque con demora, al tratar de resumir los los defectos y las dificultades de las críticas válidas y en nuestro trabajo, a que traten para eliminar estos defectos y dificultades. Hemos tratado en el presente texto para elucidar los puntos principales de las discusiones sobre la cual el manifiesto "La invasión del Régimen Iraquí y Nuestros Tareas..." se basó, a través de más explicaciones.

* * *


La posición fundamental que nos presentamos en la guerra entre los dos regímenes de Irán e Irak fue la posición de la "defensa de la revolución en contra de la guerra de los capitalistas". ¿Cuáles son los principios sobre el cual se basa esta posición?

Para entender esta pregunta, tenemos que empezar desde la necesidad y la naturaleza de la guerra iraquí-iraní. Nuestro punto de partida en la evaluación de la necesidad y la naturaleza de esta guerra no son las políticas exteriores de las burguesías iraníes e iraquíes, ni sus rivalidades ancestrales sobre el río Shatt al-Arab y las Islas Triples[1], o encima de ganando la hegemonía en el Golfo Pérsico y así sucesivamente, pero las relaciones de la producción en la región, los desarrollos concretos en estas relaciones durante los últimos años y, finalmente, que la política lo cual el capital monopolista dirigido por el imperialismo estadounidense está persiguiendo en esta región. En otras palabras, nosotros también consideramos la guerra "la continuación de la política por los medios violentos", pero en la determinación de la política cuyas la continuación violenta es esta guerra, buscamos por las relaciones entre capital y trabajo en la región y los desarrollos concretos de esas relaciones y la política del capital monopolista y el imperialismo estadounidense hacia las circunstancias prevaleciendo sobre estas relaciones en la etapa actual. En nuestra opinión, aquellos que (al igual que la organización de Peykar) entender desde el concepto de "la guerra es la continuación de la política" que uno debe buscar en la necesidad de la guerra, en la política de las burguesías iraníes e iraquíes, relegar el significado de la política de la diplomacia y la propaganda. En nuestra opinión, esta guerra es la continuación de la política del capital monopolista hacia la situación y las condiciones en que la revolución iraní, y su continuación, ha creado y es esta la política fundamental del capital monopolista que está proporcionando el contexto necesario para la antigua rivalidad de las burguesías de Irán e Irak para asumir un significado práctico y llegar a ser realizado en este coyuntura específico y en esta forma específica. Si hemos aceptado que las clases no ingenian las políticas de sí mismos, pero son forzados a adoptar en relación con las necesidades y los requisitos económicas y fundamentales; si hemos aceptado que las cuestiones económicas y de la economía en la región se desarrollan y se afirman a sí mismos sobre el eje de las relaciones entre capital y trabajo y las relaciones mutuas entre las principales clases antagónicas; y en la época del imperialismo y en una región dominada abiertamente por el capital monopolista, estas clases antagónicas son el proletariado y la burguesía monopolista (como el líder de la burguesía entera); entonces se queda claro por qué el primer nivel, en el cual la cuestión de la política se presenta a sí mismo a nosotros es que, examinamos la política de estas clases principales hacia la otra y en esta coyuntura específica. En otras palabras, no podemos hablar inicialmente de la política de la burguesía iraní e iraquí, sin haber examinado las necesidades generales de la acumulación de capital y el curso de sus operaciones en la región del Golfo, y sin antes estudiando sobre esta base la política de la burguesía monopolista; ya que estos dos burguesías acumulan [el capital] y reproducen su existencia económica viviente bajo las condiciones que se determinan fundamentalmente de acuerdo con los requisitos y las necesidades de la circulación del capital monopolista. Por lo tanto, primero tenemos que saber lo que la política del capital monopolista y el imperialismo en la región son, para que luego podamos llegar a la política de las burguesías iraníes e iraquíes.

Uno puede aceptar esto de nosotros y dicen: muy bien, partimos de la política del imperialismo en la región; pero ¿por qué usted da una posición tan importante para la revolución iraní en el examen de esta política, tanto es así, que usted considera la guerra entre Irán e Irak como la continuación violenta de estas políticas hacia la revolución iraní?

Nuestra respuesta a esta pregunta es clara: la región del Golfo era, hasta la revolución iraní, el paraíso de la tranquilidad y estabilidad para los capitalistas. Esta región constituye un componente específico en la división imperialista del mundo; y la dominación del imperialismo estadounidense sobre esta región (económica y políticamente) ha sido completamente aceptado por parte de otros rivales.

En esta coyuntura histórica específica, la cuestión de la redivisión de la región del Golfo, en el sentido real de la palabra, no está en la agenda y en las condiciones actuales de las otras potencias y estados imperialistas agresivas y expansionistas en el mundo han contentaron a ellos mismos con la extensión gradual de su influencia en la región y con el intento de asignar una mayor proporción de la economía y política de la región a sí mismos bajo el refugio de la hegemonía del imperialismo estadounidense. No hay duda de que el imperialismo estadounidense y los monopolios bajo su protección en la región son uno de los lados de cada ecuación política en este ámbito específico. Irán y la burguesía iraní habían formado la base principal del imperialismo en la región del Golfo hasta el derrocamiento del régimen salvaje de Mohammad Reza Shah Pahlaví, y esto no es una elección voluntaria por el capital monopolista, sino el resultado de las condiciones económicas, políticas e históricas definidas. El tamaño de Irán, el tamaño de su población y la capacidad de su mercado doméstico tanto de (mano de obra y mercancía) en relación con otros países del Golfo Pérsico, la capacidad de la burguesía iraní en el desempeño del rol de la gendarmería de la región, etc, seguir haciendo Irán el país más favorable para establecer los principales fundamentos de la influencia y la dominación del imperialismo estadounidense en este ámbito específico. La revolución iraní, una revolución tan inmensa que el derrocamiento del régimen del Sha era sólo una pequeña manifestación de los preludios del proletariado y el despertar del pueblo obrero en su contexto, no podía y no puede dejar todo intacto. La continuación de la revolución iraní ha puesto en peligro la dominación del imperialismo estadounidense sobre Irán y la región no desde el punto de vista de la redivisión del mundo entre los imperialistas, pero desde el punto de postura de la existencia misma de la dominación del imperialismo. La revolución iraní ha interrumpido la ecuación del poder no entre los diferentes estratos de la burguesía, sino en primer lugar y esencialmente entre el proletariado y la burguesía monopolista. Desde hace tres años y hasta los tiempos como cuando el imperialismo es [todavía] esforzando por suprimir la revolución iraní, la revolución y el curso de su continuación es la base de toda la política de clases en Irán y la región; y por lo tanto, nuestro análisis también debe reflejar este hecho. Por lo tanto, subrayamos el punto de que la guerra entre Irán e Irak es la continuación violento de la política del capital monopolista (dirigido por el imperialismo estadounidense) hacia la revolución iraní y sus resultados de clase económica. La cuestión de los objetivos específicos de las burguesías de Irán e Irak surge cuando queremos para analizar la correspondencia de estos objetivos con la política del capital monopolista y, como consecuencia, el curso de la conversión de estos dos burguesías en los ejecutivos para avanzar la política imperialista. De ahí, para el presente discusión, debemos recordarnos a nosotros mismos, antes que nada, de los puntos principales de la política del imperialismo hacia la revolución iraní y los desarrollos que se derivan de los mismos:

Como hemos dicho, la base de la política del imperialismo en esta coyuntura específica no es la redivisión de la región, pero la restauración de la situación anterior a la revolución y el comienzo de una nueva ronda de la acumulación de capital en el contexto de la derrota definitiva de la revolución de los trabajadores y los explotados iraníes (consulte el suplemento de "La Prospecto de la Indigencia"[2] y otros textos del grupo). El restablecimiento de la situación anterior hace necesario, desde el aspecto político, que dos cambios esenciales tienen lugar en las relaciones existentes entre las clases en Irán: 1) la supresión definitiva del proletariado revolucionario y su retorno a las condiciones de la subyugación completa lo cual existían en el período previo a la revolución, y 2) el renacimiento del liderazgo de la burguesía monopolista dentro de las filas de la burguesía iraní. De estos dos componentes de la política del imperialismo y el vínculo inevitable entre estos dos, en la teoría y en la práctica, hemos tenido las discusiones previamente. (Consulte especialmente a la discusión de los "Dos facciones dentro de la contrarrevolución Imperialista-Burguesa"). Que el primer cambio hace necesario para la burguesía, desde el primer momento, la adopción de una política violenta, no puede ponerse en duda. Hemos enfatizado este punto en las repetidas ocasiones, desde antes de la sublevación, con respecto a nuestra valoración de las características esenciales de las relaciones capitalistas en Irán como un país dominado por el imperialismo. Ahora, dos años después de la sublevación, el curso de los acontecimientos políticos y el funcionamiento del régimen republicano islámico contrarrevolucionario, como el agente ejecutivo de esta fuerza, se han disipado cualquier duda y las ambigüedades sobre esta partitura. Pero el segundo cambio, es decir, la necesidad del imperialismo para revivir el liderazgo del capital monopolista y reintegrar a los representantes políticos directos de la burguesía monopolista, no requieren necesariamente, desde el punto de postura analítico, la partera de la fuerza. Pero desde el punto de vista práctico, la manifestación de la incapacidad del régimen republicano islámico en la supresión de la revolución fue el principal factor necesitando la partera de la fuerza para acelerar y facilitar el proceso del reemplazo del este régimen con los representantes directos de la burguesía monopolista. La escalada de la crisis política y económica, los extensos crímenes del régimen bajo el nombre de la revolución, la creciente ruptura de las masas de este régimen y la conducción de los obreros y trabajadores hacia el interior del abismo del pacifismo debido a la aparición del liberalismo (ya sea indirectamente o través de su penetración hacia el interior del movimiento izquierdista), como la única "crítica" de la situación política actual, todos estaban proporcionando los motivos para la conversión de la oposición imperialista (lo cual no está limitado a la contrarrevolución vencido[3]) hacia el interior de una alternativa gubernamental palpable y probable; de tal manera que en los últimos días antes de la escalamiento de la guerra entre Irán e Irak, el movimiento del imperialismo hacia el traslado forzoso del poder para, esta oposición no era una perspectiva tan improbable.

En cualquier caso, lo que es importante para nosotros es que la imposición de la fuerza en los dos lados, ya sea contra el proletariado y las masas laboriosas revolucionarias o en la actitud hacia el gobierno "incompetente" de la burguesía, fue prácticamente planteando en sí mismo, paso a paso, como el continuación lógica de la política del imperialismo para la restauración de las condiciones de anterior a la revolución. La supresión de la revolución y el reemplazo del gobierno, estaban haciendo cada vez más, a continuación, un ataque de "afuera" (fuera de las fuerzas políticas activas dentro del país) un curso adecuado y deseable de acción para el imperialismo; la guerra entre Irán e Irak tuvo lugar en la continuación de tal actitud al gobierno y también a la revolución, y en el contexto de la intensificación de la actividad de Shapur Bajtiar, Azizollah Palizban y Gholam Alí Oveisi, etc, y los golpes de aficionados de los monárquicos tímidos.

Por lo tanto, en el manifiesto "La Invasión" (el segundo artículo), hemos evaluado el contenido de la política del régimen iraquí baazista, independientemente de la deseabilidad específica de la guerra de la burguesía iraquí, como la facilitación y la aceleración de los dos cambios antes mencionados, es decir, la supresión de la revolución iraní y el regreso al poder, al mismo tiempo, de los representantes de la burguesía monopolista. Para mantener estos dos factores a la vista es, creemos, la condición necesaria para la adopción de la táctica del proletariado independientes en el rostro de la guerra Irán-Irak - en nuestra plataforma propuesta para confrontar el golpe de Estado, también, lo hizo con las vistas a estos dos factores esenciales que habíamos definido los principales puntos de la táctica proletaria correcta hacia los acontecimientos inevitables dentro de las filas de la burguesía.

Pero, en los próximos artículos del manifiesto "La Invasión ... (N º 3 y 4), recordando el rol contrarrevolucionario del régimen de la República Islámica, enfatizamos específicamente este punto que por la "defensa de la revolución" no hicimos referido simplemente a su defensa contra Irak o la "invasión de Irak".

Hemos considerado la totalidad de la guerra y los efectos y las consecuencias derivadas de la misma, un ataque contra la revolución y sus logros y por lo tanto, que, en particular, tratamos con las medidas antidemocráticas y supresivos del régimen de la República Islámica bajo la cobertura de la guerra. Nos referimos a la "defensa de la revolución" en su sentido real en contra de la guerra de los capitalistas, una guerra que "en su consecuencia sirve la supresión y la prevención de la escalada de la revolución iraní". Hemos presenciado antes cómo el régimen de la República Islámica hace uso de cada cuestión política, especialmente las preguntas lo cual ponen en peligro su existencia por sus rivales, en el servicio de la agitación y las medidas anticomunistas y la supresión de los movimientos revolucionarios obreros. Lo que dijimos en el manifiesto de "La Invasión ..." en las movidas del régimen ya ha sido confirmado, en las repetidas ocasiones, y en la experiencia de muchas personas. Todo el mundo puede presenciar y observar cómo en las condiciones prácticas de la regla de la ley marcial todas partes del país (al menos no-oficialmente y sobre la base de los decretos [religiosas] y las órdenes estatales). La defensa de la revolución contra los asaltos todavía más reciente y nuevos del régimen de la República Islámica sobre las conquistas de la revolución, llevado a cabo bajo cualquier pretexto y cualesquiera que sean las circunstancias, incluso bajo la cobertura de la ley, es la continuación de la política del proletariado en el período posterior a la sublevación. Lo que se convierte determinante en las actuales circunstancias, es la agudeza de la cuestión, y esas formas particulares, lo cual el régimen recurre a, para la supresión de la revolución y el arrebata de sus logros; y nuestras tácticas definidas también, deben determinar cómo defender estos logros y cómo para extenderlas en estas condiciones específicas.

Pero la defensa de la revolución contra Irak y en las zonas ocupadas conduce inevitablemente al proletariado a las formas de lucha del período de la sublevación. No hay duda de que los comandantes del ejército mercenario de ocupación de Irak no serán diferentes de los comandantes militares de los regímenes de Mohammad Reza Shah Pahlaví, Gholam Alí Oveisi, Gholam Reza Azhari, etc. Aquí la revolución está siendo atacada precisamente por los métodos, lo cual el régimen del Shah logren expresarse y adoptarse, y el proletariado puede y debe, por teniendo en cuenta la mentalidad de las masas en las zonas ocupadas, agitar y organizar diversas formas de la resistencia forzosa en contra de la invasión iraquí. Ambas de estas dos formas de la resistencia (la resistencia en las regiones bajo el control del régimen de la República Islámica y en las regiones ocupadas por el ejército iraquí) asumir su verdadero significado, sólo como las diferentes formas de la política táctica única del proletariado, es decir, la política táctica de la defensa de la revolución. La defensa de la revolución en contra de la guerra es una sola táctica, lo cual debe ser moldeado y adoptado, en [la forma de] las acciones diferentes, bajo diferentes circunstancias. Esta política táctica lo cual coloca en esencia y sobre todo, una defensa política de la agenda del proletariado y los comunistas revolucionarios. Una defensa cuyo objetivo es la preservación y la expansión de las condiciones económicas y políticas adecuadas para la extensión de la actividad de la toma de conciencia y de la organización comunista entre los amplios círculos del proletariado; y también para la atracción de las masas laboriosas a la aceptación del liderazgo del proletariado y para la preparación de las condiciones objetivas y subjetivas necesarias para comenzar a adoptar la política de la ofensiva con el objetivo de tomar el poder político[4].

Es obvio que esta política táctica transicional (desde la sublevación hasta ahora) no puede ser deducida del análisis de la guerra entre Irán e Irak. "El defensismo" (si esto es ¡"defensismo"!) se coloca en la agenda del movimiento comunista y el proletariado revolucionario por la necesidad de preparar las condiciones subjetivas y objetivas del movimiento obrero (y de este modo el movimiento de masas) para una insurrección; las condiciones lo cual aún no se han dado cuenta; y [también está determinado] por el hecho de que estas condiciones sólo se pueden crear mediante la preservación y extendiendo las conquistas de la revolución, es decir, a través de la adopción de la política de la "defensa de la revolución". La guerra entre Irán e Irak no ha alterado la política táctica del proletariado, pero sólo ha creado nuevas condiciones, lo cual hacen necesaria las tácticas definidas para perseguir esta política táctica. En otras palabras, la pregunta no es si que debemos defender la revolución contra la guerra o no, pero uno de cómo tenemos que defender la revolución en las nuevas condiciones derivadas de la guerra entre Irán e Irak.

Está claro que si consideramos que la táctica de la defensa de la revolución en contra de la guerra, la continuación de la política táctica de la defensa de la revolución en su conjunto, entonces no hemos abierto ninguna laguna jurídica para la creación de esta ilusión (o la acusación) que esta táctica sirve el régimen de la República Islámica. La defensa de la revolución es tan diferente de y contradictorio con la defensa del régimen de la República Islámica, tanto en la teoría como en la práctica, ya que la revolución es del régimen de la República Islámica. Desde el punto de vista del proletariado la defensa de la revolución hace necesaria confrontar la realización de esos dos cambios fundamentales lo cual requiere el imperialismo para la restauración de las condiciones antes de la revolución. El proletariado debe en primer lugar repeler los ataques de la burguesía en sus diferentes formas y dirigido por sus diferentes fuerzas políticas, dentro o fuera de las fronteras; y en segundo lugar, evitar que el proceso de la unificación de las filas de la burguesía bajo la única bandera posible - la bandera del capital monopolista. Olvidando de cualquiera de estos dos cambios, será inevitablemente, dar lugar a una desviación táctica determinante.

Antes de allí existiendo la posibilidad de analizar la práctica del movimiento comunista, el manifiesto "La Invasión ..." citado estas desviaciones en tres aspectos generales y ha demarcado en sí mismo de ellos. Hoy en día, las desviaciones del movimiento han aparecido específicamente en la forma de "socialchovinismo" y "anarcopacifismo". La primera, lo cual pasa por alto el rol del régimen de la República Islámica en la supresión de la revolución (primer cambio) y se levanta, de inmediato, para evitar que el proceso de la sustitución de este régimen con la oposición imperialista, está defendiendo no la revolución, pero en la práctica, la consolidación del régimen contrarrevolucionario; y está convirtiendo el proletariado hacia el interior del soldado de esa guerra en la cual la victoria significa nada más que la dominación completa del enemigo existente del proletariado sobre ella. El segundo, los anarcopacifistas, así que confinar la revolución al conflicto con el régimen de la República Islámica de que no pueden ver que la fuerza potencialmente más peligroso, es decir, la oposición imperialista; y por adoptando el toque e ir a la táctica de la "insurrección, pase lo que pase", preparar el terreno para la ascensión al poder de estos representantes directos de los monopolios imperialistas. Sólo la táctica de la "defensa de la revolución en contra de la guerra de los capitalistas" puede ser expresiva de una posición proletaria verdaderamente independiente; una posición lo cual llama al proletariado a la preservación y extensión de tales condiciones [lo cual permiten al proletariado] para preparar los requisitos objetivos y subjetivos necesarios de una insurrección victoriosa para la toma del poder político. Mientras que, el socialchovinismo invita al proletariado a renunciar a la lucha por el poder político y el anarcopacifismo lo llama a la insurrección, que es sin forma, sin un programa, sin eslóganes, sin organización e inevitablemente prematura e irrealizable. La lucha contra estas dos formas fundamentales de las desviaciones, es decir, el socialchovinismo y el anarcopacifismo, constituye, en las condiciones actuales, el campo específico de la lucha ideológica para rechazar el oportunismo.

Y, por último, el manifiesto "La Invasión ..." da una lista de las tareas agitacionales y organizacionales de los comunistas sobre la cual no hay las ambigüedades permanecerán por considerando lo que nos referíamos más arriba y también los otros artículos de este número[5] y probablemente los futuros artículos. Sólo es necesario para mencionar un punto sobre el artículo "A" de las las tareas. La exposición de la guerra está está llevando a cabo hoy en día principalmente a partir de una posición humanitaria y pacifista (por instancia, las exposiciones llevadas a cabo por la organización de Peykar son un ejemplo de manifiesto de dicha exposición humanitaria). Pero cuando hablamos de la exposición de la naturaleza burguesa de la guerra y sus objetivos contrarrevolucionarios, que esencialmente tenemos a la vista la exposición de los aspectos clase político de la guerra y no sus rasgos destructivas, devastadoras y sangrientas. Esto no significa, por supuesto, que la agitación no debe estar basada en las dificultades derivadas de la guerra; pero que estas dificultades no deben ser "criticados" desde una perspectiva humanitaria. Para tener un enfoque humanitario a las catástrofes de la guerra; para hablar del desmembramiento de los cuerpos humanos, la quema de las casas, el enterramiento de los niños bajo de los rublos, etc, es para hacer que el proletariado asustado de la lucha violenta, para conducir a la inacción y el silencio, y, en una palabra, para recuperar sus condiciones mentales a las circunstancias antes de la revolución. Hay que tomar nota del hecho de que existen los cañones, los cohetes y los bombardeos en una guerra legítima, así, y probablemente en tal guerra, teniendo en cuenta la disparidad militar clara de los dos lados, la ruina y la devastación y los asesinatos y las masacres será aún mayor. La revolución iraní mostró muy bien que el proletariado y las masas revolucionarias tomaron sobre en sí mismos, las condiciones más arduas, en el camino a su objetivo justificado y revolucionario. Las dificultades y las calamidades de la guerra deben ser la base de la propaganda comunista para el renacimiento, en las masas, de esa mentalidad revolucionaria que haya establecido en la sublevación de Febrero a los mayores heroísmos, sacrificios e iniciativas revolucionarias. La guerra de los capitalistas hace que las masas indefensas de ser víctimas de los objetivos contrarrevolucionarios de la burguesía, y debemos concluir de esta realidad y agitar, no los beneficios de retirarse y la supervivencia, sino la necesidad de poseer un objetivo revolucionario y la defensa de este objetivo. Y de nuevo, tenemos que exponer la naturaleza burguesa y contrarrevolucionaria de la guerra no sólo en relación con la destrucción de los hogares y la pérdida de las vidas y las propiedades, sino en relación con la pérdida de los baluartes, lo cual hemos ganó en el camino de la lucha por la democracia y el socialismo.

Mansoor Hekmat


Las notas al pie

[1] Es decir, las tres islas en el Golfo Pérsico, lo cual fueron ocupadas por el régimen del Sha en 1975 después de su evacuación por las tropas británicas.-Ed

[2] "El Prospecto de la Indigencia y la re-escalación de la Revolución" publicado en Febrero de 1980.-Ed

[3] Es decir, las fuerzas pertenecientes al régimen previo de la monarquía.-Ed

[4] No hace falta decir que la política proletaria de defender la revolución en el Kurdistán y dentro del marco del movimiento revolucionario del pueblo kurdo debe en las condiciones actuales también ser perseguido, como antes, en forma de la defensa armada contra los ataques del régimen de la República Islámica.

[5] Bessoy-e-Sosyalism Nº 3.-Ed

Traductor Español: Nicolás Jiménez


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #2690sp