Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp  

Sobre la crisis en el Medio Oriente

Una entrevista con Mansoor Hekmat
Nº 59 Comunista, octubre 1991

Pregunta: ¿Qué es el análisis del Politburó de la actual crisis en el Medio Oriente? ¿Cuáles son los antecedentes y las causas de esta crisis?

Mansoor Hekmat: Debemos en primer lugar, definir la propia crisis. ¿Los antecedentes y las causas de lo que la realidad se supone que tenemos que hablar? El periodismo occidental y los gobiernos occidentales involucrados en esta edición, al menos en su propaganda, dan una imagen limitada y engañosa de esta crisis. Como si el problema es por la ocupación de Kuwait por parte de Irak y las consecuencias de este incidente desde el punto de vista del suministro de petróleo a Occidente, o el destino de los extranjeros en la región. Por supuesto, su análisis más especializado reflejan las dimensiones más amplias de esta crisis y de los peligros lo cual amenazan al mundo de esta manera.

La ocupación de Kuwait por parte de Irak no ha sido una excepción a la regla general que rige las relaciones entre los Estados en el capitalismo contemporáneo. Esta no es la primera vez que un país, que perseguían sus intereses económicos, políticos y estratégicos, ha invadido y ocupado un otro país. En este caso específico, los intereses económicos y políticos del gobierno iraquí son muy claras. Por supuesto, se puede preguntar por qué este acto ha tenido lugar, y podría tener lugar, en este momento particular. Volveré sobre esto más adelante. Pero debe quedar claro que el factor principal en esta crisis no es ni la violación de la soberanía de Kuwait, ni la restricción de los suministros de petróleo a Occidente, ni la condición de los ciudadanos extranjeros. La ocupación de Kuwait ha actuado como una pequeña chispa de una explosión masiva a escala mundial; como una salida para la solución de la problemática mucho más fundamentales. Para comentar y tomar una posición sobre la crisis en Oriente Medio significa enfocarse en estos temas principales y en el curso futuro del evento. La cuestión no es la relación de Irak y Kuwait, sino, más bien, el alineamiento internacional que se ha formado a raíz de este evento y la situación explosiva que con ello amenaza al mundo.

Este acontecimiento debe ser visto en el contexto de los acontecimientos mundiales después de la Guerra Fría y la desintegración del bloque político oriental. Tanto la ocupación de Kuwait y la situación posterior en el Medio Oriente han sido posibles gracias a estos desarrollos. Antes de los acontecimientos en el bloque soviético, la geografía económica y política del mundo había asumido una forma más o menos estable bajo la influencia de la alineación oriental y occidental y la confrontación de las dos así-llamadas superpotencias. No sólo las divisiones políticas y nacionales del mundo capitalista, sino a toda la superestructura conceptual y la fisonomía ideológica del mundo se habían definido bajo la influencia de este encuentro internacional. Hoy en día, todas estas ecuaciones tienen que definirse de nuevo. Las preguntas abiertas y sin resueltos han surgido. Cada estado, fuerza y el individual es, por su parte, aceptando un papel en la configuración del perfil futuro del mundo. El mundo árabe es parte del mundo en su conjunto; lo que es hoy en día teniendo lugar en el cual no hay más sorprendente que los acontecimientos en la Unión Soviética y en Europa occidental y oriental. Las relaciones y ecuaciones pasadas están siendo revisados por todos los lados. Así como la geografía europea de hace dos años parece estar fuera de fecha, y el encuentro con e incluso la mera existencia de los pactos de la OTAN y Varsovia en la vieja forma han perdido significado, por lo que el equilibrio político y las divisiones políticas y administrativas que sobrevive hasta nuestros días en el mundo árabe y Oriente Medio han sido cuestionados. En una palabra, con la entrada del mundo en la época posterior a la Guerra Fría no sólo hacen surgen las nuevas preguntas, pero las viejas preguntas se presentan en formas nuevas.

Cuando miramos los dos lados del conflicto que se ha desarrollado en el Medio Oriente, vemos inmediatamente que las cuestiones que están emergiendo o ser resueltos van mucho más allá de la ocupación de Kuwait. Para los Estados Unidos, esta confrontación es un canal a través del cual de moldear la forma político futuro del mundo capitalista en favor de salvaguardar su posición como una superpotencia. El fin de la Guerra Fría, los acontecimientos en Europa y la eliminación del bloque soviético, han debilitado la posición de los Estados Unidos vis-a-vis Europa, como a nivel internacional. La unificación de las dos Alemanias, lo cual, por otra parte, está teniendo lugar en el contexto de una Europa económicamente poderosa y unida, en gran medida reduce el papel de los Estados Unidos en la escena política internacional a un papel de segunda categoría. Esto se corresponde con el declive económico de los Estados Unidos. La OTAN está en efecto convirtiendo en un fenómeno inútil. La actual crisis ayuda a mantener abiertas las oportunidades de los Estados Unidos como una superpotencia. Se está creando un espacio suficiente para los Estados Unidos de expresarse como una potencia militar lo cual Europa y otros países industriales avanzados necesitan. Con la ocupación de Kuwait, el futuro de los Estados Unidos como una superpotencia puede ser borrado de la ambigüedad. El "Oeste" se encuentra a sí mismo súbitamente en la necesidad de los Estados Unidos y su liderazgo. Por lo tanto, independientemente de las dimensiones de la propia cuestión de Kuwait, los Estados Unidos necesitaban para transformarla en una crisis internacional. Los Estados Unidos han hecho todo lo posible para este fin con la ayuda de Gran Bretaña. Primero una fuerza masiva se despliega en la región, en un principio con la excusa de la defensa de Arabia Saudita. Entonces se habla explícitamente de la ofensiva militar y la guerra nuclear táctica, incluso en la zona. Las dimensiones de la propia crisis de ninguna manera justificar este tumulto y el militarismo. Pero la perspectiva de los Estados Unidos va más allá de la restauración del statu quo en Kuwait y el Medio Oriente. La cuestión central es seguir siendo el actor principal y una superpotencia en un mundo que cambia rápidamente.

Al mismo tiempo, la ocupación de Kuwait proporciona una salida para la presentación de las contradicciones más fundamentales. La situación actual ha hecho que los conflictos y las tensiones en el Medio Oriente, lo cual antes fueron inmovilizados dentro de un equilibrio mundial dado de poder y lo cual salió a la superficie en las formas relativamente más leves, a emerger en las formas más agudas y más conspicuos. Las tensiones en sí mismos se puede explicar completamente. En primer lugar, la cuestión palestina tiene que plantean en las formas nuevas. La ocupación de Palestina y la opresión contra el pueblo palestino es una vieja herida en el cuerpo del mundo árabe. El segundo punto es la geografía artificial lo cual las potencias coloniales han impuesto sobre el pueblo árabe. Estas personas se consideran una nación dividida. A pensar que cientos de millones de personas van a durar para siempre tolerar, por un lado, su pobreza y las privaciones y, por otro, la legendaria riqueza de un puñado de los emiratos, creado en el mapa regional con la ayuda de las escuadras una vez que el colonialismo británico se iba, es un pensamiento absurdo. Estas divisiones y golfos económicos objetivos han sido una importante fuente de descontento para el gran número de las masas y una base para la influencia del nacionalismo árabe. En tercer lugar, con el fin de la guerra entre Irán e Irak, se añaden una serie de los factores a la imagen. El fracaso de Irán y la corriente islámica en la guerra no sólo fortalece el nacionalismo árabe, sino que refuerza la posición de Irak en el mundo árabe como un país que ha rechazado esta amenaza. Irak es empujado hacia adelante como una potencia militar y política de la comunidad árabe. El precio del petróleo, los campos ricos en petróleo o las orillas adecuados para la exportación del petróleo, las deudas a los jeques ricos y su papel en la reconstrucción económica de Irak, etc., son temas vitales para Irak. A todos ellos, hay que añadir el hecho de que Kuwait se hizo independiente de una manera completamente artificial y colonialista y que Irak siempre ha llamado a su reanexión. La situación mundial cambiante ha permitido a Irak para ocupar Kuwait. Pero con este incidente, seguido de la alineación de los Estados Unidos y sus aliados y su toma de una postura manifiestamente beligerantes, se movilizó a una gran parte del mundo árabe y los conflictos históricos de esta región son empujados a la palestra.

Viniendo en medio del mundo turbulento del período posterior a la Guerra Fría, una combinación de estas tensiones y fricciones ha creado la crisis actual. El punto de partida de este evento fue la ocupación y anexión de Kuwait por parte de Irak. Esto ha dado como resultado de forma natural de los intereses inmediatos de este país. Pero esto es sólo un punto de partida. Qué ha producido una crisis en tal escala es que este incidente en efecto ha sido convertido en un canal para la resolución de los conflictos y el choque de los intereses materiales cuales tienen una dimensión mundial e histórico. Lo más importante de todo es la necesidad y el esfuerzo de los Estados Unidos redefinir su posición y el papel como una superpotencia en las nuevas condiciones en el mundo. Por encima de todo, es la relación entre Europa y los Estados Unidos y el papel estadounidense en el nuevo mundo que se está decidiendo.

Pregunta: ¿Cuál es la posición específica del Politburó hacia esta crisis y las cuestiones clave de esta crisis, como la ocupación de Kuwait, el boicot económico de Irak, el despliegue de las fuerzas estadounidenses y aquellos de sus aliados en la región y el control de las rutas marítimas, la posibilidad del estallido de la guerra, la situación de los ciudadanos extranjeros y los refugiados, etc?

Mansoor Hekmat: Primero debo hacer un comentario general sobre este tema. Para nosotros como un partido comunista e internacionalista, como parte del movimiento de la clase obrera que tiene los objetivos sociales y políticos claros, tomando los lados políticamente o socialmente con cualquier partido en el conflicto, con cualquiera de los bloques políticos involucrados, es irrelevante. Nuestra perspectiva y alternativa para las sociedades ni se corresponde con la situación anterior en la región, ni tampoco está representado por los lados de este conflicto. No tenemos, y no hemos tenido, la tradición de considerar a cada encuentro social como la confrontación de progreso y reacción. Sin embargo, esto no quiere decir que seamos indiferentes ante los problemas lo cual emergen en medio de todo esto. La vida y el futuro de las vastas masas del pueblo trabajador se deciden aquí. El mundo contemporáneo es de esta manera que definen su marco de una época. Tenemos un interés en todos estos. Teniendo esto en mente, permítanme aprovechar los puntos en tu pregunta.

1- Los Estados Unidos se van a imponer una guerra sangrienta contra el pueblo de la región, particularmente en el pueblo iraquí que apenas están sacudiéndose de las privaciones y miserias de una guerra de ocho años, en la búsqueda de los intereses imperialistas específicas. Las amenazas y el belicismo de los Estados Unidos no tienen nada que ver con la ocupación de Kuwait. Los comentaristas políticos de la burguesía estadounidense mismos dicen esto en tantas palabras. Ni el imperio del jeque kuwaití, ni la soberanía de Kuwait, ni petróleo, se encuentra entre sus graves justificaciones para iniciar la guerra. Admiten que el interés para la cual los jóvenes estadounidenses tiene que luchar es el estatus de los Estados Unidos en la economía mundial contemporánea y la política como una superpotencia lo cual ha sido debilitado en particular con la unificación de las dos Alemanias y el fin de la Guerra Fría. No es el corte de suministro de petróleo - lo cual no va a suceder y no pueden suceder - ni la cuestión de la soberanía de Kuwait. Ellos dicen sin rodeos que si los Estados Unidos pueden hacer una demostración de la fuerza aquí como un poder militar, que todavía puede seguir siendo el gendarmería del mundo posterior a la Guerra Fría, como su así-llamado líder. Para los Estados Unidos, esto es una bendición para reforzar su posición en declive vis-a-vis las otras secciones del mundo capitalista. Enfáticamente, condenamos esta belicismo y esta intimidación abierta. Cualquiera que sea el origen de este incidente, hoy es sólo el interés estadounidense, y el interés de los Estados Unidos por sí solo, que se ha confrontado el mundo con la pesadilla de otra tragedia humana en una escala aún más masiva de lo que los Estados Unidos ha impuesto al mundo hasta ahora.

2- Del mismo modo, condenamos el despliegue de la fuerza en el Oriente Medio y el control del Golfo Pérsico y el Mar Rojo como la forma más evidente de la intimidación imperialista. Ellos primero traen en sus fuerzas y luego, por torciendo los brazos de este u otro estado, obtienen su permiso de las Naciones Unidas. El mundo no necesita una gendarmería. Esto tiene que ser evitado.

3- Con respecto a las sanciones económicas, podemos suponer que cada país o un bloque de países pueden utilizar las presiones comerciales como una palanca en las relaciones internacionales. Pero este caso particular, apesta a una intimidación no programado. La ocupación de Granada, la extracción de las costas de Nicaragua y la invasión de Panamá por los Estados Unidos, y, más descarnado de todo, la ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel, no han dado lugar a ningún tipo de las sanciones hasta ahora. El movimiento contra el Apartheid en Sudáfrica ha sido constantemente un llamamiento por la sanción económica continuada del régimen del apartheid, pero ni siquiera hemos visto un barco de cañón en las aguas sudafricanas. El bloqueo de los suministros de alimentos y medicinas a millones de personas como medio de la aplicación de presión, lo cual es ilegal, incluso por los resoluciones de las Naciones Unidas, es un acto completamente anti-humano. Incluso si tomamos el rechazo para comerciar con Iraq como un derecho de cualquier país, la intimidación militar en nombre de poner esta política en vigor definitivamente debe ser condenado y parado.

4- En lo que respecta a los ciudadanos extranjeros, somos ciertamente en contra de negando a las personas el derecho a viajar y el asentamiento, y por encima de todo el cierto derecho a escapar de los peligros de la guerra. Nosotros también queremos la libertad de los ciudadanos extranjeros. Pero también en este caso, el Oeste ha hecho una exposición de engaño. En nuestra opinión, la beligerancia abierta de los Estados Unidos y los países europeos y la frustración previo de todas las opciones diplomáticas y políticas han desempeñado un papel importante en el varamiento de los ciudadanos extranjeros en Kuwait e Irak. Entre los países que han enviado barcos y tropas a la región son ni siquiera aquellos lo cual nunca se han aventurado el intento si hubieran tenido siquiera una frontera común de medio metro con Irak o si había la más mínima posibilidad de sus pérdidas no-militares que sufren a causa de su política. ¿Qué hay de Canadá, Italia, Australia, y los similares haciendo allí? También hay que decir que se requiere el perjuicio y eurocentrismo extrema de enfocar la atención pública sobre el número mucho menor de los americanos y los europeos, mientras que cientos de miles de otros extranjeros o bien han sido atrapados bajo los condiciones miserables, o, incluso si se les permite para salir, no hay manera de regresar a sus países. Cuando los gobiernos y los medios de comunicación occidentales llaman a sus ciudadanos los "escudos humanos" están admitiendo que en su vista que los millones de otras personas inocentes no cuentan como los seres humanos y pueden ser sacrificados. Si la guerra es peligrosa y mortal, es así que para todos. No se puede, en un mismo tiempo, tanto hablar de la posibilidad de atacar con las armas nucleares tácticas, y sentir la piedad para sus ciudadanos. Por otra parte, ¿qué deben las personas que viven, trabajan y van a la escuela allí hacen? Si alguien está preocupado por la seguridad y protección de las personas inocentes, incluidos aquellos de su propio país, que deberían hacer algo sobre la ominosa sombra de la guerra, lo cual amenazan la vida de millones de personas.

En una etapa, el gobierno iraquí dijo que si los Estados Unidos y sus aliados se descarta la posibilidad de dañar primero, sus ciudadanos se les permite salir. Esto puede haber sido la base para la solución del problema de los ciudadanos extranjeros. Pero el problema es que estas personas han decidido hacer la guerra. Si la responsabilidad de la vida y seguridad de los ciudadanos extranjeros en Irak recae en el gobierno iraquí, la responsabilidad de las vidas de millones de personas de los países lo cual serán el escenario de la guerra recae en los Estados Unidos y el Occidente. Por último, si la piedad de los ciudadanos europeos es por la compasión hacia los seres humanos y la protección de los derechos humanos básicos con respecto a la libre circulación del movimiento y el asentamiento, entonces deberíamos pedir a los gobiernos occidentales por qué están cerrando sus fronteras a los inmigrantes que huyen de los países no-europeos debido a la pobreza y la guerra. Lo que sobresalió claramente en esta crisis no era que la política burguesa no conocen el humanismo y que en las disputas entre los países y los intereses nacionales en el mundo actual que los seres humanos indefensos son las primeras víctimas. Todo el mundo sabe eso. Lo que quedó claro fue el grado de engaño de la ideología oficial y la ética en la sociedad burguesa, incluso en donde se adormecen la gente a dormir cada noche con la canción de cuna de la democracia, y cómo los medios de comunicación en Europa democrática y los Estados Unidos es un apéndice de la política exterior.

5- Nosotros no aprobamos la ocupación de Kuwait, ya que como un partido comunista que defendemos el pueblo trabajador libremente determinando su propio destino - y no los estados y ejércitos haciendo esto. Pero condenar la ocupación de Kuwait no es, a nuestro juicio, una posición correcta tampoco. En primer lugar, debe quedar claro cuál es la base política y de principios es para tal condena. ¿La infracción del derecho internacional? No somos ni los defensores de estas leyes, ni les hemos firmado. Y de vez en cuando nos encontramos en conflicto con ellos. El derecho internacional vigente en esencia se ha elaborado para regular las relaciones entre los estados capitalistas. Su observancia o la infracción pide que ningún elogio o la denuncia de nuestra parte. ¿La violación de la soberanía de Kuwait? Como ya he dicho, el hecho de Kuwait siendo un país y su independencia y la integridad territorial hay nada sagrado para nosotros. Dejando de lado algunos pozos de petróleo y poner un jeque de guardarlos que hay ninguna base para la soberanía. En nuestra opinión, muchas fronteras en el mundo árabe son artificiales y el resultado de la herencia colonial. Los habitantes de los países árabes que viven y trabajan allí son los que deberían, por su libre voluntad, decidir el destino de la geografía política de la región. La geografía política del mundo está cambiando. Uno no puede utilizar dos varas de medir, una para Europa y otra para el Medio Oriente. Se puede decir que en este caso particular, el status quo se está cambiando a través de la ocupación militar y desde arriba. En nuestra opinión, esto puede ser una razón para no aprobarla, pero no para condenarlo. Por último, la condena de la ocupación de Kuwait podría ser relevante para nosotros si estaba siendo reemplazado una sociedad más libre y un sistema más progresivo por un sistema más regresivo. Esto no se aplica tampoco. Más allá de ser un país, Kuwait era un campo de trabajo para los trabajadores inmigrantes que, sin el más mínimo de los derechos civiles, estaban trabajando para las compañías occidentales y sus subsidiaries locales bajo un sistema político del clan. Por lo tanto, incluso desde el punto de vista de la transformación de las relaciones sociales, la condena de este incidente es irrelevante. Es interesante notar que al principio, algún propaganda occidental sobre esta cuestión todavía estaba influenciado por el ambiente de la época de la presión sobre el bloque político oriental; centrándose en el sistema político en Irak, se está tratando de retratar a la alineación en el Medio Oriente como la confrontación de la democracia y la dictadura. Pero muy pronto se preguntó, incluso en la opinión pública en los Estados Unidos, que cualquiera que sea el sistema político en Irak puede ser, la defensa de los gobiernos de Kuwait y Arabia Saudita no pueden ser retratados como la defensa de la democracia. Inevitablemente, la propaganda oficial se concentró más en la cuestión del petróleo y el destino de los ciudadanos occidentales. En nuestra opinión, no nos encontramos ante la oposición de los diferentes sistemas sociales; sería engañoso plantear el tema como tal. En la política internacional y en el mundo de la diplomacia condenando un acto lo cual significa pidiendo la situación anterior y la alineación de uno mismo con las principales fuerzas que han oscilado a sí mismos contra este acto - sea esto a través de la ONU, por las sanciones económicas, por la propaganda, y así sucesivamente. Nosotros no pertenecemos a este rango, y no vamos a cantar junto con ella.

En segundo lugar - y esto es mucho más importante - la cuestión principal hoy en día ya no es la ocupación de Kuwait. El mundo no se ha movilizado en la cuestión de la integridad territorial de Kuwait; las matrices no se han formado sobre esta base. El tema central es la perspectiva de lo cual los Estados Unidos ve ante sí, para la restauración de una especie de la hegemonía internacional, y para el cual está dispuesto a sacrificar las vidas de cientos de miles de personas en una guerra lo cual va a arruinar la vida de varias generaciones por venir. Para encubrir esa verdad y de enfocarse en la cuestión de la ocupación de un emirato de títeres, un sistema político del clan, es ceder a esta perspectiva imperialista y de convertirse en un peón en la guerra de la propaganda de los Estados Unidos. Una vez que los Estados Unidos empaca y se va, entonces usted puede comenzar a hablar sobre el destino de Kuwait de una manera adecuada.

Pregunta: ¿Hasta qué punto podemos considerar el rechazo del Politburó para condenar la ocupación de Kuwait por influencia de las consideraciones y limitaciones que se derivan de la presencia de nuestros campamentos e facilidades en Irak?

Mansoor Hekmat: En este caso específico, ninguna en absoluto. Ha habido casos en el pasado - y no habrá en el futuro - cuando a causa de tener los instalaciones técnicas y de los campamentos en el suelo iraquí, hemos suavizado nuestra articulación o incluso se abstuvo de comentar sobre ciertos temas. Hemos declarado esto antes y ver absolutamente nada malo en ello. A día de hoy, no hemos atropellaron cualquiera de nuestros principios por esta razón. Hemos estado preparado a abstenerse de nuestra absoluta libertad de acción en los ámbitos que desde el punto de vista de la actividad específica del Partido Comunista de Irán se consideran secundaria, a fin de fortalecer los principales frentes de batalla de nuestra lucha. Pero hasta ahora, no hemos cambiado ninguna de nuestras posiciones de tales consideraciones. Nosotros no creemos que sea justo para condenar la ocupación de Kuwait por las razones que he mencionado. Incluso si, por ejemplo, Egipto con un día invadió Arabia Saudita y derrocó al gobierno de Arabia Saudita, no tendríamos que condenar eso tampoco. Y no tenemos las instalaciones en el suelo egipcio. No estamos entusiasmados con los sistemas de los clanes, las leyes islámicas de la retribución, la opresión de las mujeres, la negación de los derechos de las personas y su subyugación por los jeques multimillonarios en estos países. Si alguien es hoy en día debido a que violan los principios humanos y adoptando una posición sobre la base de sus intereses materiales, es aquellos que hablan de la democracia en Europa, pero están dispuestos a dejar a miles de personas, de varias nacionalidades, se masacraron en el Medio Oriente por las ganancias del capital, y tiene el imperio de algún jeque impuesta sobre las vidas de muchos otros. Esto significa la totalidad de los medios de comunicación "altamente respetables" en Europa Occidental y los Estados Unidos, así como los políticos hipócritas y engañosos de la burguesía.

Pregunta: ¿Cuál es, en tu opinión, la solución deseable a esta crisis?

Mansoor Hekmat: Lo que es deseable debe distinguirse de lo que es posible. Nuestra solución deseable a las dificultades que se enfrentan el pueblo trabajador, para su liberación de la pobreza y la guerra en todo el mundo se puede ver en todas las líneas de nuestro programa y declaraciones: el socialismo y el fin del sistema de clases. Esta es nuestra solución y la razón de toda nuestra actividad. Por desgracia, el socialismo obrero de hoy no está en condiciones de decidir radicalmente el destino de la sociedad en estas encrucijadas políticas. En esta crisis particular, esta fuerza es de ninguna manera entre los principales actores de la escena. Esta situación debe cambiar y este es nuestro trabajo. Pero para las vastas masas de personas cuyas vidas están siendo utilizados como peones, sólo hay una solución: la guerra debe prevenirse a toda costa. El gobierno estadounidense y sus aliados deben hacer que se abstengan de llevar a cabo esta masacre. Ninguno de los temas involucrados en esta crisis - la ocupación de Kuwait, los ciudadanos extranjeros, el petróleo, las embajadas, etc - puede ser una justificación para este desastre. Como un curso práctico, pensamos que la solución de la cuestión de Kuwait debería dejarse en manos del propio mundo árabe. Las soluciones no-militares y políticas deben buscarse para esta crisis.

Pregunta: ¿Cómo probable es el estallido de la guerra? ¿Cuáles serán las consecuencias?

Mansoor Hekmat: En mi opinión, el estallido de la guerra, es decir, que está siendo iniciado por los Estados Unidos, es muy probable. Los Estados Unidos ha entrado en una gran apuesta. Los resultados de la victoria en tal guerra son muy tentadores para ello. Pero al mismo tiempo, la misma guerra puede en el largo plazo resultan en pérdidas mucho mayores para los Estados Unidos; que puede conducir a su mayor aislamiento, particularmente al debilitamiento de su influencia en Europa. Su esperanza es paralizar la resistencia iraquí por los ataques aéreos pesados de aligeramiento, y por lo menos de tomar la posición en Kuwait. Han calculado allí y las pérdidas enemigas en términos humanos - tanto militares como civiles. Pero incluso si tienen éxito, esto no va a ser el fin del asunto. El nuevo saldo será de corta duración, y sólo un preludio de varias décadas de sangriento conflicto en todo el Oriente Medio, con las consecuencias globales decisivas. El estallido de una guerra de este tipo puede incluso influir seriamente las tendencias actuales en Europa y la situación política en la Unión Soviética. Sea o no estalla la guerra, este evento ya ha iniciado el proceso de los cambios fundamentales en la región. Por ejemplo, el gobierno saudita y los otros emiratos tendrán que ir. Las estructuras dominantes en los países árabes no permanecerán como antes. La cuestión palestina ha entrado en una nueva etapa. El equilibrio ideológico y político en el Medio Oriente ha sido trastornado. El nacionalismo y, en menor grado, el Islam volverá a ser empujado hacia adelante, por lo menos en el mediano plazo, esta vez más como una corriente del panarabismo. Las luchas de clases directos serán una vez más ser eclipsados por los conflictos nacionales, religiosas y similares. Esto es una regresión grave desde el punto de vista del desarrollo de la lucha de clases en el Medio Oriente. Se puede arrastrar generaciones de trabajadores en esta región detrás de las ideologías y movimientos no-obreros y regresivos, y plantean graves obstáculos para la unidad obrera y la lucha socialista. Por último, no debemos olvidar que si los Estados Unidos tiene éxito en su actual política militarista y en la consolidación de su posición como el gendarmería en el mundo posterior a la Guerra Fría, este será un preludio de la supresión violenta de cualquier movimiento de la clase obrera y movimiento de masas en muchas regiones del mundo, lo cual debería plantear de alguna manera una amenaza a sus intereses.

Pregunta: ¿Cómo evalúa el punto de vista del gobierno iraní?

Mansoor Hekmat: La posición de la República Islámica ha cambiado tanto en el tiempo y en la proporción al saldo entre las facciones. El Hezbolá han sido los principales perdedores. Perdieron su crédito en su mundo islámico; el curso del mejoramiento en las relaciones entre la República Islámica y Occidente aceleraron; y el gobierno de Akbar Hashemí Rafsanyaní ganó las concesiones tangibles tanto en la solución de las disputas con Irak y en forma de las reservas de divisas adicionales por la venta de petróleo al precio más alto. El problema del gobierno iraní es a qué precio de venderse a sí misma a Occidente. Los comentarios iniciales de Rafsanyaní indicaron que no habían comprendido correctamente la situación y pensó que el incidente se acabaría muy rápidamente en favor de Occidente. Los comentarios posteriores de Alí Jameneí eran de la negociación para exprimir más concesiones. Está claro que ni el régimen iraní ni el actual Hezbolá como una facción serán una voz independiente y eficaz en este evento. Creo que el gobierno iraní, al final encontrarse al lado de Occidente. Incluso puede suceder que el Hezbolá, después de haber sido utilizado por la facción gobernante para obtener las concesiones de Occidente, ser eliminado por completo de las posiciones de poder. Es cierto que con este incidente la facción de Hezbolá encuentra una oportunidad para la propaganda y fanfarrones. Pero hay que señalar que se trata de todo lo que puede hacer ahora. Esta corriente incluso ha perdido el poder de la movilización islámico en el Medio Oriente al nacionalismo árabe. Y en Irán, que se enfrenta a otra facción lo cual, con este incidente, se ha consolidado aún más, tanto en la diplomacia internacional y en el ámbito económico. El curso probable es que el Hezbolá cada vez más asume las características de una oposición ruidosa, pero que carecen de un poder efectivo en el aparato estatal.


La entrevista anterior tuvo lugar cuando Mansoor Hekmat estaba en el liderazgo del Partido Comunista de Irán. Sus actividades políticas continuaron en el PCI hasta que, a causa de su lucha contra el nacionalismo, lo cual estaba emergiendo como una fuerte tendencia en el PCI, Mansoor Hekmat dimitió del PCI y fundó el Partido Comunista-Obrero de Irán (PCOI).


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #2230sp