Status             Fa   Ar   Tu   Ku   En   De   Sv   It   Fr   Sp   Ca   Ru  

La República Islámica sin Jatamí

Una Entrevista - 23 de Marzo, 2001


Alí Javadi: En su discurso ante el Parlamento Islámico, Mohammad Jatamí, mientras que apenas criticando la derecha, de forma clara y decisiva insistido en la necesidad de confrontar a las fuerzas buscando el derrocamiento del régimen. ¿Cómo evalúa las políticas que él anunció en el parlamento islámico? ¿Él está interpretando el final de la segunda Khordad [también conocido como los "reformistas"]? ¿Él ha planeado un nuevo manifiesto para la segunda Khordad?

Mansoor Hekmat: En mi opinión, el movida de Jatamí en el parlamento era para ser esperado a la luz de su estilo y antecedentes personal y el actual equilibrio entre los facciones. Los segmentos de la derecha, así como los reformadores habían asumido y ansiosamente esperado que Jatamí confrontaría la derecha, transmitirá sus criticismos y, o presentar las condiciones previas para su candidatura en las próximas elecciones. Pero él permaneció en silencio, como él había hecho en muchos momentos más críticos. En mi opinión, el discurso de Jatamí en el parlamento no fue más leve de lo habitual. Él era él mismo. Este es Jatamí. Menos las epopeyas y bombo, Jatamí siempre ha sido así. Los intentos del campo de la segunda Khordad para impulsar Jatamí hacia el interior de una confrontación abierta y directa con Alí Jameneí han resultado inútiles. Incluso si fuera a haber una confrontación entre los reformistas y la facción opositora, Jatamí no sería la personalidad para hacerlo; este es el principal dilema de la facción reformista. El concepto de "trascendiendo Jatamí" dentro del movimiento Islámico Nacional está fundamentalmente arraigada aquí, en la renuencia de Jatamí para hacer una postura en contra de la derecha.

En mi opinión, Jatamí no tiene un nuevo plan para el campo reformista. A lo sumo, él tiene un plan para él mismo - para coexistir con Jameneí y la derecha, si están preparados para acercarse a la postura de los así-llamados "nuevos pensadores" dentro del propio derecha. Si Jatamí se las arregla para llegar a un entendimiento, esto puede llegar a ser efectivamente una agenda para las capas superiores del movimiento (reformista) del segundo Khordad. Jatamí raramente entra en un diálogo con la facción de la segunda Khordad, a pesar de que él es su supuesto líder, ni él se aborda ni aparece junto a sus otros líderes. Él incluso ha rehuido de asociarse oficialmente a él mismo con esta facción. Es el campo del segundo Khordad lo cual ha declarado Jatamí como su símbolo y personalidad principal, aunque Jatamí nunca ha presentado a él mismo como tal. Él sólo ha hablado acerca de la reforma y el reformismo en general. Él no nombra a sus oponentes y paga más homenaje al 'Gran Líder' Jameneí que las figuras derechistas a ellos mismos. En mi opinión, desde el comienzo, la agenda de Jatamí ha sido distinta de lo que el campo del segundo Khordad y el movimiento islámico nacional más grande atribuyen a él. Jatamí será un paso al costado si la lucha entre las facciones se intensifica. Él no quiere a liderar a los así-llamados reformistas en tal confrontación. Yo no creo que, hace cuatro años, Jatamí tenía la intención o vio la prospecto de una confrontación política de amplio alcance con el Veláyat-e Faqih (el Poder Supremo del Jefe ayatolá - la pieza central de la dictadura política en la República Islámica de Irán). Él pensó que la derecha, Jameneí y el 'establecimiento' aceptarían su política general después de cierta resistencia inicial, porque él pensó que él podría mejorar la condición económica general del país por mejorando las relaciones con los gobiernos occidentales. Pienso que Jatamí se vio a él mismo como una continuación del período de ayatolá Akbar Hashemí Rafsanyaní. Sin embargo, las facciones apoyando Jatamí lo transformaron hacia el interior de algo que él no es. Jatamí no definirá la agenda de los reformistas, sino meramente su propia posición personal. Si él se erige como un candidato para la derecha, después de todo este castigo, él perderá su posición en el campo de los reformistas Islámicos.

Alí Javadi: ¿Cómo afectan estas políticas del movimiento del segundo Khordad? ¿Cómo evalúa la reacción del campo reformista?

Mansoor Hekmat: Si Jatamí se convierte en el presidente, por alguna manera sucumbiendo a la derecha, las capas superiores del segunda Khordad tendrán que concurren. Sin embargo, esto conducirá eventualmente a la desintegración del segundo Khordad. Incluso ahora, en mi opinión, la segundo Khordad ha perdido su influencia en el movimiento reformista más amplio. Sus rangos inferiores se han separado y se fue. Sin una confrontación seria y decisiva con el Veláyat-e Faqih y el poder judicial, que es imposible para los reformistas para mantener algún tipo de base de masas. En la situación actual, la elección de Jatamí conducirá a la desintegración de las capas superiores de este movimiento. Inicialmente, que mantendrán hasta las pretensiones e intentar de permanecer en la escena política como una formalidad. No se necesita mucha inteligencia para darse cuenta de que han perdido y tiene que pensar en algo más

Alí Javadi: La candidatura de Jatamí todavía no es una conclusión no percibidos. Mohsén Rezaí [ex-jefe militar cerca de Rafsanyaní] ha sido recientemente citado diciendo que: "Es mejor si Jatamí no se convierta en un candidato." En su mensaje de Año Nuevo, Jatamí también reveló signos de que iba a abandonar el escenario. ¿Cómo evalúa la situación personal de Jatamí bajo de estas condiciones?

Mansoor Hekmat: Por supuesto, Mohsén Rezaí más tarde se corrigió a él mismo. Al parecer, él tenía el conocimiento de las conversaciones privadas de Jameneí y Rafsanyaní y habló precipitadamente. En las últimas semanas, la derecha ha sido insinuando que es mejor si Jatamí no se convierta en un candidato en las próximas elecciones. Otros han discutido esto también. Los últimos detenciones generalizadas y la supresión de sus partidarios después del discurso de Jatamí en el parlamento también puede ser percibido como una clara indicación de la devaluación de Jatamí para la derecha y un intento de desanimarlo de posicionando para la reelección. Todavía hay muchos en la derecha que prefieren la presidencia de un Jatamí más obediente y reprendido (más que un candidato derechista) por el bien de la estabilidad del régimen y la prevención de futuros trastornos políticos. En las últimas semanas, sin embargo, se parece que la idea de poniendo Jatamí a un lado se había considerado en serio. Yo también pienso que hay algún tipo de 'sentimiento' de despedida al mensaje de Año Nuevo de Jatamí. Desde su discurso ante el Majlis (el parlamento Islámico/La Asamblea Consultiva Islámica) a su mensaje de Año Nuevo de los cuales se ocurrieron dos incidentes importantes. Primero fueron las detenciones generalizadas y la imposición de una prohibición oficial de los grupos (reformistas) islámicos nacionales. Esta fue una bofetada en la cara para Jatamí. Él estaba buscando las concesiones por haber aceptado a quedarse. Ahora, fue la derecha que estaba exigiendo las concesiones a dejar que se quede. Esta es una situación descorazonadora para alguien que es incapaz y poco dispuesto a luchar. Su discurso en el parlamento islámico es el discurso de un candidato, pero su mensaje de Año Nuevo es el revés. El segundo factor es la confrontación político-cultural del pueblo con el gobierno sobre las celebraciones pérsicos antiguos de Fuego de la Noche del Miércoles de los cuales esta celebración es llamado como el Chaharshanbe Surí. Pienso esa noche tanto Jatamí y la derecha vieron el preludio del movimiento popular en el próximo año. Esto atemoriza la derecha. Para confrontar este entorno oposicional, que necesitan un gobierno más cohesivo. Están preocupados que la estructura bipartidista del gobierno les hará vulnerables en la cara de las protestas de la gente; en consecuencia, incluso una Jatamí domado es inaceptable para ellos. Ellos ven que el movimiento de la segunda Khordad es incapaz de silenciar el movimiento de las protestas emergentes. Bajo estas circunstancias, ¿por qué compartir el poder con los reformadores? Por lo que la derecha está preocupada, el valor de las acciones de Jatamí y Co Ltd. (el compañía limitada) en el mercado político Iraní ha disminuido severamente; por lo tanto, ellos están revisando su estrategia. Así es Jatamí. Si en los próximos meses, la escena política de Irán es para ser conformado por una confrontación abierta entre el pueblo y el gobierno, y si el segundo Khordad es incapaz de montar la ola del movimiento del popular y convertirlo hacia el interior de un apéndice de su propio reformismo, entonces la Derecha llevará a cabo un golpe de Estado y el sacrificar Jatamí. ¿Por qué él debería intervenir voluntariamente en el interior de este anillo? Pienso que en su mensaje de Año Nuevo, Jatamí se está inclinando por dejar el cargo. Por supuesto, hay unas pocas semanas. En este período, incluso los días son decisivos. Todo podría cambiar de nuevo.

Alí Javadi: ¿Tienen la derecha y Jameneí perdido la fe en Jatamí y están tratando de hacer que el gobierno para ser cohesivo con el fin de enfrentar la oposición de la gente sin Jatamí como un amortiguador?

Mansoor Hekmat: Todavía no han perdido la 'fe', pero me parece que están pensando seriamente en una república Islámica sin Jatamí. Ellos tienen que dejar ir de él ahora o seis meses a partir de ahora, cuando el pueblo se ha apoderado de las calles.

Alí Javadi: Con esto en mente, (la posibilidad de Jatamí de no siendo un candidato en las próximas elecciones presidenciales), ¿qué va a pasar con las elecciones de la República Islámica?

Mansoor Hekmat: Pienso que si Jatamí se posiciona a él mismo para el presidente, él se dará el poste. Si él no se posiciona a él mismo para la reelección, es altamente probable que las elecciones no se llevarán a cabo y Jameneí le harán temporalmente algunos otros arreglos. Si Jatamí no se posiciona y las elecciones tienen lugar, el derecho obstruirá los candidatos del segundo Khordad y saque su propia persona de las urnas. No habrá suficiente tiempo para que las facciones para llegar a un compromiso general. Los reformistas condenarán las elecciones y la crisis de gobierno profundizará con prisa. Por eso pienso que las elecciones probablemente se pospondrán y Jameneí se moverán a la palestra de la escena política en el evento de la no-candidatura de Jatamí.

Alí Javadi: Recientemente, Amir Mohebbian, un estratega derechista, ha escrito sobre la "necesidad de cambiar la estrategia del juego" y que "las luchas internas entre las facciones había dado lugar a la fortalecimiento de una tercera fuerza". Él ha llegado a la conclusión de que Jatamí debe permanecer en el juego y eso "lógica estratégica dicta que hay un movimiento hacia una relación más racional y estable entre las dos facciones". ¿Es posible "una solución más estable"?

Mansoor Hekmat: Amir Mohebbian, (que curiosamente parece estar fascinado con la "teoría del juego" en estos tiempos agitados), dice que las dos facciones deben encontrar una fórmula que minimizará el daño a la totalidad del sistema. Él dice que no necesita ser un juego de suma cero, donde la victoria de una de las facciones es la pérdida de la otra. Ambas facciones podrían ser ganadores si ellos no esperan la victoria total sobre el otro. En efecto, él está llamando a la creación de un nuevo Centro político comprendiendo de los elementos 'sabias' y moderadas de ambas facciones, con exclusión de los extremistas de ambos lados. Pienso que esto es una tendencia grave en los círculos gobernantes. En cualquier caso, si la situación del gobierno requiere que la derecha debe comprometer con sus oponentes, esto ciertamente no conduciría a la aceptación de la plataforma de la segunda Khordad, sino más bien muy probablemente, la formación de un nuevo Centro más cercano a la derecha. Sin embargo, esto sólo será una fase pasajera en la regresión del régimen Islámico. Este Centro también no proporcionará un equilibrio a largo plazo.

Alí Javadi: Hay rumores acerca de la intervención del 'líder' en la 'dirección ejecutiva del sistema', que él ha 'encomendado' algo de su 'autoridad' para Rafsanyaní y que Mahmoud Hashemi Shahroudi ha sido elegido como el sucesor de Jameneí. ¿Cómo ves la situación?

Mansoor Hekmat: Uno no puede confiar en tales rumores. Indudablemente, Jameneí está obligado a pasar a un primer plano con el fin de formar un nuevo centro de la unidad - aunque sea una unidad forzada y artificial. Como he dicho antes, si Jatamí no posicionarse para la reelección, la intervención de Jameneí y el aplazamiento indefinido de las elecciones son las más probables.

Alí Javadi: La situación del segundo Khordad en el extranjero se está convirtiendo hacia el interior de una comedia. Las corrientes de la Mayoría de Fedaían (La Organización de Fedaían del pueblo Iraní) y el partido Tudeh están suplicando a Jatamí a presentarse para la reelección con la promesa de apoyarle. ¿Cuál es el futuro de esta corriente?

Mansoor Hekmat: La vida útil de esta corriente de la oposición reaccionaria está gastado. Ellos son meramente los clubes de fans para Saeed Hajjarian [el ex-oficial de inteligencia convertida en el estratega reformista] en el extranjero. Sus fortunas están atados a eso de la oposición oficial. A medida que el equilibrio de poder se convierte a favor del pueblo y en contra de las diversas facciones en el gobierno islámico, estas corrientes serán aún más marginadas. Es por eso que, al igual que Jatamí y Jameneí, muestran tal enemistad rabioso hacia los opositores y las organizaciones, lo cual quiere el derrocamiento del régimen Islámico. Se han convertido en voluntariamente los portavoces del Ministerio Islámica de inteligencia en el extranjero. No pasa un día sin su llamamiento a los líderes del régimen Islámico para suprimir y eliminar la oposición radical. Este año es el último año para ellos también. Con la radicalización de la población y la desintegración del régimen, es posible que intentan de cambiar de bando una vez más, pero será en vano. Están demasiado deshonrado para este. Este año, vamos a tener una política más activa hacia ellos.

Alí Javadi: Usted dijo en tu mensaje de año nuevo a la gente que usted esperaba que este sería el último año de este veintitrés años de la pesadilla Islámica. ¿Cuáles son los principales elementos que se necesitan para llegar a este fin?

Mansoor Hekmat: El relación reforzada del Partido Obrero-Comunista de Irán con el pueblo en general y de la clase obrera en particular, es una clave para la victoria. La gente se ha levantado contra el gobierno Islámico. Este hecho ya está fuera de toda duda. Yendo más lejos dependerá del surgimiento de una liderazgo y visión revolucionaria. Todo depende de una importante decisión política por el pueblo de Irán. ¿Cuál visión guiará la lucha para derrocar al régimen? ¿Cuál liderazgo emergerá? Aquí es donde la relación entre el partido y la clase, el partido y la sociedad se vuelve decisivo. Creo que hoy, la única esperanza de una visión izquierdista que conduce la lucha del pueblo es el Partido Obrero-Comunista de Irán. Una victoria de la izquierda sólo es posible con este partido. Sin una victoria de la izquierda, incluso el derrocamiento del régimen islámico significará una nueva derrota histórica para la causa de la libertad y la igualdad en Irán. Si la gente elige la Izquierda y el Partido Obrero-Comunista de Irán como el liderazgo del movimiento, entonces podemos hablar de un futuro brillante. Este año debe ser el año en que se hace esta elección. Si esto sucede, la victoria política sobre la República Islámica no está lejos.


Publicado por primera vez en persa en el Semanal Internacional N ° 46 de fecha 23 de Marzo de 2001. La versión en Inglés de los cuales este fue traducido del, es una reimpresión de forma parte del sesión informativa del Partido Obrero-Comunista de Irán.


Spanish translation: Nicolás Jiménez
hekmat.public-archive.net #1740sp